Servicio, no desperdicio

Aunque el incumplimiento y el abandono del servicio social no alcanzan niveles alarmantes en el país, según autoridades debe mantenerse una mirada atenta para que el Estado cubano no pierda el aporte de sus profesionales


15 de Julio del 2017 22:01:08 CDT

Con sus papeles en orden y un montón de ideas no precisamente organizadas, llegó Adrián Iríbar a la delegación territorial del Ministerio de la Agricultura, justo el día en que debía comenzar algo que no llegó a saber a ciencia cierta si fue su preparación complementaria servicio social, ambas cosas o ninguna de las dos.

Hacía apenas dos meses había logrado vencer, con título dorado, la Ingeniería Informática, una profesión por la que, además de incontables noches de desvelos para «almacenar» todo el conocimiento posible, «quemó» miles de litros de sudor pedaleando una bicicleta china entre su casa del residencial reparto Caribe, en la ciudad del Guaso, y la Universidad guantanamera.

«Fui ilusionado con la idea de que la creación de una dependencia específica para el desarrollo de la informatización en el sector sería el lugar ideal para navegar por un universo que nunca antes había explorado, pero las posibilidades ahí, me dijeron, estaban reservadas para graduados en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI)», cuenta.

«Eso me chocó al principio porque sin desdeñar para nada el bien ganado prestigio de la UCI, yo estoy convencido y lo veo ahora en la vida real, de que el ensanchamiento cualitativo de la Educación Superior en Cuba no es una frase. Es un hecho. De tal modo, no siempre el talento y la preparación de un recién graduado es directamente proporcional al prestigio de la universidad donde se gradúa, sino que depende en gran medida de cuánto aproveche los años de carrera en cualquier centro universitario, y de cómo sea acogido después en el lugar donde lo ubiquen.

«Lo que en realidad resulta molesto en ese sentido es que no se expliquen bien las cosas, porque el hecho de que exista una planeación, que los graduados de esa universidad tan acreditada tengan al egreso garantía de puestos de trabajo, es muy positivo y evita que necesitándolo, las entidades estatales pierdan un personal joven y calificado con deseos de aprender, porque no fue feliz su primer acercamiento laboral en el sector. La legislación sobre el Servicio Social seguramente no hace exclusiones», reflexiona.

Sin embargo, Adrián se dirigió adonde fue ubicado: unas naves enormes allá en la Delegación. Pasaban los días y no veía una computadora ni nada que se pareciera a la informatización, mientras escuchaba entre aquellas cuatro paredes las historias de otros que solo aprendieron a perder el tiempo.

Decidido a no «desperdiciarse», se dijo: «No me esforcé para esto, ni la Revolución me formó por gusto, sino para serle útil al desarrollo del país y al mío propio». Como Informático al fin, al ver que no funcionaba el «sistema operativo» por el que fue programada su ubicación, se agenció uno propio.

«Logré cambiarme para otra empresa, la Eléctrica de Guantánamo, que fue una verdadera escuela laboral y profesional. La entrega al trabajo y los deseos de aprender nadie me los enseñó, fue la fuerza del ejemplo colectivo y haber tenido un tutor a mi lado, una persona muy preocupada y talentosa, a quien le debo mucho. Me dieron posibilidades para participar en un curso de preparación en La Habana», relata.

Pero, opina, lamentablemente no todos los recién graduados, cuando chocan la primera vez con dificultades —a las que se agrega otra grande: cuánto ganarás— se quedan o tienen la suerte o la voluntad para mantenerse en el perfil; entonces buscan, y encuentran enseguida, trabajo en negocios privados.

«Algunos consiguen desarrollar la profesión en determinadas aristas del cuentapropismo, pero muchos son absorbidos solo por la necesidad y la posibilidad de ganar más dinero y valoran más ese componente que lograr un desempeño laboral que les satisfaga profesionalmente, que aporte a las necesidades concretas de una entidad, del desarrollo local o del país, aunque no sea muy ventajoso económicamente».

Cuatro años después de salir del mundo universitario, el joven Adrián ha transitado por tres entidades diferentes en busca no solo de mejor remuneración, y finalmente trabaja como administrador de red en la dirección provincial del Banco Popular de Ahorro. No gana mucho dinero, admite, «pero cada día aprendo algo y me siento útil», dice satisfecho.

UNOS NO, OTROS TAMPOCO

Durante un sondeo realizado recientemente por estos reporteros entre jóvenes de tres provincias se repiten historias como esta y otras que, aunque no exactamente iguales, son bastante semejantes.

Y es curioso además, que las vivencias de ahora sean casi idénticas a las reveladas en estas mismas páginas en 2014, e incluso un año después en este diario y otros medios de prensa, justo cuando se anunciaron importantes cambios en las legislaciones y mecanismos vigentes con el propósito de que realmente se ponga en función de la sociedad el conocimiento de los jóvenes graduados universitarios, de conformidad con la planificación y prioridades del desarrollo económico y social.

Si la demanda de fuerza de trabajo calificada que necesita el país (en 2014 se actualizó la del período comprendido entre 2015 y 2023), parte de un análisis desde la base con cada organismo y sus entidades, y llega hasta la aprobación por el Consejo de Ministros del plan de distribución de los egresados universitarios, y para elaborarlo cada año dichos organismos certifican una demanda «con nueve años vista» y actualizan dicho interés, por qué otro muchacho guantanamero, Yoan Rodríguez Valle, quien mantiene encima aún el «polvo» de la Universidad, fue lanzado fuera del agua donde creyó que caería.

Graduado de Periodismo, fue ubicado en la Oficina de Administración Tributaria de Guantánamo en 2014. Comenzó atendiendo a la población y terminó yéndose de allí para buscar su perfil, pues ni redactar las notas de prensa que suele emitir esa entidad era contenido suyo. «¿Y entonces por qué demandaron un periodista?», se preguntó más de una vez Yoan, a quien le negaron la baja por desconocimiento de algunos funcionarios de lo que está establecido en el caso de los muchachos que obtienen título universitario gracias a los beneficios de la Orden 18.

Tres años de la preparación complementaria, los últimos dos en el Dirección Provincial de Cultura de Guantánamo, en una labor que se ajusta a su profesión, y el graduado aún no logra una plaza y, consecuentemente, tampoco mayor salario.

«Mejor o menos afortunada, la universidad me garantizó la ubicación laboral en un puesto que pudo haberse correspondido con mi perfil de estudio. Creo que a veces en las empresas no conocen cuál es el contenido del profesional que demandan», refirió.

Por qué si en octubre de cada año se realiza dicho procedimiento, por centros, carreras, provincias y municipios de residencia, se escuchan aún historias desencontradas con dichos planes, como esta de un cienfuegueros quien prefirió no se publicara su nombre:

«Pese a existir plazas en entidades de la ciudad como la Empresa Mayorista de Alimentos, el puesto de mando de la Agricultura, Granos y Semillas, entre otras, al terminar los estudios me ubicaron en la empresa agropecuaria El Tablón —en el municipio de Cumanayagua. Para coger el transporte tenía que salir muy temprano y regresaba casi a las siete de la noche.

«Comencé a trabajar por cuenta propia desde el segundo año de la carrera y ahora laboro como comprador-vendedor de discos compactos, pero soy graduado de Ciencias Agropecuarias en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Cienfuegos.

«Otros graduados de mi año pasaron al sector no estatal, porque les dieron ubicaciones lejanas. Yo lo hice, principalmente, por cuestiones personales y económicas. Necesitaba mayor poder adquisitivo y permanecer más tiempo en la casa. Por eso decidí quedarme aquí, hasta ver si aparece algo mejor. Ya veremos…»

Aunque autoridades del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) en provincias y del nivel central consideran que el incumplimiento del servicio social no alcanza la «categoría» de problema en el país, porque la mayoría de los egresados universitarios lo cumple, y el número de profesionales insertados en la iniciativa privada no es significativo, el punto es que para muchos lo es, no pocos lo consideran solo una obligación, y otro tanto decide echar por tierra todo el tiempo y esfuerzo propio y del Estado en su formación para aportar a ramas y sectores que demandan fuerza calificada.

En la propia Perla del Sur, más de 700 universitarios se encuentran en paladares, cafeterías, en la transportación privada de pasajeros… como mismo sucede en Guantánamo y en otras partes del país.

Según testimoniaron varios jóvenes, existen preocupaciones en la aplicación de las normativas para la ubicación del recién graduado, sobre todo en lo asociado a que, cuando resulte «imprescindible», los recién graduados pueden ubicarse en cargos distintos a los de su especialidad, aunque no se correspondan con su profesión.

Pero, ¿quién puede garantizar que en eso siempre haya transparencia?, ¿acaso no puede ser esa una brecha para justificar lo que se planeó mal o superficialmente?, preguntaron.

Sobre estas y otras realidades, la actualización de procedimientos, y especialmente acerca de las interrogantes que durante el sondeo JR encontró entre muchachas y muchachos, dialogamos con Ingrid Travieso Rosabal, jefa del Departamento de Fuerza de Trabajo Calificada del MTSS.

—¿Qué es el servicio social y quienes deben cumplirlo?

— Tal como se establece en el Capítulo VI de la Ley No. 116, Código de Trabajo, el servicio social consiste en el cumplimiento del deber de los graduados de cursos diurnos, que alcanzan los conocimientos en el nivel superior y técnico-profesional de la educación, de ponerlos en función de la sociedad de conformidad con la planificación y prioridades del desarrollo económico y social.

«En tal sentido, la inserción y permanencia de los jovenes graduados de estos niveles de enseñanzas en las entidades estatales, así como su protección, se ha mantenido hoy incluso con la actualización de la legislación en 2014.

«Deben cumplirlo los ciudadanos cubanos que se gradúan en la educación superior en los cursos diurnos, incluidos los que egresan del referido nivel educacional en el extranjero. En el caso de los graduados de la enseñanza técnico-profesional, lo cumplen los que, en correspondencia con la demanda de fuerza de trabajo calificada que requiere el desarrollo económico y social, son asignados a una entidad en el momento de su graduación.

«En correspondencia con las prioridades aprobadas, en los últimos cinco años se ubicaron 35 314 jóvenes egresados de la educación superior. Entre 2015 y 2016 la cifra se ha incrementado debido a la incorporación de las universidades de Ciencias Pedagógicas y de Cultura Física al Ministerio de Educación Superior (MES)».

—¿Cuáles son, en su opinión, las principales insatisfacciones con el servicio social?

—La insuficiente participación de las entidades y de los organismos en el proceso de ubicación de los graduados, aunque en los últimos años ha mejorado, a partir de acciones realizadas de conjunto con el MES.

«Igualmente, existen vacíos en la atención a los egresados asignados a las entidades laborales en su cumplimiento; inconformidad de los graduados con la ubicación laboral, incluso aunque se corresponda con su perfil, pues no siempre tienen conciencia de la necesidad de la actividad para el país. También, aunque es reducido el número, existen carreras donde la ubicación que le asigna el organismo no se corresponde con el perfil del graduado».

—¿Qué implicaciones tiene para un recién graduado no presentarse al cumplimiento del servicio social?

—Se le inhabilita del ejercicio profesional, cuando es por causa injustificada. Durante el período 2011-2017 han sido objeto de esa medida más de mil graduados.

 

Vincularse con actividades o entidades afines antes de culminar la carrera muchas veces
motiva para cumplir el servicio social. Foto: Roberto Ruiz

 

Vincularse con actividades o entidades afines antes de culminar la carrera muchas veces motiva para cumplir el servicio social. Foto: Roberto Ruiz

—¿Y cómo funciona ese procedimiento?

—En caso de incumplimiento injustificado del servicio social de la entidad a la que fue asignado el graduado, realiza la solicitud al director jurídico del MTSS, mediante un escrito en el que se explican las causas por las cuales se pide este proceso.

«Si es posible, debe obtenerse un documento firmado por el graduado, donde este explique su situación y manifieste las causas por las cuales no se incorpora. Evaluada la solicitud en un término que no exceda los 30 días hábiles, el director jurídico resuelve lo que procede mediante resolución, y lo pone en conocimiento de la entidad que promovió la inhabilitación para que esta, a su vez, se lo notifique al graduado.

«Contra lo resuelto puede interponerse, en diez días a partir de su notificación, el recurso de alzada ante el MTSS, el que tiene 30 días hábiles para comunicar al interesado la decisión final.

—¿Y puede revertirse ese proceso?

—Sí. Los graduados inhabilitados pueden en cualquier momento presentar la solicitud de suspensión de la invalidación, la que se tramita por la entidad a la que fue asignado, ante el director jurídico del MTSS, quien debe proceder utilizando el mismo procedimiento de la inhabilitación.

—¿Cuáles son los sectores u organismos con mayor incidencia en cuanto las inhabilitaciones?

—Los ministerios de Educación Superior, de Educación y de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, en ese mismo orden. Mientras, las especialidades más reiteradas en tal proceso son las licenciaturas en Derecho, en Educación Primaria, en Lengua Inglesa, en Contabilidad y Finanzas e Ingeniería en Ciencias Informáticas. Respecto a las de nivel medio se identifican los graduados de técnico medio en Contabilidad e Informática.

—¿Y cuáles son los motivos que más se argumentan para no cumplirlo?

—En los últimos tiempos han sido las salidas del país a partir de la aprobación, en enero de 2013, del Decreto Ley 302.

«Otro motivo es el interés de los recién graduados universitarios de incorporarse a las nuevas formas de gestión no estatal. También objetan problemas personales que no guardan relación con los argumentos anteriores».

—¿Puede un joven que cumple el servicio social cambiar de centro de trabajo?

—Sí. Lo establece el Anexo 2 de la Resolución 8 de 2013, donde está el procedimiento para la tramitación de los cambios de ubicación laboral de los recién graduados de técnico medio y nivel superior. No obstante, el joven debe comprender que a veces no existen las condiciones para ese traslado y debe esperar y reconocer que está cumpliendo el servicio social.

—¿Es un trámite engorroso?

—A partir de los criterios de los propios jovenes ubicados se establecieron terminos para tramitación de los cambios de ubicación laboral. Se solicita por escrito por el trabajador a partir de la fundamentación de su necesidad de traslado y con una carta de aceptación del organismo que lo solicita. La entidad notifica por escrito al trabajador el resultado del análisis en un término de siete días hábiles. Si la entidad está de acuerdo en otorgar la liberación la notifica en el mismo tiempo a su organismo, quien es responsable de tramitar ante el MTSS dicho movimiento en un plazo de 30 dias.

JUNTOS, PERO NO REVUELTOS

Aunque uno se cumple dentro del plazo del otro, debe quedar claro que no es lo mismo el servicio social que la preparación complementaria.

Para los recién graduados que se incorporan al trabajo se establece que la preparación complementaria se puede realizar en el cargo que ocupan o el que pasarán a ocupar. Esta etapa se limita a un período de hasta dos años y es prorrogable por un año más, siempre determinada por el empleador, en dependencia de la complejidad del empleo y los conocimientos del trabajador.

El recién graduado desarrolla su preparación bajo la supervisión de un tutor designado por la dirección de la entidad y el jefe de la misma o quien este delegue, los que en el plazo acordado para la evaluación comprueban si cumplió los objetivos propuestos.

Si al terminar los dos años la evaluación no resulta satisfactoria se puede extender hasta un año más la preparación, ubicar en un cargo acorde con el nivel de preparación alcanzado, o proponer su ubicación en un cargo para el que posea la preparación requerida, en otra entidad del organismo. Si no resultara posible aplicar una de las variantes anteriores, se da por terminada la relación de trabajo.

La Resolución No. 30/05 del MTSS establece que si la preparación del recién egresado ocurre mientras ocupa un cargo (es decir, ubicado directamente en una plaza), este cobra el salario correspondiente a esa función, pero si no desempeña ninguno y es técnico de nivel medio recibe 250 pesos, y 275 si es graduado de la educación superior.

Reglas claras

•Durante la prestación del servicio social los graduados tienen los deberes y derechos que conciernen a su condición de trabajadores.

•El servicio social tiene una duración de tres años y se combina con el servicio militar activo, de modo que la suma de ambos complete los tres años.

•El graduado lo efectúa en el lugar y labor de la entidad donde fue asignado, y lo cumple por una sola vez, con independencia del número de carreras u otro tipo de estudios que concluya.

•Cuando un trabajador se encuentra en el cumplimiento de su servicio social no puede ser declarado disponible.

•Si una joven queda embarazada durante ese período se le cuenta como cumplimiento del servicio social.

•Quienes no se incorporen o interrumpan el cumplimiento del servicio social por causas justificadas, lo fundamentan ante el jefe de la entidad a la que fueron asignados, el que decide si procede su aplazamiento. A partir del momento en que cesen las causas, el graduado se incorpora a cumplirlo.

•A los graduados a quienes en el cumplimiento del Servicio Social se les aplica la medida disciplinaria de separación definitiva de la entidad, el organismo de procedencia lo reubicará en otra de sus entidades subordinadas, aplicando el procedimiento de cambio interno establecido en la Resolución No.8 de 2013, Anexo 2.

Vincularse con actividades o entidades afines antes de culminar la carrera muchas veces motiva para cumplir el servicio social. Foto: Roberto Ruiz

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      Héctor Esparraguera Guilarte - 16 de Julio del 2017 15:02:25 CDT

      Es un tema muy común hoy entre los jóvenes graduados de nivel superior el servicio social, pienso que hay que préstale mucha atención al tema porque en vez de un servicio social muchas veces se convierte en una frustración profesional para muchos graduados, ya que en varios casos son ubicados en entidades donde no se pueden desarrollar profesionalmente debido que la ubicación no tiene nada que ver con el perfil del graduado.

    2. 2

      Luis - 16 de Julio del 2017 17:42:17 CDT

      No sorprende al mas inexperto en la materia que los ministerios donde mas problemas haya con el adiestrado o reciengraduado sean Los ministerios de Educación Superior, de Educación, esta claro que es donde menos se gana y si en otro lugar tiene mejores resultados económicos es de esperar que desistan

    3. 3

      a lo cubano - 17 de Julio del 2017 7:58:15 CDT

      en este momento estoy cumpliendo el servicio social ,es bastante complicado leer este articulo ver por lo que pasa uno y los demas que graduaron conmigo , tema salrio no me voy a referir porque esta difil lo mismo pra un recien graduado que para uno que lleva 20 años trabajando , pero hay un tema que no se menciona en el articulo pues hoy tengo todo lel interes y la volutad de seguir superandome pero sin embargo un recien graduado no pude matricular en una maestria , en cursos de posgrado , para no decir el grito encielo que ponen las empresas si dices que esa estu intencion y las trabas que existen

    4. 4

      jorge - 17 de Julio del 2017 8:47:34 CDT

      Hace poco leí aquí en JR acerca de un joven graduado de Licenciatura en Turismo, carrera de muchas posibilidades y futuro en nuestro país, pues bien, ese joven trabaja como bici taxista, nunca laboró en el perfil en el cual se invirtió tanto esfuerzo de él y recursos por parte del gobierno. No creo que eso este bien, en alguna medida un graduado universitario debe resarcir por un período determinado, tampoco toda la vida, todo lo invertido en su formación.

    5. 5

      Palax - 17 de Julio del 2017 8:55:35 CDT

      En vez de estar amenazando con las medidas punitivas admnistrativas es mejor ponerse a pensar como solucionar atacando la causa que genera el problema y no irse por la tanjente con los efectos que crea tal situación. Lo cierto es que casi nunca los jóvenes recien egresados tienen los llamados tutores, los envian casi siempre para los lugares donde los profesionales no quieren trabajar por las pésimas condiciones laborales y la escasa remnuneración que perciben.

    6. 6

      yosjan - 17 de Julio del 2017 10:00:18 CDT

      Bueno, voy a contarles otra de tantas historiares similares, en este caso la mia: Me gradué de Ingeniería en Ciencias Informáticas en julio de 2015, en la UCI, con 4.18 puntos de promedio general (no fui de los mejores, pero tampoco de los peores) y muchos con menos promerio que yo quedaron en la misma Universidad, el hecho de que no sucediera conmigo fue más por cuestiones anti-profesionales de mi decano (Facultad 2) en aquel entonces que otra cosa. Hoy no es que quiera armar una "perreta" como se dice, pero mi caso es también tristemente célebre. Mi ubicación definitiva fue en aquel entonces la fábrica de conservas La Conchita en PRI, yo vivo en La Palma (PRI) pero dicha fábrima me queda a más de 70km (por aquí se evidencia la buena planificación de la demanda), entonces solicité un cambio de ubicación y la Universidad decidió asignarme a última hora a la Dirección Municipal de Justicia de mi municipio. Me presenté el 1ro de septiembre de 2015 y me dijeron sencillamente que ellos no tenían plaza para mi, que era un desperdicio si yo me quedaba en esa institución sin hacer nada. Se comunicaron con el Director Municipal de Trabajo y casualmente en esta entidad necesitaban un Estadístico, aprovecharon que yo era de nivel superior y me dejaron en la sede municipal del MTSS. Desde el primer día tengo la plaza fija por contrato, es decir que culminó mi adiestramiento sin haberlo comenzado, aunque no el servicio social. Tengo un salario de 385 pesos mensuales y durante este periodo me han ofrecido plazar en Joven Club (con mejor salario y responsabilidades afines a mi carrera) pero la solicitud de cambio de boleta nunca fue atendida por el MTSS, y eso fue hace casi un año. También se me han ofrecido plazas en tres ocasiones en un importante hotel que está a escasos metros de mi casa, pero mi director siempre dice que él no puede liberarme hasta que pasen los dos años. Ahora cuento los días que me faltan, y estoy considerando ya si trabajar en el hotel o en el sector turístico por cuenta propia, añoraría estar escribiendo líneas de código, pero no sé, a veces a uno le ponen piedras muy grandes en el camino, y uno se cansa de dar saltos. De cualquier forma, el próximo 1ro de septiembre, dos años después de mi llegada, a las 8am le presento al director, sobre su buró, mi carta de renuncia, para acabar el desperdicio de estos dos años perdidos por mi, y por el país y algunos dirigentes que no supieron sacar de mi el provecho que bien formaron. Saludos.

    7. 7

      otravictima - 17 de Julio del 2017 10:24:22 CDT

      Basta leer el articulo para darnos cuenta del nivel de burocracia que requiere realizar un cambio de ubicación para un recién graduado o cambio de boleta como algunos le llamamos. Primero porque cada entidad tiene su librito y lo aplica a su manera. Por ejemplo, desde que comencé mi servicio social (que luego comentaré sobre él) abogaba por un cambio hacia otra entidad porque consideraba que sería mucho más productivo y profesionalmente beneficioso para mí. Resulta que por poco tengo que hacer cambio de boleta cuando ya había culminado mi servicio social un mes antes. Cuando llego a mi actual trabajo me explican la situación, pues terminaba en Mayo y logré luego de mucha guerra que me liberaran en Junio, por eso referencio lo del librito. Ni mencionar los puestos de trabajo a los que son asignados los recién graduados. Téngase una idea que cuando me ubican llego a un departamento de Contabilidad y Finanzas siendo yo ingeniero informático, allí trabajaban 10 Especialistas y tenían a su disposición 2 computadoras. Para no extenderme, en una buena cantidad de casos coincidimos todos en que solicitaban recién graduados para que hiciésemos el trabajo de otra persona,incluso trabajo de muchísima responsabilidad que no era nuestro deber. Lejos de informatizar las muchas cosas que pueder ser informatizadas, fuimos subutilizados casi por dos años, donde aportamos mucho menos al país que si nos desempeñásemos en labores afines a nuestra carrera. No sabría decirle la cantidad de soluciones informáticas que existirían en Cuba si se organizaran grupos de desarrollo por Ministerio hasta nivel municipal. Así en vez de teclear un documento que debe ser tecleado por una secretaria, de imprimir un documentos que debe ser impreso por una secretaria, de pasar obligaciones por facturas recibidas al VERSAT que debe ser tarea de un económico, pues estaríamos desarrollando softwares que hagilisen los miles de procesos a los que diariamente nos enfrentamos los cubanos. Saludos JR, buen artículo.

    8. 8

      laura - 17 de Julio del 2017 10:57:25 CDT

      Tengo una pregunta y agradecería mucho su respuesta, soy graduada de Contabilidad en el año 2014, y estoy próxima a vencer mi servicio social, estoy esperando concluir este término para trasladarme a otra empresa que me interesa y donde tengo posibilidades de obtener plaza. Hace unos meses tuve una licencia sin sueldo de dos meses porque tuve que cuidar a mi mamá que estaba operada, ahora en mi trabajo no me quieren liberar porque dicen que debo cumplir esos dos meses en que no estuve.Hay alguna legislación que aborda este tema.

    9. 9

      Kcrespo - 17 de Julio del 2017 11:40:40 CDT

      Se me pudiera alguien decir cual es la resolución donde dice que la licencia de maternidad se cuenta como cumplimiento del servicio social.Ya que tengo varias amistades en esa situación y el organismo donde radican parece desconocer dicha resolución.

    10. 10

      a lo cubano - 17 de Julio del 2017 13:38:57 CDT

      ANEXO No. 2 PROCEDIMIENTOS PARA LA TRAMITACIÓN DE LOS CAMBIOS DE UBICACIÓN LABORAL DE LOS RECIÉN GRADUADOS DE TÉCNICO DE NIVEL MEDIO SUPERIOR Y DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR GRADUADOS DE EDUCACIÓN SUPERIOR  Se presenta al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social la carta de solicitud de liberación por parte del organismo, con la fundamentación correspondiente y la carta de aceptación del organismo hacia donde se está proponiendo trasladar al graduado.  En el caso de los graduados que son asignados a los organismos de la Administración Central del Estado, solo pueden emitir la carta de liberación o aceptación, los Viceministros que atienden Recursos Humanos o el homólogo, en el caso de los graduados asignados a órganos y entidades nacionales.  La liberación para el cambio de ubicación laboral solo puede ser efectiva, con la aprobación de la autoridad facultada del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, encargada de estas funciones.  Las direcciones de Trabajo provinciales, a partir de la carta de aprobación del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, emiten las boletas de ubicación laboral de los graduados.  Cuando el movimiento del graduado es una reubicación dentro del propio organismo, se hace efectivo con la carta emitida por los directivos facultados, en la presente, para estas funciones

    11. 11

      Jorge tavel - 17 de Julio del 2017 17:05:02 CDT

      la solucion es sacar de sus puestos a esos dirigentes que no tengan titulos universitarios y darselos a quienes tengan y tambien mejores ideas la politicas de cuadros es absurda

    12. 12

      Adilia - 18 de Julio del 2017 14:49:33 CDT

      Es bien triste lo que pasa con el servicio social y los recién graduados, mi hijo fue captado cuando terminó la secundaria para ingresar en el primer curso de Técnicos de la Industria Petrolera en la prov de Cienfuegos, le llegó la carrera de Tec. Medio en Mecánica del Petróleo, cursó tres años en el Politécnico 5 de Sept. de Cienfuegos, realizó sus prácticas en la Refinería Camilo Cienfuegos, al graduarse se lo llevaron para el servicio militar cuando regresó le dieron una ubicación laboral ficticia en un central azucarera, por más que me quejé hasta el Comité Militar nadie me dio una respuesta entonces no me quedó otra alternativa que salir yo a conseguirle un trabajo que bien difícil están, me pregunto ¿para qué los captan y preparan si después nadie los quiere y ni derecho tienen a un servicio social.

    13. 13

      Modesto Lector - 18 de Julio del 2017 18:47:10 CDT

      Sobre este tema del comúnmente denominado período de servicio social o técnicamente ¨adiestramiento laboral¨ hay disímiles ejemplos que desafortunadamente ilustran la falta de objetividad y relación entre lo recibido en el plan de estudios de una especialidad universitaria y la ubicación inmediata de los egresados de este nivel de enseñanza, lo cual atenta contra el propio comportamiento económico de una entidad X con plantillas ¨infladas¨ de profesionales sub-utilizados y el estado anímico del individuo que después de toda una trayectoria de estudio impregnada de mucho sacrificio de todo tipo se contagia desde la fase inicial de su vida útil como fuerza laboral activa en una sociedad a una desmotivación y frustración que invadirá paulatinamente su existencia como ser social. Una referencia real que justifica este planteamiento se manifiesta en muchos de los egresados de la Especialidad de Lengua Inglesa en la Universidad de Oriente, que como el que suscribe en esta ocasión, nos hemos formado como profesionales en la traducción – interpretación en este idioma y la lengua materna y hasta con un segundo idioma extranjero – idioma francés – a través de la sede de la Alianza Francesa de Santiago de Cuba y desde el segundo año lectivo se planifica un mes de práctica en instalaciones turísticas para vincular lo aprendido teóricamente con las funciones prácticas de posibles perfiles de trabajo, sin embargo, la realidad resulta totalmente diferente cuando llega el momento de la asignación según las boletas de ubicación donde generalmente, la ÚNICA opción disponible es la rama de la EDUCACIÓN, ya sea en el MES o en el MINED, lo cual puede convertirse en una experiencia traumática al consumir este período de ¨servicio social¨ en un sector que te inhabilita u obstaculiza la futura entrada a otros sectores de la economía que aportan un mayor rendimiento en la economía personal de cada egresado con conocimientos idiomáticos, por ejemplo, el codiciado MINTUR. No es menos cierto el déficit real de profesionales de este giro en los niveles de enseñanza, pero una especialidad similar con un enfoque primordialmente metodológico existe en las Universidades Pedagógicas donde se gradúan los Licenciados en Educación, sin embargo, en muchas ocasiones uno mismo es testigo de como graduados de los centros pedagógicos se infiltran en puestos de guías de turismo y otros perfiles ajenos a su preparación profesional. Este es solo un breve bosquejo de una realidad lamentable para muchos colegas que han incluso decidido buscar otros horizontes para sentirse REALIZADOS.

    14. 14

      Aníbal Sánchez Numa - 18 de Julio del 2017 20:25:10 CDT

      "No sabría decirle la cantidad de soluciones informáticas que existirían en Cuba si se organizaran grupos de desarrollo por Ministerio hasta nivel municipal. Así en vez de teclear un documento que debe ser tecleado por una secretaria, de imprimir un documentos que debe ser impreso por una secretaria, de pasar obligaciones por facturas recibidas al VERSAT que debe ser tarea de un económico, pues estaríamos desarrollando softwares que hagilisen los miles de procesos a los que diariamente nos enfrentamos los cubanos" No podría decirlo mejor. Desde que Fidel avizoró la importancia de la Ing. Informática para el desarrollo del país y se creó la UCI me ha estado chocando el desperdicio que existe de estos profesionales a los que se le asignan tareas "tontas" (por decirlo de algún modo) en lugar de ponerlos a informatizar realmente. Ahora se ha creado la UIC (Unión de Informáticos de Cuba), esperemos buenos resultados. El artículo es excelente.

    15. 15

      Wendy - 18 de Julio del 2017 23:04:43 CDT

      Me parece bien que aborden este tema. Creo que deberian tambien investigar sobre que hacer para que estas cosas no sucedan mas. Yo soy graduada de Lic. Matematica, no tengo que decir que no somos muchos los graduados de esta carrera. Creo que hacemos falta para el desarrollo de nuestro pais y son muy pocos los lugares donde somos solicitados, aunque en los ultimos años ha mejorado. Yo en particular tuve una ubicacion donde ni plan de adiestramiento tuve, mucho menos tutor y aun a sabiendas de ello no me quisieron liberar para culminar mi servicio social en otro lugar. Tampoco es tan sencillo el tramite, no es como si todo el mundo dijera que si te liberará. Creo que lo importante en algunos lugares es que se den cuenta que el servicio social es al estado, no a un empleador en especifico. Ademas en medio de los tramites somos maltratados y esto quita todo entusiasmo de trabajar nuevamente para el sector estatal donde ademas no somos remunerados lo suficiente.

    16. 16

      Pedro Guerra Garcés - 19 de Julio del 2017 11:12:39 CDT

      Soy informatico formado por la revolución y he visto esto muchisimas veces, de lugares que tienen plazas de informáticos pero por decisión de su organismo superior son reservadas para Graduados de la UCI, esta Universidad tiene bien ganado su prestigio, pero ahora me pregunto. Estan todos sus ingenieros listos para enfrentarse al trabajo diario y cotidiano frente a una PC con un Sistema Windows XP y 512 MB de RAM, o estan listos para instalar un Sistema Operativo, hago esta reflexión porque he sido testigo y lo he sufrido que empresas que ubican a estos Ingenieros muy bien formados en la Universidad y a los tres días de comenzado su trabajo se le echa a perder un sistema operativo y no hay dios, ni manera posible que este licenciado sepa o domine como instalar un sistema operativo a través de una memoria USB, no saben, por eso hago esta reflexión, no pongo en dudas ni entre dichos el prestigio de esta Universidad, pero no creo que sea pertinente que empresas y entidades tengan estas plazas reservadas para estos Ingenieros de la UCI si al final un técnico medio o un simple informático didacta pueda resolver un problema de esta indole y un Ingeniero graduado de la Universidad de las Ciencias Informáticas no pueda hacerlo o no sepa como hacerlo. Reflexionemos como esto!!!!

      Jovenes Foto: Abel Rojas Barallobre

      del autor

      en esta sección