Volverán a armarse los estudiantes en la escalinata si tuviéramos que defender nuestro suelo - Cuba

Volverán a armarse los estudiantes en la escalinata si tuviéramos que defender nuestro suelo

Palabras de Raúl Alejandro Palmero Fernández, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria, en la gala político-cultural en ocasión del aniversario 95 de la fundación de la FEU. Teatro Karl Marx, 16 de diciembre de 2017. Año 59 de la Revolución

Autor:

Juventud Rebelde

Compañeros de la presidencia:

Invitados:

Compañeros todos de la FEU:

 

El 20 de diciembre de 1922 Julio Antonio Mella impulsa la fundación de la Federación Estudiantil Universitaria. La situación del estudiantado cubano yacía en la precariedad, la falta de participación e influencia en la toma de decisiones políticas y la sumisión en una profunda crisis del sistema educacional, incompatible y contrapuesto a la historia, cultura y valores patrios.

Por eso, en medio de un movimiento reformista regional, y ante el ejemplo triunfal de la Gran Revolución Socialista de Octubre, surgió una organización que logró la cohesión dentro de la diversidad; y que ha mantenido hasta nuestros días un fin esencial, que el intelectual y revolucionario Armando Hart Dávalos definiera con precisión: «Unir, con inteligencia y amor».

Los estudiantes cumplieron dignamente el papel de protagonistas en nuestras luchas. Las aulas se convirtieron en centros de reflexión, conspiración y generación de acciones revolucionarias.

Un hecho agudizaría la situación existente: el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, que trajo consecuencias nefastas para todos los sectores de la nación, pero provocó que surgieran desde el centro de la miseria y la corrupción la fuerza y el temple de José Antonio Echeverría Bianchi al frente de la FEU, y el liderazgo de un hombre adelantado a su época que lograría reunir lo mejor de nuestra juventud en el año del Centenario del Apóstol: Fidel Castro Ruz.

Las dos grandes fuerzas revolucionarias del momento fundirían su accionar político en la insigne Carta de México, documento que hasta nuestros días ha significado la base de la unidad entre los estudiantes y su Revolución.

Compañeros de la FEU: Si antes Mella y José Antonio soñaban con la sostenibilidad de una Universidad Popular, hoy podemos decir —sin temor a equivocarnos— que ¡Cuba entera es una Universidad Popular!, guiada por el ideario de José Martí. Y si en algún momento se vio como un sueño la creación de una ciudad universitaria donde nuestros jóvenes además de estudiar pudieran garantizar sus necesidades, podemos decir ¡que muchas de nuestras universidades son verdaderas ciudades!

Incluso hoy, cuando en todas partes del mundo sigue siendo una utopía el cogobierno estudiantil en las instituciones de la Educación Superior, la FEU es miembro pleno de los consejos universitarios en nuestros centros de altos estudios. Las aulas no solo se han pintado de negro, mulato, de mujer y campesino, sino que se han llenado también de angolanos, saharauis, palestinos, latinoamericanos y otros muchos compañeros de múltiples nacionalidades que hoy comparten su formación junto a nosotros, pero que también nos acompañan en el camino de resistencia por defender las conquistas revolucionarias.

El derecho a recibir una educación pública, gratuita y de calidad, ¡está garantizado!, no solo por la generosidad de las leyes y políticas públicas de la Revolución, sino porque los estudiantes ¡jamás! permitiremos que no los arrebaten.

A nuestros compañeros del Directorio Revolucionario 13 de Marzo y del Movimiento 26 de Julio aquí presentes, les decimos que hoy las aulas y locales que ustedes emplearan para organizar mítines y manifestaciones a sabiendas de una segura represión, son utilizadas por el estudiantado para continuar alcanzando conquistas. Contamos con numerosos espacios de representación, participación, y me atrevo a decir que en Cuba no se toma una decisión importante, que en Cuba no se piensa en desarrollo, sin contar con la juventud, sin contar con los estudiantes.

En sus años de vida, nuestra organización no descansa en la exposición de lo más valioso y autóctono de la cultura nacional; es expresión de cómo las universidades han sabido formar, primero hombres y mujeres, y luego profesionales. En las brigadas se respira el ánimo de llevar el deporte, el arte y la ciencia hacia afuera de los muros de la universidad.

La defensa de los principios, ¡sin vacilación!, en nuestro entorno y a través de las redes sociales; los proyectos de impacto social; el apoyo a la cobertura docente; las labores para la producción y la defensa; la efectiva participación, aún latente de los jóvenes en la recuperación tras el huracán Irma; los miles de estudiantes que actúan como colaboradores en las elecciones generales del Poder Popular; los buenos resultados docentes y la producción científica son solo algunos ejemplos del aporte de la organización a la construcción de nuestra sociedad.

Debemos continuar fortaleciendo la brigada, cimiento seguro de esta gran obra casi centenaria; el debate enriquecedor para construir y perfeccionar debe fructificar, sin dejar ni un ápice de espacio a todo aquello que intente desunir o confundirnos.

Ya son 95 años, orgullosos de mirar el camino andado y saber que hemos sido fieles a las ideas de Fidel. Para él, nuestro compañero más querido, el eterno agradecimiento por tantas horas compartidas; por el consejo certero, por la sonrisa sincera; el eterno agradecimiento por darnos la oportunidad de sudar y luchar juntos, por guiarnos hacia el camino que verdaderamente libera al hombre de la enajenación; para él, la tranquilidad de que la FEU, junto a la vanguardia de la Unión de Jóvenes Comunistas y bajo la guía indiscutible de nuestro único Partido, seguirá siendo una trinchera de rebeldía en defensa del proyecto socialista.

Ante los nuevos retos que se avecinan en un mundo sumido en la banalidad y en la cultura de la imposición, frente al camino falso y vacío de «terceras vías», ante las amenazas externas y la guerra de símbolos, los estudiantes cubanos, los seguidores de Mella, José Antonio y Fidel, los orgullosos miembros de la Federación Estudiantil Universitaria, reafirmamos: ¡Que no se equivoquen!, porque ¡aquí está nuestra historia!; ¡porque aquí están nuestros símbolos, los del presente y los del futuro!, ¡y porque volverán a armarse los estudiantes en la escalinata si tuviéramos que defender nuestro suelo!

¡Viva por siempre la Federación Estudiantil Universitaria!

¡Viva por siempre el ejemplo de Fidel Castro Ruz!

Socialismo o Muerte; Patria o Muerte: ¡Venceremos!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.