Honrar al «Preso 113»

Para conocer más sobre aquel jovencito de 16 años que fue hecho prisionero, condenado a seis años de cárcel por el colonialismo español, y que padeció en su cuerpo y su mente los horrores del presidio, tuvo lugar el 4to. Coloquio Martiano El Preso 113 en el Museo Fragua Martiana

Autor:

Yunet López Ricardo

Para conocer más sobre aquel jovencito de 16 años que fue hecho prisionero, condenado a seis años de cárcel por el colonialismo español, y que padeció en su cuerpo y su mente los horrores del presidio, tuvo lugar el 4to. Coloquio Martiano El Preso 113 en el Museo Fragua Martiana.

Allí, donde en el siglo XIX estaban las canteras de San Lázaro en la capital y Martí hizo trabajos forzados, se reunieron estudiantes de Derecho y Ciencias Médicas, jóvenes oficiales del Ministerio del Interior, muchachos del Movimiento Juvenil Martiano (MJM), y abuelos de la sede del Adulto Mayor de Centro Habana.

El profesor de la Universidad de La Habana y especialista principal de la Fragua Martiana, Carlos Manuel Marchante, profundizó en el tiempo que Martí estuvo en presidio, y sobre ese tema varias ponencias fueron presentadas, entre ellas la de Jennifer Elías y Derlis Marín, alumnas de la Facultad de enfermería Lidia Doce.  

Yusuam Palacios, presidente del MJM de Cuba, explicó a JR la importancia de que cubanos de diferentes generaciones se reúnan a conversar y aprender sobre el Apóstol, especialmente acerca de su etapa en el presidio. «Aquí descubrió lo más duro y cruel del colonialismo, y logró sobreponerse a esos padecimientos. A partir de entonces se hizo más revolucionario y defendió con más fuerza las ideas que ya había escrito y por las que murió.

«Aquí estamos para compartir criterios sobre él y traerlo al presente, mantener vivo su legado en estos momentos tan complejos, y decir otra vez que hay que seguir buscando en Martí la plataforma teórica, ideológica y cultural para salvarnos de la mayor guerra que se nos hace: la de pensamiento».

 

 

 

  

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.