Kelvis retó a la muerte

Los sueños pueden ser tan simples como saborear algún día el helado de chocolate, una meta que logró un joven camagüeyano después de luchar durante dos décadas por la vida, con el apoyo de sus médicos

Yahily Hernández Porto
yahily@juventudrebelde.cu
18 de Abril del 2017 23:31:26 CDT

CAMAGÜEY.— Kelvis Delgado Alcácer respira profundo, observa detenidamente a sus padres e inicia el diálogo con JR sobre sus muy complicadas niñez y adolescencia. Sus palabras describen cómo lo insólito intimó con la resistencia no solo de él, sino de un numeroso grupo de osados médicos, quienes lograron salvarle la vida, gracias también a la ciencia y la pericia.

Kelvis Delgado Alcácer antes de la cirugía de la hipertensión portal. Foto: Cortesía del equipo médico del Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech

A este agramontino de 22 años, natural de la distante comunidad de Batalla de las Guásimas, del municipio de Vertientes, en Camagüey, le parece casi un milagro poder contar aquellos episodios de mucho ajetreo familiar.

«Crecí sin saber cuál era el sabor de los dulces, de los helados, las frutas, de las galletas, de las carnes… También perdí la cuenta de cuántas veces entré al salón», explica mientras su madre Zaida Alcácer asegura que fueron más de 120, entre ellas «varias operaciones de gran riesgo».

Cuando tenía un año de nacido, Kelvis experimentó una hematemesis masiva —vómito de sangre o sangramiento digestivo alto—, originada por várices esofágicas —venas anormalmente dilatadas que se encuentran en el esófago—,  explica el Doctor en Ciencias Ramón Romero Sánchez.

«Esto se debió —apunta el experto— a una hipertensión de la vena porta (vía de aporte sanguíneo al hígado), como consecuencia de que en sus primeros días de vida necesitó medicación a través de su vena umbilical, que drena en la porta, y presentó como complicación una trombosis de esta última».

El también especialista de segundo grado en Cirugía General y Organización y Administración de Salud asegura que tal padecimiento requirió de una intervención quirúrgica con el abdomen abierto, en el Hospital Pediátrico Eduardo Agramonte Piña —conocido como Colonia y donde se atendió por 20 años—, para ligar las várices e intentar una desvascularización gástrica; primera operación de magnitud de las muchas a la que se sometió el muchacho.

«El empeño de innumerables especialistas —refiere— permitió que resistiera al padecimiento hasta cumplir su mayoría de edad, cuando le fue tratada su afección de base por el equipo médico del Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech».

El doctor Romero fue el líder del equipo interdisciplinario que desarrolló una secuencia de cirugías complejas, poco frecuentes en general y aún más raras en un mismo paciente. «De estas no existe reporte en la literatura médica cubana, y sus procederes demandaron recursos, equipos y  la inteligencia y voluntad colectivas. No son muchos quienes han sobrevivido a tantas cirugías y tratamientos invasivos», resalta el galeno.

Solo en apariencias…

«Kelvis nació el 5 de junio del 94 y unos días después de cumplir su primer año tuvo un vómito de sangre que lo dejó en cuatro de hemoglobina», relata Zaida con tristeza el primer desafío de su bebé en la tarde del verano del año 1995. Ella es madre de otros dos hijos y ha vivido junto a su esposo, Noel Delgado, más tiempo en los hospitales que en su hogar.

«Bajo tremendo aguacero hubo que correr con él hasta una posta médica para estabilizarlo. Luego lo ingresaron y lo transfundieron varias veces. Desde entonces se repitieron esos sangramientos incontrolables».

Hasta los siete años el niño había mejorado, pero solo en apariencias. A pesar de recibir diversos procederes médicos, incluso en el prestigioso Hospital Pediátrico William Soler de la capital cubana, su enfermedad avanzaba sigilosamente.

«A los siete —dice Kelvis— la hemorragia empeoró. Los sangramientos nunca más desaparecieron, pese a las terapias quirúrgicas y endoscópicas que me hacían en las várices.

«Mi dieta fue líquida o blanda hasta que no pude tragar más, y para alimentarme me pusieron un tubo en el abdomen, por el costado izquierdo directo al estómago. Con 20 años pesaba 60 libras.

«Tragar agua me ahogaba, y los alimentos batidos me pellizcaban el esófago. Una vez casi muero por un maní. La suerte fue que mis amigos anduvieron rápido». La estenosis —estrechez del esófago en su porción inferior— nunca curó y deterioraba lentamente su salud.

Encuentro con la ciencia

En 2014 llegó a los 20 años y, muy enfermo, padeció de una hipovolemia, que ocurre cuando el organismo humano se queda sin sangre. Para salvarle la vida lo sometieron a una operación en la que le seccionaron el esófago, para que ni la saliva al tragarla le hiciera daño.

Ante esta realidad los médicos de los hospitales Pediátrico y Ascunce decidieron tratar con nuevos horizontes su enfermedad de base. Pelear por la vida del joven fue la única determinación de los galenos, quienes desarrollaron un análisis integral de su estado, el cual arrojó una trilogía de problemas que ponían en peligro la vida del paciente.

«Persistía la hipertensión portal, además de una esplenomegalia con hiperesplenismo (aumento de volumen y de función del bazo) y una esofagostomía terminal (abertura en el cuello) con cierre dentro del tórax superior en el otro extremo del órgano», explica el profesor Ramón Romero.

Kelvis fue examinado por numerosos especialistas médicos y técnicos que exigieron estudios imagenológicos, simples, tomográficos, angiográficos y de ultrasonido. «Se corrigió su estado de humor, sicológico y nutricional. Su caso fue discutido en colectivos de unos 25 expertos», agrega el especialista.

De esa combinación profesional nació una estrategia anestésica, quirúrgica y de seguimiento pre y posoperatorio, en las salas de atención al paciente grave; se decidió hacer dos intervenciones quirúrgicas en momentos diferentes.

El joven doctor Ramón Estopiñán Cánovas —especialista de primer grado en Cirugía General y quien también participó, junto a los doctores Yudeilys Rodríguez y Abel Ruiz de Villa, en el proceso de cura del muchacho— comenta que a Kelvis se le realizó inicialmente una cirugía que corrigió la hipertensión portal y su hiperesplenismo: se retira el bazo y se une la vena esplénica (conduce la sangre procedente del bazo) a la vena del riñón izquierdo.

En 2015 llegaría la segunda prueba de fuego, cuando se le restableció el tránsito digestivo a través del esófago. Pudo tomar agua y tragar saliva normalmente.

Para lograr la funcionalidad del sistema digestivo del paciente, se planificaron diferentes alternativas; pero la más segura fue unir el esófago de forma natural. «Luego de minuciosas mediciones y permanentes seguimientos, Kelvis volvió a la normalidad», afirma el médico.

En el caso de este vertientino no hubo cabos sueltos y se afianzó la comunicación en el equipo médico y de este con la familia. El doctor Ramón Romero asegura que el paciente tenía que ganar confianza. «Le insistimos en que debía realizar todos sus sueños: tomar helado de chocolate, jugar pelota, tener una novia…».

Cuando el joven estuvo apto para la «batalla médica», el doctor Romero —a quien Kelvis califica de «mi segundo padre»— le juró regalarle el pote de helado de chocolate. Y el día del alta médica lo recibió de sus manos.

El equipo médico interviene en el esófago de Kelvis.  Foto: Cortesía del equipo médico del Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech

Los procedimientos desarrollados en este caso fueron presentados en el 13er. Congreso Cubano de Cirugía, en 2016, en el Palacio de Convenciones, de la capital cubana. Su impacto fue relevante por la complejidad de las afecciones, el tratamiento y los resultados.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
  1. 1

    Julio - 19 de Abril del 2017 4:25:38 CDT

    Viva la vida y quienes propician que ello sea realidad a pesar de los pesares.. Un HURRA a esos galenos magníficos que tiene Cuba.... Deberíamos pensar más en ellos. Me entristece que muchas veces se le dé más valor a un futbolista que a estos seres de otro planeta que nos hacen aterrizar con desvelos, sacrificios y mucha vocación. Gracias a todos por esta heroica historia y mucha vida al Kelvis....

  2. 2

    mily - 19 de Abril del 2017 7:52:38 CDT

    Muchas cosas tendria para decir. Esta historia conmueve y nos hace sentir orgullosos del pais donde vivimos.gracias a este equipo de médicos por ademas devolverle la esparanza a este joven y por batallar por su salud junto a su familia.

  3. 3

    Lily - 19 de Abril del 2017 9:16:23 CDT

    Ufff, que fuerte y triste pero me siento privilegiada de ser Camagueyana y aunque ya no vivo allí, me siento orgullosa por los logros de la medicina en esa hermosa provincia a la que quiero mucho y siento nostalgía por estar lejos de ella, aunque sufrí mucho pués tengo a mis padres descansando en la eternidad alla. Mis felicitaciones a todos los profesionales de la salud que allí laboran y gracias a Yahily Hernández Porto por su excelente artículo.

  4. 4

    idi@n - 19 de Abril del 2017 10:40:02 CDT

    Es una triste historia la del Joven Kelvis porque desde el comienzo de su vida estuvo ligado a los hopitales.Ees dificil para una persona tener todas las limitantes que el tuvo que enfrentar. Pero gracias a la ciencia y la medicina ligado al esfuerzo personal de su persona mas el de sus padres pues todo salió bien. Es una gran reflexión para aquellos que siempre hablan y critican de nuestro país o comparan con otros que si se vive mejor o peor, que si se pasa trabajo o se disfruta. Lo cierto es que gracias a los esfuerzos antes mencionados y la revolución que hoy defendemos podemos afrontar problemas de este índole por los grados de compromiso, entrega y profesionalismo que hoy tenemos es fruto de nuestro eterno comandante. gracias por publicarme.

  5. 5

    Jose Pablo - 19 de Abril del 2017 10:50:26 CDT

    Y despues hay quien dice que Cuba no es una potencia medica IGNORANTES. Gracias

  6. 6

    Pablo Orozco - 19 de Abril del 2017 11:23:15 CDT

    Voy a escribir mi comentario aunque dudo mucho que lo publiquen. Realmente todo empezón con una mala práctica de los super médicos cubanos en la etapa de recien nacido del niño cuando le pasaron un medicamento que no debian por el cordon umbilical que le provocó todo esto; los mismos supermedicos en la potencia medica no se dieron cuenta en las 50 consultas de seguimiento del primer año de vida hasta que el niño vomitó la sangre, se quedó con 4 gramos de hemoglobina y no se murió en ese momento solo por obra y graciq del espiritu santo, y por ultimo, yo soy medico y se evaluar la magnitud de las cirugías, pero nada extraordinario en ellas, nada que no se practique rutinariamente en otros paises. Insisto, si no se lo hubieran provocado de recien nacido esta triste historia no existiría.

  7. 7

    Gualterio Nunez Estrada - 19 de Abril del 2017 11:33:46 CDT

    Reproducido en mi blog. http://lamedicinadecuba.blogspot.com/

  8. 8

    Joel Ortiz Avilés - 19 de Abril del 2017 12:22:13 CDT

    Es imprecionante lo que nos ilustra muy bien este artículo realizado por Yahily. ¿Cómo es posible esta odisea, en un país del tercer mundo, sin recursos naturales, bloqueado por mas de 50 años por una potencia imperialista?.....!!!!Eso es gracias a la revolución socialista que hemos logrado!!!!!....Esa es la gran obra de Fidel, nuestro invicto Comandante en Jefe. .....Siempre digo, que nosotros los cubanos...no sabemos lo que tenemos. No se trata de hacer política con hechos como estos; se trata de poder visualizar con argumentos sólidos, el porqué es necesario defender hasta dar la vida de ser necesario; por esta obra tan hermosa que hemos construido y que hoy nos proponemos hacerla próspera y sostenible. !!!!¿Existe dinero que pueda pagar esa dedicación, consagración al trabajo, sentido de pertenencia, de todos los equipos médicos que han permitido que ese joven, haya logrado salvarse y poder lograr sus sueños?!!!!.....Son 20 años de batallar constante contra la muerte, contra el bloqueo de los medicamentos, contra la falta de recursos....contra todos los molinos. Esos ejemplos son los que nos ayudan a seguir luchando contra los problemas que tenemos, que no son materiales, sino subjetivos....que dependen de las conductas de algunos conciudadanos, que en sus frentes de trabajo y serviciso, no asumen estos ejemplos; para que los imiten y permita que seamos mejores en todos los sentidos y frentes. !!!!!Felicidades para el joven y vigoroso Kelvis, a su familia, a los equipos médicos!!!!!.... !!!!Gracias Fidel, Raúl y todos los que han dado sus vidas por esta hermosa obra!!!!... !!!!!Venceremos!!!!.

  9. 9

    Observadora - 19 de Abril del 2017 12:34:39 CDT

    Felicito a todo el equipo médico que durante años trabajó en ese caso, muy especialmente al Dr Ramón Romero, imagino los escollos que sortearon y puedo entender lo que sufrió la familia, pero hoy eso es historia, espero que el joven pueda disfrutar su vida con normalidad y realizarse profesionalmente. Gracias al sistema de salud

  10. 10

    Rafael Lazaro - 19 de Abril del 2017 13:24:27 CDT

    cuanto costaría este proceso de años múltiples operaciones, ingresos, gastos de medicamentos, decenas de talentosos médicos, solo en Cuba se podría lograr, en otro país tal vez no hubiese llegado a esta edad y salud.

  11. 11

    NAISDEL - 19 de Abril del 2017 14:16:07 CDT

    Ante este sueño logrado por los medicoas solo puedo decir SIN PALABRAS Y GRACIAS POR SU DEDICACION.

  12. 12

    daimi - 19 de Abril del 2017 15:03:17 CDT

    he leído cada uno de los comentarios, uno de ellos llama mucho mi atención y es el del doctor Pablo Orozco....no entiendo por qué cuestiona el proceder de sus colegas con el niño recién nacido, si él sabe que en cuestiones médicas las cosas no son tan predecibles, por qué entonces llamarle un mal proceder a lo hecho a Kelvis, por qué trata de poner en un segundo plano el esfuerzo desplegado por sus "colegas" durante tanto tiempo? los que aun en medio de limitaciones de todo tipo, nunca cejaron en el empeño de darle calidad de vida al chico, suena feo que un médico formado en esta Revolución llame este hecho como "nada extraordinario"...sencillamente hay cosas que por cotidianas no las entiendo

  13. 13

    manolito1386 - 19 de Abril del 2017 15:49:21 CDT

    Impresionante, gano la vida en todas sus formas, se impuso la creatividad, querer es poder, Felicitaciones a todo el equipo médico ……Si lees el mensaje Kelvis aprovecha la oportunidad y vive la vida, da gracias a dios cada vez que mires al cielo, ay dos días en que no se puede hacer nada uno es ayer y otro mañana hoy es el día ideal para amar y principalmente vivir con toda la intensidad que ello leva, lo importante no es lo que vivimos es la intensidad con que lo hacemos …………..

  14. 14

    julian - 19 de Abril del 2017 15:51:47 CDT

    Hurra por los medicos cubanos. Por su fuerza tenacidad y devocion.

  15. 15

    Carlos Alberto - 20 de Abril del 2017 9:27:34 CDT

    FELICIDADES Kelvis...enhorabuena deseandote una Vida llena de felicidad junto a tu familia...Gracias a todos los que de una forma u otra participaron en la solucion de sus problemas medicos.Viva Cuba.Paz y Adelante.

  16. 16

    Esther - 20 de Abril del 2017 10:05:55 CDT

    Admiro el trabajo del equipo de cirugía de esta institución camagüeyana, todos muy dedicados y consagrados a su labor con conocimientos y una alta calificación técnica y médica, llegue a ellos, a todos mis felicitaciones y deseo muchos éxitos y salud con sabiduría para que sigan aportando vida a los enfermos con dolencias quirúrgicas. Salud y éxitos, Dios los bendiga que siempre puedan repetir historias llenas de ternura y amor como esta. Lindo colectivo verdad.

  17. 17

    macho - 20 de Abril del 2017 10:24:15 CDT

    hurra a los tbj. de la medicina. hurra a los familkiares y allegados del paciente. HURRA A KELVIS por su ferrea lucha contra la muerte, su carácter y su amor a la vida!

  18. 18

    Yahily Hernández Porto - 20 de Abril del 2017 15:55:27 CDT

    Estimados lectores ante todo mis saludos y respeto por su participación y criterios. Soy Yahily Hernández Porto, la autora del trabajo. Les comento además que mientras investigaba este insólito caso y luego lo redactaba, me estremecía por tanto empeño, pujanza y deseos de vivir de Kelvis, sus familiares y el numeroso grupo de médicos. Hace solo unos minutos me comuniqué con el Doctor Romero y también él agradecía a todos por sus criterios y participación. Les aseguro, tal cual las palabras de Romero, que Kelvis está muy bien. Él está agradecido con todos los mensajes de amor y solidaridad. Aquí les mando las palabras del doctor Romero. Soy el Dr. Ramón Romero, cirujano principal del caso relatado y procedo a contestarle breve y respetuosamente al Dr. Pablo Orozco, cuya opinión número 6 si fue publicada. En primer lugar el artículo, que salió con mi anuencia, porque escribir de medicina no es fácil, y más en un periódico juvenil, es un artículo tal y como está escrito, humano, médico, social-psicológico y refleja la realidad de un joven con una compleja situación médica que fue resuelta gracias al cerebro colectivo de muchos profesionales y a disponer de los recursos con que hacerlo. No tiene matiz político alguno, sino humano y de solidaridad, cosa que lo enaltece. Minimizarlo sería despreciar el actuar de muchos médicos. Por otra parte a este joven paciente, no conozco sus datos del nacimiento, estoy seguro de que se le cateterizo la vena umbilical al nacimiento, por una necesidad extrema que además le salvó la vida, como lo prueba el que exista hoy. Cruzar una avenida, no está exento de riesgos, la medicina y Ud. debe saberlo tampoco, este paciente, lo dice, no lo oculta el articulo desarrolló la hipertensión portal como complicación de lo que en un momento lo salvó, está muy reportado en páginas serías en todos los idiomas como EBSCO o Scholar google, es decir google académico, no cabe duda alguna que como Ud. trata de decir no hubo mala práctica. Por cierto no hay grandes seriñes de esto, y ningún caso con el conjunto de enfermedades, pues no debemos olvidar que lo que existen son enfermos, seres humanos y no enfermedades. Los médicos que lo atendieron en su infancia trataron de evitar un procedimiento que en el futuro trajese nuevas complicaciones, como sería, la derivación esplenorenal en edad pediátrica, siempre actuaron bien y en equipo. En el momento en que llegamos a él, ya biológicamente era un adulto, por ello se intentaron e hicieron las soluciones definitivas. Considero que es despectivo en su lenguaje, no sé si Ud. es cubano cuando critica y tilda de supermédicos a los colegas míos, respeto su opinión pero yo que tengo 64 años, he trabajado en muchos lugares de pobre desarrollo y altísimo desarrollo, y soy muy medido, ético y responsable científicamente al opinar sobre otros colegas, lo invito a que sea así. Tengo además junto al resto del equipo, todos más jóvenes que yo, (por cierto en diciembre pasado, uno de ellos, Estopiñan de 30 años me operó a mí de hernia inguinal con excelentes resultados), tengo decía una satisfacción que es sin precio, la alegría y amistad de Kelvis Alcácer y sus padres.

  19. 19

    Manuel de Lara - 20 de Abril del 2017 16:04:02 CDT

    Sin duda alguna una historia digna de admirar, tanto para Kelvis como para todo el equipo multidisciplinario que estuvo a cargo de su atención.

  20. 20

    Ana Jussára Lustósa - 20 de Abril del 2017 17:59:14 CDT

    MUI INTERESANTE Y EMOCIONANTE ESA NOTICIA.DEMONSTRA COMO CON POCOS RECURSOS, DEVIDO AL EMBARGO CRUEL, LOS GALENOS HACEN VERDADEROS MILAGROS.MUCHO ADMIRAME EL ESCRITO DE UN MEDICO FORMADO EN ESCUELAS GRATUITAS QUE LE HA PROPORCIONADO LA REVOLUCIÓN, NO TENER ETICA PARA HABLAR DE SUS COLEGAS.CIERTAMENTE ÉS DE UNA GENERACIÓN QUE NO CONOCE LO QUE ERA CUBA ,SU EDUCACIÓN Y SALUD, ANTES DE LA REVOLUCIÓN. Y ESO NO ÉS POLITICO ÉS LA REALIDAD...EL DOTOR ROMERO LE MINISTRÓ UNA AULA DE CONOCIMIENTO Y ETICA QUE CIERTAMENTE NO APRENDIÓ.AUN NO ES TARDE PARA APRENDER...PROFA. ANA JUSSÁRA LUSTÓSA BRASIL

Junto al Doctor en Ciencias Ramón Romero Sánchez, cinco meses después de la última cirugía, que le restableció el tránsito digestivo a través del esófago. Foto: Yahily Hernández Porto

del autor

en esta sección