Palabras que van y vienen

Autor:

Juventud Rebelde

No tengo nada contra la y: es una conjunción que enlaza, y todo lo que une nos hace bien..., bueno, salvo en el caso de «muertos y heridos». Toco madera.

El error está en que hay quienes emplean esa partícula por gusto. Se les oye: «Modestia y aparte», en lugar de: modestia aparte.

Resulta también muy, muy chocante antes de gracias. ¿No te has percatado? Te preguntan: «¿Qué hora es?», tú contestas: «Las cinco y diez», y ellos te responden —muy corteses, ¡eso sí!—: «Y gracias».

Lo ponen después de ¡Ojalá!, ¿por qué? Lo correcto es: «¡Ojalá venga!», y no: «¡Ojalá y venga!». Ojalá significa en árabe: «¡Quiera Dios!».

¿Para qué ahí la conjunción copulativa?, ¿qué une? Si usaran: «Hasta luego, y gracias», ya esos serían otros cinco pesos.

Siempre me dan unos deseos irrefrenables de contestarles: «Y de nada». En ocasiones, te lo confieso, no he podido frenar la tentación de hacerlo.

Antonio Pera, aquel maestro de locución, me aseguró una vez: «Al alumno que me escriba en una prueba, antes de cualquier definición: “no es otra cosa que” o “no es más que”, lo suspendo, se lo he advertido bien claro a todos». Estuve totalmente de acuerdo con ese proceder.

Alguien dijo, con mucha razón, que la lengua era ahorro, pero las gentes se empeñan en introducir las últimas frases que oyen, y que les parecen elegantísimas. Las repiten, felices, seguras de que harán un efecto devastador.

Veamos ahora esas palabras sobrantes, a las que se suscriben muchos:

«Yo me gradué de lo que es el tecnológico, como tal». ¿Se darán cuenta alguna vez de la bobería que están diciendo? No pierdo las esperanzas de que ese milagro se produzca. Lo pido fervorosamente a todas las divinidades de mitologías propias y ajenas.

Es cierto que ahí «yo», sobra; pero no ¡soooobra! Se entiende que es primera persona del singular, por la forma del verbo graduar, sin embargo, no produce alergia verlo. Vamos a dejarlo, ¿qué te parece?

Los que sí se ganan una patada «en donde el coxis pierde su nombre» —así decía mi abuelo—, es «lo que es» y «como tal».

Hay tan pocos momentos en que se necesitan, que bien pudiéramos enviarlos, sin pensar, a la papelera de reciclaje.

La respuesta de hoy

El licenciado David López, de Playa, desea saber cómo se escribe una locución latina que significa: cosa de nadie. Así: Res nullius, (de res, cosa). Se usa mucho en jurisprudencia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.