Muestra de René de la Nuez abierta al público desde ayer

El título de la exposición, ¿¡Loco yo?!,  es una alusión al primer personaje con que se dio a conocer el célebre caricaturista en 1957

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Foto: Calixto N. Llanes No hacía falta esperar la exposición en la galería Villa Manuela, al doblar de la UNEAC, para darse cuenta del raciocinio que asiste a la obra de René de la Nuez. No obstante, en la muestra abierta al público desde ayer, el célebre caricaturista cubano se pregunta: «¿¡Loco yo?!»

Claro que nadie ha acusado nunca al artista de haber perdido la razón. El título es alusión al primer personaje que lo dio a conocer y, un reconocimiento a la daga incisiva con que Nuez, durante 50 años desde el nacimiento del Loquito en 1957, ha mantenido su compromiso con la Revolución Cubana.

Quienes conocieron al personaje en su momento, volvieron a reír ayer y explicaban a los más jóvenes el lenguaje de códigos que fustigó a la dictadura batistiana y mediante el que se burló la censura con la que el tirano pretendía esconder el indetenible avance de los revolucionarios comandados por Fidel. Para poder decir lo prohibido, el adolescente tocado siempre con su gorro hecho de papel periódico, tenía que «hacerse» el loco.

Después del triunfo de la Revolución, el presunto orate escapado de Mazorra ya no tenía que fingir. Y vinieron otros personajes. Pero, Nuez ha afirmado: «el Loquito fue para mí importantísimo, lo primero».

Algunos de esos nuevos protagonistas utilizados por el artista más tarde para mantener su diálogo con el público pueden apreciarse también en Villa Manuela, y explican con creces el tino y la certeza de la obra de Nuez, madurada en las travesuras bien pensadas del Loquito de ojos extraviados. Otros temas que han centrado la atención del artista a lo largo de su fructífera carrera también están en la galería como, por ejemplo, alguno de sus muchos Quijotes, las mulatas que retratan a la Cuba de hoy, o su reciente colección recogida en El Libro del Yo (1966).

Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; Orlando Fundora, del Movimiento Cubano por la Paz; la doctora Graziella Pogolotti; Tubal Páez, presidente de la UPEC; Alicia Figueroa, representante del periódico mexicano Por Esto! —del cual Nuez es fiel colaborador—, así como otros intelectuales y colegas del dibujante asistieron a la inauguración que, muy al estilo del artista, no contó con palabras de apertura ni presentaciones formales, lo que no impidió que resultara lo que debía ser: un merecido homenaje.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.