Historia de las sillas

Autor:

Juventud Rebelde

En el borde del camino hay una sillala rapiña merodea aquel lugar.La casaca del amigo esta tendidael amigo no se sienta a descansar.Sus zapatos de gastados son espejosque le queman la garganta con el soly a través de su cansancio pasa un viejoque le seca con la sombra el sudor.

En la punta del amor viaja el amigoen la punta más aguda que hay que ver.Esa punta que lo mismo cava en tierraque en las ruinas, que en un rastro de mujer.Es por eso que es soldado y es amantees por eso que es madera y es metales por eso que lo mismo siembra rosasque razones de banderas y arsenal.

El que tenga una canción tendrá tormentael que tenga compañía, soledad.El que siga buen camino tendrá sillaspeligrosas, que lo inviten a parar.Pero vale la canción buena tormentay la compañía vale soledadsiempre vale la agonía de la prisaaunque se llene de sillas la verdad.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.