Cerrar brecha a los salideros

Ramiro Valdés llamó a no esperar por la lluvia y aprovechar más el líquido mediante sistemas de regadío más eficientes, una mejor preparación del suelo y el mejoramiento de las semillas

Autor:

Enio Echezábal Acosta

Durante 2016 se lograron disminuir las pérdidas de agua hasta más de cien mil metros cúbicos e incrementar el nivel de obras hidráulicas certificadas (447). En tal sentido se debe seguir trabajando frente a la compleja coyuntura de la  actual sequía que vive el país, exhortó el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez durante el balance anual del Instituto de Recursos Hidráulicos (INRH)

Valdés Menéndez llamó a no esperar por la lluvia y aprovechar más el agua que se tiene mediante sistemas de regadío más eficientes, una mejor preparación del suelo y el mejoramiento de las semillas. Igualmente, se refirió al incremento de ese líquido mediante el bombardeo de nubes y la puesta en marcha de plantas desalinizadoras que permiten aprovechar el agua marina para diferentes actividades.

El informe del balance, presentado por Abel Salas, vicepresidente de la referida institución, señaló varias problemáticas que afectan la labor del INRH, como la falta de exigencia y objetividad en la gestión de los planes de trabajo, la mala planificación de las actividades en consonancia con los objetivos y la falta de una adecuada supervisión durante el proceso de inversión y mantenimiento.

En el encuentro se puso énfasis en temas de alta sensibilidad social, como el mejoramiento del tiempo de servicio del agua, la ampliación del tratamiento a los sistemas de abasto, la mejora del ciclo de limpieza de fosas y la certificación de la contabilidad y estados financieros.

Inés María Chapman, presidenta del INRH, instó a mirar hacia la base a la hora de definir la forma de resolver los problemas, y generar respuestas ágiles, sin necesidad de consultar a los superiores. «No se puede esperar que se vaya a los territorios para actuar», patentizó.

Según se conoció, en 2016 los sistemas de acueductos suministraron agua a más de       2 800 asentamientos poblacionales, lo cual se traduce en un aproximado de 8 035 000 personas, y a la vez evidencia un aumento total del 2,6 por ciento con respecto a igual período de 2015.

También crecieron la colocación de tuberías y la producción de 3 720 kilómetros de tuberías de polietileno de alta densidad, los cuales ahorraron al país alrededor de 2,6 millones de pesos en moneda libremente convertible.

Actualmente se ejecutan acciones en varias provincias para dar respuesta a problemas puntuales. Yanet Triana Cobas, delegada del INRH en Santiago de Cuba, una de las provincias más afectadas con la actual sequía, explicó que la llegada del agua a los hogares puede oscilar entre 16 y 25 días, y llega hasta 60 en las zonas más críticas. Apuntó que se trabaja en la ejecución de conductoras e interconexiones emergentes, en un intento por solucionar esa necesidad de la población indómita.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.