Irma inició su terrorífico azote al Caribe

El ojo del poderoso huracán pasó sobre Barbuda, víctima de graves daños, y adonde se trasladó el primer ministro Gaston Browne. Sus vientos se sentían en Puerto Rico cuando todavía no había llegado. Declaran emergencia en Florida

Autor:

Marina Menéndez Quintero

SAN JUAN, septiembre 6.— Cuando Irma aún no había tocado tierra boricua, los fortísimos vientos del huracán con su combinación catastrófica de vendavales, oleaje y lluvias, como lo describió Reuters, eran ostensibles en esta capital, y apenas dejaban a la periodista de Telesur sostener el micrófono, en un reporte en vivo realizado desde la calle.

La escena dejaba palpar lo que sería su paso, en unas horas, por Puerto Rico, y lo que significó el tránsito del poderoso meteoro, ya con categoría Cinco y vientos de 295 kilómetros por hora (kph), por el norte de Islas Vírgenes.

Despachos cablegráficos hablaban de una estela de destrucción a su paso antes, en la madrugada, por Antigua y Barbuda, Tortola, así como Saint Martin, cuyo aeropuerto resultó prácticamente destruido, así como varios edificios considerados de alta resistencia, dijeron agencias de prensa.

Destrozos en Antigua y Barbuda

Aunque notas publicadas en distintos sitios web hablaron de dos muertos, otros despachos no se atrevían a concluir cifra de daños, pues todavía no existían reportes conclusivos. Se trata de uno de los cinco huracanes más poderosos del Atlántico en los últimos 80 años, ha dicho el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU., y del ciclón más poderoso a la fecha en la región fuera del Mar Caribe y el Golfo de México.

Una dramática nota publicada en la web del diario La Prensa, de Honduras, citaba a una emisora local para dar cuenta que en Antigua los daños fueron menores, pero que no habían recibido «ni una palabra» desde Barbuda, donde viven dos mil personas. «El huracán pasó justo por encima», afirmaba el periodista Chris Stewart, en tanto, Sherrod James, subdirector de la Oficina Nacional de Servicio de Desastres de las islas, aseveraba que «estamos tratando de conseguir un equipo para ver cuál es el estado allí».

Poco después, una entrevista concedida por el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, a la radioemisora de Antigua ABS vía satelital, rompía la incomunicación con ese territorio y afirmaba que Barbuda, por donde pasó el ojo del huracán, quedó casi completamente destruida.

Durante la entrevista, publicada por el puertorriqueño diario El Nuevo Día, Browne confirmó que la mayoría de las estructuras de vivienda fueron destruidas pero las noticias sobre si hubo muertes eran contradictorias, afirmó el periódico boricua, que dio cuenta de la llegada del Primer Ministro a Barbuda en helicóptero.

En general, los reportes directamente desde las pequeñas islas por donde inició el trayecto caribeño de Irma eran escasos en la tarde de este miércoles.

Fuertes vientos en San Martín

A esa hora, Irma se encontraba a unas 26 millas al norte de la capital puertorriqueña, y en localidades como la isla de Culebra, el primer lugar donde impactaría en tierra boricua, se sentían también los primeros embates, con vientos sostenidos de entre 120 a 140 millas (193 kilómetros hora), dijo el sitio La Opinión. También azotaban las ráfagas y altas olas en la islita de Vieques, y en otras localidades como Fajardo y Luquillo, al este.

De acuerdo con el Servicio Nacional de Meteorología (SNM) de Puerto Rico, alrededor de 20 municipios de los 78 existentes sufrían riesgo de quedar inundados, dijo EFE.

Los vientos ya habían causado fuertes daños en localidades como Caguas, en el centro de la isla, donde había varios postes tendidos y semáforos colgando. Más de 500 000 personas estaban ya sin energía eléctrica, informó el diario El Nuevo Día al citar al gobernador, Ricardo Roselló, en conferencia de prensa.

Un total de 700 personas habían buscado refugio en escuelas habilitadas al efecto, en tanto el gobernador Rosselló instaba a los 3,4 millones de habitantes de la isla a buscar cobija en alguno de los 460 refugios de emergencia abiertos, dijo Reuters.

En San Juan, la mayoría de los negocios estaban cerrados y las calles casi vacías.

Mientras, en Florida, por donde se esperaba el paso de Irma al abandonar el área caribeña, se tomaban recaudos luego de que el presidente Donald Trump declarara el estado de emergencia para ese estado así como para Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses. Ello, dijo la Casa Blanca, permitirá el desembolso de fondos de emergencia.

Afectaciones en Puerto Rico antes del paso de Irma.

Las autoridades en los Cayos de Florida llamaron al inicio de una evacuación obligatoria de visitantes y se ordenó el cierre de las escuelas públicas del sur del estado.

A los residentes de áreas bajas en el condado de Miami-Dade se les ordenó trasladarse hacia áreas más seguras, y el gobernador de Florida, Rick Scott, dijo que se realizarían más evacuaciones obligatorias a medida que Irma avance, ya que se espera que provoque marejadas de hasta tres metros, indicaron despachos de prensa.

En las redes sociales también podían verse fotos de anaqueles semi vacíos en Miami, luego de las conocidas compras de pánico y, como decía una usuaria de Facebook, «cuando todavía Irma no ha pasado».

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.