Las otras «bandas» de El Tosco - Cultura

Las otras «bandas» de El Tosco

José Luis Cortés es conocido por levantar polémicas en la música cubana, pero muy poco por su inmensa obra para impulsar zonas olvidadas de ese arte en el país

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Era el Tosco, pero sin NG La Banda. Fue él mismo con su «otra» obra, la menos conocida, pero igual de imprescindible. Palpamos al Cortés comunicador y maestro, impulsor de zonas olvidadas y hasta lamentablemente marginadas de las esencias de la música cubana.

Casi no se podría hablar de esta vertiente en los últimos años de Cuba sin mencionar a este polémico creador, que en la tarde de este viernes sorprendió, estremeció, a quienes en la Galería Francisco Vázquez, de este diario, pudieron apreciar el virtuosismo y la excelencia de voces y flautas que se moldearon al amparo de la maestría de este polémico creador.

La magnífica Camerata Cortés, dirigida por el maestro Antonio Pedroso. Recordé las palabras de Chucho Valdés en el reciente Festival Internacional Jazz Plaza, cuando reconocía que este artista nació con el don de llegar al público.

«La orquesta de flauta y la escuela de canto, ha sido una idea del maestro Antonio Pedroso y mía» explicó. Y apareció la Camerata Cortés, integrada por 22 muchachas y un muchacho, estudiantes de la especialidad tanto en el Instituto Superior de Arte como en el Conservatorio Amadeo Roldán. Estos virtuosos jóvenes, bajo la dirección del maestro Pedroso, hicieron un recorrido por temas populares y clásicos que se ganaron el aplauso de todos.

«Dicen que la flauta es el instrumento de los dioses. Antes era tocado por hombres habitualmente. Ya no y lo demuestran más de 280 flautistas mujeres que tenemos en el país», contó José Luis, y él mismo interpretó Alfonsina y el mar con su flauta, junto a la pianista Isabel Mesa.

El Sexteto de Voces de NG La Banda constituyó una muestra de los resultados de la Escuela de Canto fundada con su aliento, cubanía y esfuerzo. Entre boleros y canciones se acoplaron tonos, midieron timbres y se sucedieron los cantantes a dúo, trío, cuarteto y hasta en seis voces, llevándonos a un hermoso paseo por la memoria musical de Cuba y Latinoamérica.

El virtuoso Cortés nació con el don de llegar al público. A la versión de Drume negrita, de Eliseo Grenet, le pusieron corazón. Pasó así con Esta tarde vi llover, La Malagüeña, Adoro, Voy a apagar la luz, A mi manera...

Nuestro diario también reconoció el trabajo de NG La Banda, que este 4 de abril arribará a su aniversario 20. Un proyecto que, según su director, solo sería por dos años y ya llega a las dos décadas.

Les fueron obsequiados a los músicos los libros que recogen el quehacer de destacados periodistas de JR, a quienes, como a todo el colectivo de nuestro diario, en especial a sus mujeres, próximas a celebrar su Día Internacional, el maestro dedicó este encuentro. El Tosco recibió también una caricatura personal realizada por Laz, uno de los mejores representantes de ese género y miembro del colectivo del Dedeté.

Sin dudas, este encuentro vespertino será inolvidable para Juventud Rebelde. Vimos de cerca a varias generaciones de músicos empeñados en mantener la tradición sonora nacional..., y con la sensibilidad y la gracia para conquistar al público más variado y exigente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.