Sequía herida, pero aún viva y amenazando

Los registros de la Delegación Provincial de Recursos Hidráulicos indican, de manera preliminar, que el volumen de precipitaciones del pasado mes lo ubicó como el más húmedo de todos los septiembres desde 1961. La cifra: 443 milímetros, contra una lámina histórica de 163 milímetros

Autor:

Luis Raúl Vázquez Muñoz

CIEGO DE ÁVILA.— Muchos comienzan a respirar en Ciego de Ávila. Las últimas lluvias, desde la aparición de Irma hasta las más recientes, han empezado a disipar el ambiente de sequía vivido por el territorio en los últimos años y que ubicó a la región avileña como una de las más afectadas del país.

De entrada, los registros de la Delegación Provincial de Recursos Hidráulicos indican, de manera preliminar, que el volumen de precipitaciones del pasado mes lo ubicó como el más húmedo de todos los septiembres desde 1961. La cifra: 443 milímetros, contra una lámina histórica de 163 milímetros.

Los «diluvios», asociados a formaciones tropicales en el mar Caribe y el océano Atlántico, también dispararon otros datos. En los primeros cinco días de octubre cayeron, como promedio, más de 90 milímetros, lo que representa el 65 por ciento de lo que debe llover durante el décimo mes del año en Ciego de Ávila.

Buena noticia, más si se tiene en cuenta que varios territorios vuelven a la normalidad con el tema del agua. Es el caso, por ejemplo, de Florencia, considerado el municipio más afectado y con sus fuentes colapsadas al finalizar el primer semestre del año. En las últimas jornadas, los pluviómetros han marcado allí un promedio por encima de los 120 milímetros y en los pozos de varias comunidades rurales comienza a brotar agua.

Las presas respiran. El complejo Liberación de Florencia, el mayor embalse artificial de la provincia y con capacidad para más de 79 millones de metros cúbicos, almacena por encima de 61 millones (el 77 por ciento de su nivel máximo). Las Margaritas llegó a su tope de siete millones y se encuentra aliviando.

En total, los seis embalses artificiales de la provincia poseen hoy más de 118 millones de metros cúbicos, el 79 por ciento de su capacidad. Los naturales también superaron la agonía; sobre todo la laguna La Redonda, casi seca antes de Irma y actualmente en su nivel límite: 80 millones. La Leche, el mayor lago de Cuba, también se encuentra a tope: 130 millones.

La sequía, sin embargo, late, y con fuerza, en el manto freático, la principal reserva acuífera de la provincia. Hoy ese volumen está al 43 por ciento de su capacidad, gracias a la recuperación de más de 346 millones. Sin dudas, un dato para alzar las copas y brindar; sobre todo cuando los registros nos recuerdan que al finalizar agosto en el subsuelo avileño solo existían 96 millones, de una capacidad para más de 800 millones de metros cúbicos de agua.

No obstante, de 12 sectores en la cuenca norte, ocho se encuentran en situación desfavorable y sigue en coma la zona de Ruspolí, cuyos pozos abastecen a la capital provincial. Como afirman los especialistas: ha llovido, es cierto, pero existían muchas áreas en situación crítica y se necesitan más lluvias para llevarlas a la normalidad, o al menos a situación favorable, como ha ocurrido en los tres sectores de la cuenca sur.

El saldo final es que, al menos durante los próximos meses, la provincia cuenta con el agua suficiente para regar los tan necesitados cultivos de ciclo corto, que deben paliar el daño a la agricultura y la ausencia de alimento en las placitas.

Por su parte, los pronósticos del Centro Meteorológico Provincial anuncian que las precipitaciones se mantendrán en octubre. Sin embargo, a partir de noviembre y hasta abril de 2018 estará en plena evolución el fenómeno de La Niña, lo cual traerá un período seco.

Serán algo más de cinco meses sin lluvia. De no mantenerse un control en el uso del agua, podría significar un retroceso.  Por eso, a partir de enero, es probable que ciertas restricciones se mantengan, a pesar de las contrariedades que puedan originar. La sequía ha sido herida, felizmente; pero todavía no ha dicho adiós en Ciego de Ávila. Veremos qué pasa en octubre.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.