Prioriza Pinar del Río control biológico en sus plantaciones

Vueltabajo es una de las provincias de avanzada en la producción de organismos para combatir las plagas en los diferentes cultivos

Autor:

Dorelys Canivell Canal

PINAR DEL RÍO.— La ampliación de los locales, la adquisición de equipamiento como autoclaves, destiladoras, envases, pesas, y termohidrómetros, y la capacitación de los trabajadores, permiten en la actualidad que Vueltabajo sea una de las provincias de avanzada en la producción de organismos para combatir las plagas en los diferentes cultivos.

Un total de siete organismos que actúan como controladores biológicos son producidos en los 12 Centros de Reproducción de Entomófagos y Entomopatógenos (CREE) del territorio.  Según explicó Ariel Castillo Rodríguez, jefe del departamento de Sanidad Vegetal de la Delegación Provincial de la Agricultura, Pinar del Río tiene un trabajo sostenido durante los últimos tres años en el manejo de la lucha biológica, método de control natural o aplicado que actúa contra las plagas en aquellos lugares en los que se ha roto el equilibrio biológico.

Al respecto, Isabel Díaz Rodríguez, especialista de lucha biológica, especificó que dentro de los entomopatógenos producidos, identificados como hongos y bacterias biorreguladores en los ecosistemas agroecológicos, están el Bacillus thuringiensis, que se emplea contra el cogollero, en el tabaco; la margaronia, en la calabaza, y la primavera en el maíz; y la Trichoderma spp contra la pata prieta en el tabaco y los nematodos en los frutales.

También figuran las producciones de Beauveria bassiana que ataca al tetuán del boniato y al picudo negro del plátano;  así como de Verticillium lecanii, contra la mosca blanca y los pulgones, en las hortalizas, y el Metarrhizium anisopliae , contra el picudito acuático del arroz.

Precisó la especialista que dentro de los entomófagos (insectos), línea que debe fortalecerse a partir del último trimestre del año, están la Trichogranma sp, listo para contrarrestar el Falso medidor de los pastos y la Primavera de la yuca; y la Cephalonomia stephanoderis, en función de la Broca del café.

Un ejemplo de la aceptación que tiene la lucha biológica dentro de los campesinos, es que de los más de 9 000 productores de tabaco con que cuenta la provincia, aproximadamente un 60 por ciento aplica Trichoderma spp, como parte de la estrategia de protección fitosanitaria; y el ciento por ciento de las áreas especializadas en el arroz recibe las producciones del CREE de su Empresa.

Puntualizó Castillo Rodríguez, que en el caso del tabaco, a pesar de las limitaciones, se priorizan las vegas finas, los semilleros y el tapado de los municipios con mayores volúmenes de producción.

El empleo de controladores biológicos en la agricultura reduce las importaciones, y aunque su acción se aprecia de forma sostenida a un mediano y largo plazo, garantiza su estabilidad en los ecosistemas, protege el medio ambiente y la salud humana, al sustituir el uso de productos químicos.

Este 2018 el plan de producción de entomopatógenos es de 71 toneladas, y para el año próximo la cifra debe ascender a 100 toneladas con la puesta en funcionamiento del CREE del municipio de San Luis. En el último trimestre la cantidad de entomófagos debe llegar a 100 000 000.

Para evaluar el trabajo sobre la lucha biológica, y crear nuevos enfoques y proyectos en función de este tema, sesionará en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca, entre el 11 y el 15 de junio el Taller Nacional de Lucha Biológica, al que asistirán representantes de todo el país.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.