Arranques definitivos

No estaba todo listo (¿cuándo es así?). No había muchas certezas (casi nunca las hay). Pero independencia y lucha eran palabras que ya no cabían en el pecho. Y la unidad edificada por el Apóstol entre tantas voluntades tiraba de las almas con la invicta fuerza de la Patria. Había que cabalgar sobre el deseo, conquistarle los frenos a la vida y hacer de la guerra la necesidad inminente. Hacía falta un 24 para seguir haciendo historia, para convertirlo en letra magna años después y luego darle forma de Poder Popular. No estaba todo listo. Pero sucedió. Cuba no pide más que esfuerzos

Autor:

Juventud Rebelde

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.