Cuba apuesta por la energía renovable con el aporte joven

Cuba trabaja para que el 24 por ciento de la electricidad que se consuma en el 2030 provenga de las fuentes renovables

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Cuba trabaja para que el 24 por ciento de la electricidad que se consuma en el 2030 provenga de las fuentes renovables de energía y para ello cuenta con el talento y la preparación de los futuros ingenieros y técnicos que hoy se forman en la Isla.

Tal idea presidió el intercambio del ministro cubano de Energía y Minas (Minem), ingeniero Alfredo López Valdés, con estudiantes y profesores de carreras técnicas de la Universidad de Oriente.

En conferencia sobre el desarrollo y perspectivas del uso de las fuentes renovables de energía, el titular del Minem explicó que según proyecciones del Plan de la Economía Nacional, y como una alternativa efectiva, económica y medioambientalmente imperiosa, el país se ha propuesto transformar la matriz energética, elevando el porcentaje de la electricidad generada a partir de las fuentes limpias no contaminantes, las cuales representan hoy apenas un 4,65 por ciento.

López Valdés detalló que tales pretensiones incluyen la participación de la energía hidráulica, eólica, la biomasa cañera, el biogás y sobre todo la fotovoltaica, la de mayores perspectivas dado que puede aprovecharse toda la superficie nacional.

En ese sentido, informó que se prevé instalar 191 parques fotovoltaicos en diferentes sitios del país, los que conjuntamente deberán entregar 700 mw, la mayoría de los cuales ya están microlocalizados y tienen hechos estudios de factibilidad, entre otros requisitos.

Esta variante, con la ayuda de módulos fotovoltaicos, ha comenzado a beneficiar ya a viviendas aisladas, ubicadas en lugares distantes e intrincados, y por tanto inaccesibles al Sistema Electroenergético Nacional.

El ministro detalló que las proyecciones de desarrollo de las fuentes renovables incluyen también la instalación de 14 parques eólicos, sobre todo en la región nororiental de la Isla; aprovechar las potencialidades de generación eléctrica a partir de la biomasa cañera en 25 centrales azucareros, y seguir desarrollando las 147 centrales hidroeléctricas que funcionan en Cuba.

Para encarar los desafíos de un desarrollo futuro basado en un empleo de las fuentes renovables de energía, el ministro cubano insistió en la importancia de la formación de recursos humanos más preparados, que pongan su empeño e investigaciones en función de transformar desde la ciencia realidades como, por ejemplo, la baja eficiencia de los sistemas fotovoltaicos hoy en uso.

«Tenemos la obligación de trabajar con ustedes desde la Universidad, porque aquí están los trabajadores y dirigentes del sector en el futuro», aseveró el titular, quien definió este tipo de intercambios con la comunidad universitaria como parte de la estrategia de trabajo de su Ministerio.

Necesitamos cada vez más interacción entre los centros productores y las universidades, defendió López Valdés ante alumnos y profesores de ingeniería eléctrica, mecánica, automática y otras carreras afines de la UO, y se pronunció porque los estudiantes puedan insertarse en las instalaciones de su sector, a la vez que los ingenieros y especialistas puedan contribuir desde las aulas, como docentes, a motivar con su experiencia práctica a los profesionales del mañana.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.