Juventud Rebelde - Diario de la Juventud Cubana

Señal perpetua

Es como un signo eterno del arrojo verde olivo que, en este paraje de Monte Ruz, cambió todo. O casi todo

Autor:

Haydee León Moya

El Aguacate, El salvador, Guantánamo.— Es como un signo eterno del arrojo verde olivo que, en este paraje de Monte Ruz, cambió todo. O casi todo. Porque no cambió —pues no se da la vuelta a lo que es auténtico—, el bravo espíritu de la gente que en ese sitio fue sostén de una lucha fundamentada en la justicia.

En aguacate de Monte Ruz, el 26 de marzo de 1958, el entonces Comandante Raúl Castro Ruz instaló la primera comandancia del II Frente Oriental Frank País.

Fue abrigo del mismo una casa de madera, techada con tejas metálicas y con piso de cemento, a la que entonces todos por allí llamaban la Casa de la Viuda, propiedad de una latifundista cuando por allá comenzó a afianzarse la hombrada guerrillera.

Esa misma morada de dos portales es, desde el 9 de abril de 1983, el museo Memorial Comandancia El Aguacate. En torno a la institución se mantiene viva la historia, que se observa en los bien conservados objetos personales pertenecientes a los combatientes, fotos y piezas de acciones militares y relacionadas con la fundación del II Frente, pero también en cada palmo de los alrededores de esa tierra donde hubo, eso sí, una revolución que cambió la vida de la gente.

Ahora el patrimonial inmueble transita por un momento muy esperado por allá, a propósito del aniversario 60 de la Comandancia.

Un intenso programa de reparación y mantenimiento, en el que participan brigadas de Cultura y de la empresa agroforestal del municipio de El Salvador, va dejando su brillo en paredes, barandas, puertas, ventanas y el techo de la antigua vivienda, construida entre 1951 y 1953.

También se revitaliza la señalización con tarjas metálicas de algunos espacios aledaños a la instalación y locales interiores, así como se acomete el acondicionamiento del área exterior del Memorial.

Pero, como hacen notar algunos pobladores de El Aguacate y más allá, el renuevo se extiende en toda la comarca. Mayda de León Ribeaux, encargada por la dirección provincial de Educación para atender el municipio, da fe, por ejemplo, del rescate de la funcionalidad del Centro de pioneros exploradores, contiguo a la Comandancia.

Con capacidad para que los fines de semana roten por el centro 50 niños de las escuelas de la zona, el campamento cuenta ahora con dos albergues, baños, comedor, enfermería y áreas de juegos y de exploración abierta, completamente acondicionados y remozados.

Ronald Hernández, jefe de Inversiones en la dirección municipal de Educación, destacó que la instalación de un panel fotovoltaico ahora hace posible que puedan funcionar permanentemente el aula-museo del centro, además del televisor y las luminarias recién instaladas.

Ese «alumbrón» beneficia también el servicio eléctrico comunitario nocturno, que se amplía de dos a cuatro horas por plantas generadoras estacionarias.

La próxima celebración del aniversario 60 de la Comandancia ha impulsado otras realizaciones en Monte Ruz. Juan Carlos Tejeda, presidente del Consejo Popular, habla del mantenimiento en los viales, de la electrificación con paneles fotovoltaicos del asentamiento poblacional La Escondida y del mejoramiento que se aprecia en varios puntos de esas lomas que son símbolo del arresto verde olivo que comandó en El Aguacate.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.