Vocación de unidad nacional

El 13 de marzo de 1925, la Isla de Pinos fue reconocida como cubana

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— Este lunes se recordaron aquí los 92 años de la ratificación del Tratado Hay-Quesada que el 13 de marzo de 1925 reconoció a la entonces Isla de Pinos como cubana.

Roberto Únger Pérez, historiador de la ciudad de Nueva Gerona y profesor de la Universidad local, subrayó que  1925 representó el despertar de la conciencia nacional y que tal reconocimiento no fue regalía del imperio. «Lo sucedido hace 92 años fue el resultado de la vocación de unidad nacional que tiene el pueblo pinero», dijo.

Según se recoge en la historia, Gonzalo de Quesada y Aróstegui, primer representante cubano en Estados Unidos, inició las gestiones diplomáticas para que Isla de Pinos continuara siendo cubana, y el 2 de julio de 1903 logró que se firmara el primer tratado donde se reconocía esa condición de la ínsula, aprobada por Cuba el 16 de ese mismo mes; pero EE. UU. no lo hizo y caducó el tiempo establecido de siete meses para la ratificación.

Ese mismo año se firmó en La Habana un tratado entre el embajador estadounidense en La Habana, Herbert E. Squiers, y el secretario de Estado interino de Cuba, Jorge García Montes, en el cual se estableció la renuncia de Estados Unidos en favor de la República de Cuba a toda reclamación sobre Isla de Pinos.

Poco después, Gonzalo de Quesada recibió instrucciones de comenzar las negociaciones para suscribir otro acuerdo sobre la soberanía de la ínsula, el cual fue rubricado el 2 de marzo de 1904. Por Estados Unidos lo firmó el secretario de Estado, John Hay, y por la parte cubana el mismo Quesada. Este documento pasó a la historia con el nombre de Tratado Hay-Quesada y fue reconocido por el Senado cubano el 8 de junio de 1904.

La ratificación del Tratado devino motivo de festejos y verbenas. «El 13 de marzo es también un momento de reflexión sobre la importancia de la unidad nacional», comentó Únger.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.