Apicultores aspiran a producir más miel

Cuba experimentó un incremento en la producción de miel al alcanzar en 2016 un total de 9 100 toneladas, 1 100 toneladas más de lo obtenido en 2015

Autor:

Juventud Rebelde

Con estrategias claras y un programa que comprende desde la genética hasta el envasado final y la comercialización, Cuba aspira a producir en 2017 unas diez mil toneladas de miel, e ir incrementando progresivamente la recolección hasta llegar a las 15 000.

Al contar con 2 800 apicultores que manejan alrededor de 180 000 colmenas, el país pretende obtener mayores ingresos mediante la diversificación y el aumento del valor agregado de este rubro de exportación, que reporta beneficios económicos por los altos precios con que se cotiza en el mercado internacional, expresó recientemente el ministro de Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, de acuerdo con una información publicada en el semanario Opciones, de la Editora JR.

Cuba experimentó un incremento en la producción de miel al alcanzar en 2016 un total de 9 100 toneladas, 1 100 toneladas más de lo obtenido en 2015. El rendimiento por colmena en el pasado calendario ascendió a 52 kilogramos, dijo Adolfo Pérez Piñero, director del Centro de Investigaciones Apícolas (Ciapi).

Pero se trató de un período excepcional, sostiene el investigador. El parque de colmenas creció en unas 8 000 unidades y mejoraron todos los indicadores de producción del país, incluido el de abejas reinas, dijo Pérez Piñero.

Una parte importante del programa de desarrollo de la apicultura cubana está vinculado a este eslabón de la cadena: la selección genética. «Si yo tengo mejores abejas, estas son más productivas y resistentes, por lo que se precisa darles medicamentos. Eso va a garantizar mayor producción, por lo que se insiste en el cambio de las abejas reinas todos los años, en un proceso que comenzó desde 2013», agregó.

Para dar respuesta a esa necesidad se está creando todo un esquema con la participación directa de los productores en las provincias, mediante el cual se seleccionan los mejores ejemplares, se crían y se promueve el cambio de las abejas reinas en las colmenas con insectos resistentes a las enfermedades. «La miel sale sin residuos químicos; es un producto natural como lo quiere el mundo entero. Al mismo tiempo es inocuo, no daña la salud de las personas y contribuye a su alimentación y bienestar», enfatizó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.