Joaquín Moré: tenor de multitudes - Cultura

Joaquín Moré: tenor de multitudes

Asumir la música con seriedad y respeto, son condiciones esenciales para este joven artista cardenense. Talento y constancia constituyen sus cartas de triunfo

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: Dos Santos Asistir a un concierto del tenor cubano Joaquinito Moré, una de las voces actuales más hermosas, es un goce para el espíritu. Verlo y escucharlo cantar, lo mismo en el teatro que en una plaza pública, es de esos momentos especiales que una quiere conservar intactos porque nos engrandecen el alma.

Como suave caricia que solo pueden ofrecer los ángeles, este joven artista graduado del Instituto Superior de Arte (ISA), incursiona con éxito en una amplia variedad de géneros musicales y ha compartido escenario con prominentes figuras de la música como Chucho Valdés, Frank Fernández, José María Vitier y Adalberto Álvarez.

Imposible permanecer inerte ante la voz y proyección escénica de este discípulo de los barítonos Hugo Barreiro, Hugo Marcos, la soprano Lucy Provedo, Harold Gramatges y Armando Suárez del Villar (en actuación). Pero sobre todo, del también tenor Joaquín Moré, su padre, quien le impartió las primeras clases de canto y, con rigor y paciencia, contribuyó a plantar la semilla de una carrera en ascenso.

La ópera le abrió los brazos siendo aún un niño pequeño y le permitió probar sus excelentes condiciones vocales, al alzarse con primeros lugares en concursos y festivales nacionales. Su voz se hizo sentir incluso en Europa y lo hizo merecedor, a los 12 años de edad, de tres medallas de oro en el Festival Internacional de Las Artes Drushba, de Moscú.

Luego seguimos su carrera en el ISA y en cada una de las presentaciones realizadas dentro y fuera de la Isla. Con elegancia y maestría, este músico de mediana estatura y mirada afectiva, asume cada uno de los géneros a los que se enfrenta y canta —con buen gusto y vitalidad— lo mismo un son que una salsa, jazz, rumba o balada.

A la altura de su apellido se expresó musicalmente en su más reciente concierto en Cárdenas, el Día de la Cultura Cubana. Durante casi dos horas Joaquinito Moré despertó sublimes emociones en el público asistente e interpretó canciones como el Bacalao con Pan (Premio Cubadisco), que le permitió ser parte del fonograma Irakere 30 años, de Chucho Valdés. Aquella noche lució también sus dotes de salsero.

Con razón Adalberto Álvarez lo invitó a cantar el muy sonado número Y qué tú quieres que te den, del disco Mi habanera, con el que cerró el espectáculo en Cárdenas luego de hacer un recorrido por géneros como el bolero, la balada, guajira, canción.

«Para mí es tan importante interpretar la Novena Sinfonía de Beethoven, hace poco la hice en alemán, con la Sinfónica Nacional, como una salsa o un son. Trato de elegir un repertorio que esté acorde con mis posibilidades vocales. Lo que no puedo no lo hago», afirmó Moré, justo antes de partir a una gira por varias ciudades de Europa, donde se encuentra actualmente.

Conmovido aún por la acogida que recibió en el teatro Cárdenas, donde dio muestras de su versatilidad como cantante y excelentes cualidades vocales, el joven artista dijo a JR que para el próximo año espera preparar su primer disco, con el sello discográfico Biss Music y la producción del maestro Joaquín Betancourt.

«Creo que llegó el momento. Me siento con fuerzas y con un background de músicas en la cabeza que me suena todo el tiempo», declaró Joaquinito, quien hace unos meses grabó con el maestro Frank Fernández el tema Esta tarde vi llover, de Armando Manzanero.

Destacan en la discografía de Moré su participación en el segundo volumen de Cuba le canta a Serrat, con la canción De vez en cuando la vida; en el CD Los Beatles en La Habana, con la pieza In my life, invitado por José Luis Cortés; y en el disco Yo sigo siendo cubano, donde interpretó cuatro temas con Humberto Veras y César López, productores del fonograma.

Especial atención merece su presencia como solista en Habana Ensemble, agrupación jazzista con la que ha recorrido el mundo y tiene dos temas en inglés en Despierta que estás en Cuba, la más reciente producción de ese grupo musical.

Todo ello sin dejar a un lado la ópera, género en el que luce excelentes cualidades vocales. Como sucedió, por ejemplo, durante su presentación como tenor solista en el estreno mundial de la obra El caballero y su destino, acompañado por la Orquesta Sinfónica Nacional y bajo la dirección general de José María Vitier.

Sin embargo, esto es solo el comienzo de una carrera en ascenso, de un músico que estoy segura dará mucho de qué hablar porque cuenta con talento y constancia, cualidades que, si se lo propone, le permitirán convertirse en tenor de multitudes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.