Pedrito Calvo: un carisma inconfundible

El intérprete, de cualidades vocales excepcionales, celebra en este año 2007 sus 50 años de vida artística

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Pedrito mientras recibía este 2007 el Premio del Barrio. Foto: Albert Perera Castro Popular, quizá ese puede ser el calificativo mayor para Pedrito Calvo, quien fue considerado por muchos una de las voces más carismáticas de los Van Van de Juan Formell. El intérprete, que en este 2007 celebra sus 50 años de vida artística, constituye un referente en la música bailable, pero, cuidado, sus cualidades vocales estremecen al más atinado bolerista.

La Corte Suprema ofreció la oportunidad especial para conocerlo. Luego vino el trabajo con su padre en una agrupación llamada Pedrito Calvo, a lo que se sumó más tarde sus incursiones en Jóvenes del Feeling y la Ritmo Oriental, hasta llegar a los Van Van.

Pedrito Calvo es de esos intérpretes que van en busca del público y logran una empatía sin igual, posiblemente por eso varios directores de agrupaciones solicitaron su presencia, como pasó con el grupo Siglo XX, el de los Hermanos Miranda, NG la Banda, Manolito Simonet y su Trabuco, y otros.

«Cada vez que algún amigo me llama para actuar juntos, acepto gustoso», afirma el cantante que por estos días disfruta del reconocimiento nacional, gracias a su interpretación de Marilú.

«He retomado temas que canté anteriormente. Aunque no fui quien estrenó Marilú, la he vuelto a cantar con aires más renovados, se le ha hecho un videoclip y ha tenido un explote tremendo».

—¿Bolerista más que sonero?

—Este es un oficio en el que, independiente que uno tenga condiciones o cualidades, se aprende, y por eso desde mis inicios canté boleros. También interpreté guarachas y sones, porque era lo que oía y se me pegaba.

«Hoy, desgraciadamente, son muy pocos los grupos que incursionan en la balada y las canciones románticas. Boleristas quedan muy pocos. Pienso que se han perdido los cantantes de ese género, y dentro de las orquestas bailables se da paso sobre todo a la timba y la música fuerte.

«El son también ha perdido, aunque quedan orquestas que lo mantienen y lo interpretan como Adalberto Álvarez, Son 14, Cándido Fabré y la Original de Manzanillo, que siguen arraigados a nuestra música más criolla».

—Su paso por Van Van lo hizo ser no solo el cantante líder, sino la imagen de la orquesta. ¿Qué significó para usted?

—Cuando me interrogan sobre ese tema, digo con orgullo que para hablar de la historia de mi vida hay que referirse a Van Van, así como cuando se escriba sobre la tradición vanvanera, hay que mencionarme. No digo esto para tratar de sacar beneficios, creo que tengo mi nombre bien fundado. No quisiera que se malinterpretara lo que digo, pero sé que mi trabajo ahí fue bueno y lo bueno no pasa...

—Fueron muchos años allí...

—La mitad de mi carrera artística. Aprendí muchas cosas buenas con el maestro Formell y con Pupi (César Pedroso). Siempre me entregaron muy buen material para desarrollarme y tuve la suerte de estar acompañado por figuras como Changuito. Fue algo importante y trascendental en mi vida».

—Luego decide armar su propia agrupación. ¿Por qué Pedrito Calvo y la Justicia?

—Hay cosas que necesitan que se les haga justicia... Cuando salí de Van Van necesitaba hacer lo que yo quisiera. Quería cantar boleros, son, rumba y muchas cosas. En los Van Van existe un patrón de trabajo, y en La Justicia lo pongo yo. Por eso le puse así, para aplicarme yo mismo la justicia que quiero...

«Ahora la he nombrado La Nueva Justicia. Al principio estuvo conformada por mis hijos, pero ellos decidieron seguir otros caminos. Actualmente se ha incorporado Mario Luis Valdés (Mayito el flaco), quien formó parte de la tropa de Formell, y hemos cantado temas de esa etapa. Recientemente, hicimos un disco con ocho de aquellos títulos antológicos como Recaditos no, Se muere de sed la tía y De 5 a 7. Fueron grandes éxitos. Por eso los retomamos, y creo que en su voz volverán a ser populares».

—¿Ha llegado a donde ha querido llegar Pedrito Calvo, justo ahora que acaba de cumplir 50 años de vida artística?

—Nunca imaginé obtener lo que he alcanzado. Pero los años pasan, y comprobar que al cabo de medio siglo todavía eres popular es algo importante, que aprecio como ser humano y como músico. He tenido la suerte de mantenerme y de aportar cada año algo a la cultura popular cubana para que la gente tararee y baile. Claro, también he trabajado muy duro durante todo este tiempo. Me preparo cada día como si fuera la primera vez. Y a la gente le gusta como soy, como me presento, como me manifiesto, y eso es lo más significativo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.