Juventud Rebelde - Diario de la Juventud Cubana

Desfibradora de coco de Baracoa se abre camino en el mercado extranjero

Ya fueron compradas las primeras 20 toneladas de un polvo extraído del carapacho de ese fruto, demandado internacionalmente en la elaboración de un sustrato que se emplea como abono para cualquier cultivo

Autor:

Haydee León Moya

BARACOA, Guantánamo.— Después de un satisfactorio período de ajuste de la tecnología y del proceso fabril en una línea de producción novedosa para el país, la recién estrenada planta desfibradora de coco de este municipio del oriente cubano, logra la exportación de las primeras 20 toneladas de un polvo extraído del carapacho de ese fruto, demandado internacionalmente en la elaboración de un sustrato que se emplea como abono para cualquier cultivo.

Obtenido durante el proceso de obtención de fibras cortas de coco seco, la tonelada de ese serrín, fue cotizada a 400  dólares por un cliente chileno especializado en labores hortícolas y de jardinería.

Celia Creagh Hernández, directora técnica, productiva y comercial de la empresa provincial Industrias Locales Varias Guantánamo, a la que pertenece la instalación, informó a Juventud Rebelde que en planta baracoense se obtiene el mencionado polvillo, que es la base de un abono natural rico en nitrógeno, sodio, magnesio, carbono, calcio y potasio, y que en la actualidad Cuba adquiere en el mercado extranjero.

Precisamente por eso, agregó, elaboran un proyecto para obtener el financiamiento que le permita sustituir la importación de ese producto a partir de las condiciones que existen en la moderna planta, instalada a un costo de 330 mil pesos y más de 68 mil dólares, como parte de las inversiones que se ejecutan para el encadenamiento productivo de ese cultivo,

Según la mencionada fuente, no cuentan con la materia prima que le permita poner a plena capacidad la planta (puede procesar  hasta dos toneladas de caparazones por hora), en los próximos días exportarán el primer lote de fibras cortas y  largas, para la que han encontrado clientes en Centroamérica y Europa que emplean esa materia prima en la fabricación de colchones y alfombras, fundamentalmente.

Los precios de las fibras cortas, obtenidas con el carapacho seco, oscilan entre 1 000 y 1 200 dólares la tonelada en el mercado foráneo, en tanto el de las largas, extraídas del coco verde, se cotizan a más de 2 000 dólares.

Las posibilidades actuales de la desfibradora baracoense, precisó  la especialista comercial de Industrias Locales Varias del territorio, se  limitan al procesamiento de un volumen restringido de fruto seco, aportado por la Agricultura del municipio, y una más exigua aun entrega de coco verde, pues el grueso de las plantaciones de cocotero se encuentran en desarrollo y será paulatina la recuperación de los estragos causados por el huracán Mathew en 2016 en ese cultivo. 

En el empeño por agregar valor a sus producciones, los trabajadores de la planta comenzaron a fabrican vistosas y muy demandadas losas para falso techo a partir del empleo de las fibras cortas mezcladas con yeso.

La desfibradora también cuenta con un pequeño colectivo que se dedica, moderna tecnología de por medio, al procesamiento de la madera del bien llamado árbol de los 100 usos, empleada en la fabricación de muebles en una carpintería local habilitada igualmente como parte de un esfuerzo estatal para aprovechar las potencialidades existentes.

Es la respuesta del colectivo a las indicaciones del presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante su visita de trabajo a este municipio en noviembre último, cuando llamó a poner a prueba la creatividad para sustituir importaciones y agregarle valor a las producciones en función del desarrollo económico de los territorios y del país.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.