Tintazos

Autor:

Juventud Rebelde

Ernest Hemingway Luego de años de controversias, la pequeña comunidad de Schruns, en Austria, acogió un monumento en honor del escritor y Premio Nobel, Ernest Hemingway (1899-1961). A mediados de los años 20 del siglo pasado, el escritor norteamericano había pasado dos inviernos en esa comuna, famosa por la práctica de deportes invernales, y allí trabajó en algunos de sus libros. La polémica se desató a partir de un rumor, echado a rodar por neonazis, en el que se acusaba al autor de El viejo y el mar de haber abusado de prisioneros alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

***

Como una empresa imprescindible calificó el editor Elie Charles Moreau la salida del mensuario Le Forum des Poetes, en Dakar, un esfuerzo destinado a la difusión de la poesía senegalesa contemporánea que ha logrado editar en este 2008 sus dos primeros números.

***

Que Mario Benedetti, de 87 años, se empeña en tomar un segundo aire, pese a su delicado estado de salud, quizá lo pruebe la revelación que hizo esta última semana su secretario Ariel Silva: «Está preparando un nuevo libro de poemas, que espera concluir en los próximos meses. Escribe a diario». Sin embargo, ha sido postergada la presentación de su última obra, Testigo de uno mismo, prevista en principio para abril.

***

Marzo vio despedirse al escritor belga Hugo Claus, fallecido a los 78 años, tras haber solicitado la eutanasia. El autor es muy reconocido en su país por ser responsable de la obra maestra de la literatura nacional: La pena de Bélgica.

***

Los colombianos Gabriel García Márquez y Álvaro Mutis, los argentinos Jorge Luis Borges, Haroldo Conti y Roberto Arlt; el chileno Francisco Coloane, los españoles Arturo Pérez Reverte y Mercé Rodoreda, han sido incluidos en Cuentos de navegantes, libro de reciente edición que ocupa un sitio entre las novedades de las librerías en varias plazas de Iberoamérica. La selección, a cargo del argentino Juan Bautista Duizeide, incluye clásicos como El regreso, de Guy de Maupassant; El Cristo del océano, de Anatole France; Juventud, de Joseph Conrad; El barco que se hunde, de Robert Louis Stevenson, y El bote abierto, de Stephen Crane.

***

Vladimir Nabokov A la narrativa colombiana parece haberle nacido un nuevo nombre: Marcos Schwartz, cuya novela, Los salmos de Kaplan, justifica las expectativas que generó al ganar el año pasado la primera versión del Premio Norma. En ella relata las peripecias de Jacobo Kaplan, un judío polaco que vive en el Caribe y siente que ha perdido su papel prominente en la comunidad de la que fue uno de sus pioneros.

***

Salvar, o destruir como quiso Vladimir Nabokov (1899-1977) su última e inconclusa novela, es el dilema que divide actualmente a admiradores y estudiosos de la obra del autor de Lolita. Es una cuestión que tendrá que resolver —si no la ha resuelto ya— su hijo y heredero Dimitri, el único que tiene la llave del depósito del banco suizo donde se guarda el original de Laura. Las pocas personas que han visto el manuscrito lo describen como una obra técnicamente brillante. La cuestión es si Dimitri cumplirá el deseo testamentario de su padre.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.