Nominación de virtud y actitud política

El sistema electoral de la democracia socialista cubana vivirá hoy uno de sus momentos más peculiares. En sesiones extraordinarias de las asambleas municipales del Poder Popular, los delegados que las conforman, en sagrado ejercicio de representación, decidirán las candidaturas para delegados a las asambleas provinciales y diputados a la Asamblea Nacional

Autor:

Juventud Rebelde

El sistema electoral de la democracia socialista cubana vivirá hoy uno de sus momentos más peculiares. En sesiones extraordinarias de las asambleas municipales del Poder Popular, los delegados que las conforman, en sagrado ejercicio de representación, decidirán las candidaturas para delegados a las asambleas provinciales y diputados a la Asamblea Nacional, por las que los hijos de este pueblo, en calidad de electores, votaremos el próximo 11 de marzo. Al momento tan especial de este domingo los delegados a las asambleas municipales deben acudir para escoger entre un tipo especial de ciudadano, además de por su pulcritud moral, por su vocación política. A los puestos del Poder Popular en Cuba somos nominados para ejercer un mandato que nos confía el pueblo con su voto, y que debemos honrar con aptitud decorosa y honorable, y también con eso que en sicología social se denomina hoy la «actitud política». Se es propuesto, además de para representar, para mandar

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.