Época de amar

Dos estudiosos de las ciencias exactas se unen en un disco y un proyecto apasionado: Waldo Mendoza y Alex Díaz

Autor:

Luis Hernández Serrano

¡Bendito tiempo

cuando te encontré!

Dame tú… aliento,

sombra…

ángel mío… ¿dónde fue a parar

nuestro sueño?

Querido amor…

¡no burlemos al destino!

Este brevísimo poema, como tal, no existe. Lo hemos conformado —respetuosamente— con los títulos de las diez composiciones musicales hechas por el binomio Waldo Mendoza (El Cotorro, La Habana, 1966) y Alex Díaz (Guantánamo, 6 de mayo de 1966). Esos números, nueve baladas y un son, integran el disco Época de amar, a su vez producido por Amed Medina y el sello discográfico Egrem.

Esa suerte de decálogo musical del más puro de los sentimientos, compuesto por Waldo y Alex —dos hombres que se conocieron cuando estudiaban ciencias exactas: el primero, Química y el segundo Matemática— nació a partir de un célebre romance latinoamericano. Dejemos que ambos creadores nos hablen de su proyecto cultural Época de amar.

CONFESIONES DE DOS CREADORES

Waldo: Nuestras diez composiciones musicales surgieron por el gran influjo de las profundas cartas de amor que en su época se intercambiaron Manuela Sáenz y Simón Bolívar. Pero no son cartas musicalizadas. Son esencias de esas cartas.

Alex: Exacto. No son cartas con música, sino las esencias del sentimiento que laten en ellas, lo principal de lo que los dos enamorados se expresan por escrito y que, por su belleza y hondura, nos impactaron tremendamente a Waldo y a mí.

Waldo: Nuestro aporte fue el intento de recrear, resumir, homenajear y recalcar la sensibilidad amorosa y humana, en definitiva, de esa histórica pareja. Las misivas aparecen en la compilación que la Casa Editora Abril preparó para la Feria Internacional del Libro, bajo el título de Época de amar. Las más hermosas cartas de amor entre Manuela Sáenz y Simón Bolívar.

Waldo: Una de las cartas más conmovedoras expresa: «(…) solo reflexiono y te doy un tiempo porque sé que estás en mi época de amarte (…)», de ahí el título de todo el proyecto y del disco en particular.

Alex: Sí, y está generosamente prologado por el embajador de Venezuela en Cuba, Alí Rodríguez Araque... El proyecto en su conjunto —aunque sabemos el poder de la combinación perfecta del texto poético y de la música de la balada o la del son— es amplio, no se encasilla en la música, en el canto, no. Se unen en él la literatura (el género epistolar, las cartas), la música (las partichelas de los diez números musicales), el arte dramático, la danza y la pintura.

Waldo: Efectivamente. Como es un proyecto de esencias, no está todo el amor de la pareja. No se recogen todas las cartas, ni las biografías de ambos, ni el drama de sus vidas y luchas, ni la danza que pudiera simbolizarlos... Tampoco la pintura que pudiera representar a los dos amantes.

Alex: En la Feria se puede encontrar el disco dentro del libro. Y las nueve baladas y el son pretenden mostrar de modo simbólico el sentimiento, la pasión, la ética, el amor, la lealtad entre Manuela y Bolívar.

Waldo: Alex y yo iniciamos nuestra creación musical —letras y melodías— en 2003. Este nuevo disco se suma a las anteriores canciones. Los dos somos coautores de los nuevos números. Alex es el productor de mi grupo de trabajo. Y yo el cantor. Una de las baladas, Dame tú, la interpretamos a dúo Arlenis Rodríguez y yo. Es también una manera de evocar a aquella mujer nacida el 27 de diciembre de 1797 en el Quito (hoy ecuatoriano) del entonces Virreinato de Nueva Granada. Y, por supuesto, de rendir tributo al hombre que la amó tanto: Simón Bolívar.

Alex: Las diez canciones del disco son (aunque no en ese orden): Aliento, Ángel, Cuando te encontré, Dónde fue a parar, Bendito tiempo, Dame tú, Querido amor, No burlemos el destino, Sombra y Sueño.

Waldo: El Proyecto, así con mayúscula, abarca casi todas las manifestaciones del arte y la cultura. Es muy integrador. Faltarían, por ejemplo, la escultura y el cine.

Alex: Es que va más allá. No se queda en la reedición de un libro que conocimos en Venezuela, ni en la producción de un disco. Nosotros convocamos en la Escuela de Pintura de San Alejandro a sus estudiantes y entre sus jóvenes pintores respondieron Rosa Nelson Cobas y Ernesto Bejarano, quienes han creado obras motivados por las cartas más bellas.

Waldo: Pretendemos, en coordinación con el Mined, que este Época de amar se convierta en material de apoyo de la enseñanza de la historia de América Latina, para favorecer el interés por los temas de las luchas patrióticas e independentistas, e incentivar la lectura y el conocimiento de Bolívar y otros próceres de Nuestra América, como la calificó Martí y continuara Fidel.

Alex: Asimismo con la participación de la Egrem, de la Casa Editora Abril, de Cinesoft, proponemos la realización de una multimedia que recoja este noble empeño.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.