Guayaberas con «toque»

Tras su puesta en marcha en diciembre pasado, en el taller El Artesano nacen en una jornada de trabajo prendas de vestir con calidad envidiable

Autor:

Juventud Rebelde

ZAZA DEL MEDIO, Taguasco, Sancti Spíritus.— Quizá la emigrante andaluza Encarnación Núñez, a quien se le adjudica en predios yayaberos la creación de la primera guayabera, en 1709, enmudeciera ante la sincronización de las máquinas modernas que hoy sacan a la luz ese tipo de piezas con rapidez y exacta precisión en cada puntada.

En el taller El Artesano nacen en una jornada de trabajo prendas de vestir con calidad envidiable. Ubicado en la localidad de Zaza del Medio, y perteneciente a la Empresa Provincial de Producciones Varias (Emprova) de Sancti Spíritus, ese centro recibió una remodelación capital y 14 máquinas modernas procedentes de México, por un costo de alrededor de 172 000 CUP y 48 000 CUC. Tras su puesta en marcha en diciembre pasado la demanda de producciones mantiene muy ocupado al pequeño colectivo.

De acuerdo con Anays Cristina Pérez Concepción, administradora del taller desde hace diez años, el confort y el desarrollo tecnológico son sueños materializados. «Desde entonces nuestro proceso productivo es más ágil. Antes demorábamos hasta cuatro días en hacer una guayabera y hoy una operaria puede sacar hasta dos piezas en una jornada. Ofertamos variedad: con el modelo de la prenda nacional incursionamos en camisas para hombres, y en vestidos y juegos de pantalón para ambos sexos».

Además del buen gusto y el detallado acabado de las producciones con sello zaceño, han sido muy aceptadas también por los precios: 105 pesos moneda nacional las camisas, y 135 los vestidos y juegos de pantalón.

«Hemos cumplido contratos con varias entidades e instituciones. Igualmente laboramos según las solicitudes de las personas naturales que llegan hasta aquí», añade.

Herederos de un legado

Sancti Spíritus es la cuna de la guayabera y, precisamente, en Zaza del Medio se afianzó la tradición de su confección, sobre todo porque uno de sus hijos, Ramón Puig, la catapultó a la fama internacional.

René Mendigur Cañizares, uno de los operarios del centro, conoce al dedillo cada paso para elaborar la ropa. «Con estas condiciones puedo hacer hasta tres camisas e igual número de juegos de pantalón. Esa producción influye directamente en nuestros salarios. Estamos acogidos a la Resolución 6 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social», aclara.

En la actualidad se llevan a casa cifras que rondan los 800 pesos y tienen aspiraciones de seguir creciendo en ganancias mediante un mayor dominio de la maquinaria.

«Aún estamos familiarizándonos. Cada operario es responsable de su proceso productivo. Solo tenemos una persona con la responsabilidad única de encargarse de las máquinas de poner los botones, hacer el ojal y la candelilla, para su perdurabilidad», insiste la administradora del taller.

Hasta el momento la Emprova de Sancti Spíritus ha abastecido al taller con telas adecuadas y de diversos colores para la confección de las prendas. Aunque no han detenido sus producciones, sí han presentado problemas con el tono de algunos hilos y botones.

Se aspira a que, tras afianzarse en el mercado nacional, las creaciones de El Artesano trasciendan las fronteras del país, pues la Emprova espirituana es de las pocas en Cuba en acudir cada año a la Feria Internacional de Artesanía.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.