Escudo protector de cara al mar

Roxana Rivas Fuentes y Ricardo León Robles no se conocían. Los cientos de kilómetros que separan a Gibara, Holguín, de Caibarién, Villa Clara, no lo habían permitido, pero...

Autor:

Aileen Infante Vigil-Escalera

Roxana Rivas Fuentes y Ricardo León Robles no se conocían. Los cientos de kilómetros que separan a Gibara, Holguín, de Caibarién, Villa Clara, no lo habían permitido, pero cuando se siente, como ellos lo hacen, la responsabilidad de velar por la seguridad de la tierra patria, de las aguas que bañan sus costas, a estos adolescentes de apenas 15 y 18 años de edad los une un lazo mucho más fuerte.

Residentes en zonas costeras, se incluyen entre los 2 032 jóvenes que al cierre de 2017 integraban los 307 Destacamentos Mirando al Mar (DMM) que en todo el país, y como estructura de base de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), apoyan diariamente el trabajo de las Tropas Gaurdafronteras contra las salidas ilegales, infiltraciones enemigas, recalos de drogas y acciones depredadoras de la flora y la fauna.

Para Roxana dejar el Destacamento infantil de su comunidad —uno de los 148 existentes en el país— para integrar el DMM, fue el paso más lógico al arribar a los 14 años de edad. Su selección como líder de los 27 bisoños que lo integran, es fruto de su sentido de responsabilidad y compromiso. Con sus compañeros se encarga no solo de velar por la higiene de la playa, sino de impedir que residentes y visitantes al lugar sustraigan especies endémicas de la zona, una de las más afectadas por este flagelo en el país.

Desde que hace cuatro años ingresó a la Escuela provincial de velas Marcelo Salado Lastra, Ricardo se incorporó al DMM que ahí radica para, de conjunto con los CDR, velar por la seguridad del litoral. Al frente de 29 jóvenes miembros de su grupo, también es un activo participante en las actividades educativas y preventivas que organizan en las escuelas y los barrios cercanos.

Porque para los 6 873 miembros de los DMM en todo el país —entre los que sobresalen 2 231 mujeres—, proteger la seguridad nacional y enfrentar los delitos en las costas son objetivos centrales de su día a día. Para ello, aseguran, es vital la prevención educativa.

«El éxito del enfrentamiento a estos flagelos —y principalmente el del consumo de drogas— está en consolidar el rechazo de la familia y la juventud, y este solo se logra mostrando la complejidad y cercanía del fenómeno, con la asimilación de que es un problema que hay que evitar», aseguró el coronel Juan Carlos Puey Guerra, jefe de la Dirección Nacional Antidroga, del Ministerio del Interior.

«Es de suma importancia seguir potenciando acciones de esta magnitud en el convulso escenario internacional en el que Cuba defiende su política de tolerancia cero a las drogas», explicó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.