Músicos jóvenes cubanos en el Cubadisco

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Los noveles creadores ven en el evento la posibilidad de competir con la vanguardia musical de la Isla. Desde su visión renovadora hablan los nominados y premiados más nuevos, para enunciar cómo edifican el panorama sonoro actual

En esta entrega de Cubadisco los jóvenes han virado el prisma sonoro y el rebote ha sobrepasado la barrera de la llamada música alternativa, para colarse en los difíciles planos de la lírica o «infiltrarse» con un novedoso enfoque en la trova y la música vocal e instrumental.

En un número notable de categorías la Feria Internacional del Disco reconoce el talento de los más nuevos, algo que también se puso en evidencia en la actuación de las agrupaciones y solistas juveniles en la Gala de Premiaciones del pasado 17 de mayo en el capitalino teatro Karl Marx.

La presencia de los bisoños en los dos grandes premios otorgados en el evento muestra con eficacia el empeño y el empuje de una generación que sabe equilibrar y encontrar los puntos climáticos de la sonoridad nacional, como ocurrió con Clásicos de Cuba, de César López y Habana Ensemble (acompañados por la Orquesta de Cámara de La Habana); o como sucedió con Mozart en La Habana, donde se conjugaron aportes tanto de consagrados como de los virtuosos Leonardo Gell, Fidel Leal, Pedro Rodríguez y Yanet Bermúdez.

Las mil y una razones

Dayamí Revé fue de las que sorprendió en la Gala de Premiaciones. La cantante recibió el premio en la categoría de canción lírica por Pietá Signore, un disco que constituyó «un gran desafío», pues ella se desempeña en la música popular

«Pietá... se grabó in situ por la EGREM, lo hicimos prácticamente en una tarde. En lo personal ha sido un álbum importante pues estudié ópera y me satisface espiritualmente», confiesa Dayamí, quien en estos momentos es vocalista del grupo Nueva Ola que actúa en el polo turístico de Holguín, un lugar donde la intérprete no deja de incursionar en todos los «géneros posibles, respetando los estilos».

Otro de los que se estrena en Cubadisco es Nivaldo Gutiérrez, director de la agrupación santiaguera Suena Cubano. Con Mil razones (Estudios Siboney, EGREM) el grupo obtuvo dos nominaciones que le supieron a premio.

«Estoy impresionado pues solo el hecho de haber competido por los lauros en música popular bailable y ópera prima nos distingue. A pesar de mi juventud no pensé tener un éxito así».

Comenta Nivaldo que en los cinco años de Suena Cubano, este es el primer fonograma. Está compuesto por diez temas y los autores son de la agrupación. Son títulos inéditos, excepto dos: un homenaje al maestro Chapotín, y otro escrito por Juan Almeida, Si se pudiera.

«Realmente estar en Cubadisco es un aliciente pues en el conjunto todos son egresados del conservatorio Esteban Salas y de la escuela El Yarey, y los integrantes tienen una edad promedio de 25 años», acota.

Pero sin dudas, quienes acertaron al acercarse desde la actualidad a autores cubanos imprescindibles fueron los muchachos de Habana Emsemble. Para su director, César López, Clásicos de Cuba (Bis Music) es un fonograma que respeta la esencia de las canciones que se interpretaron, pero también las recrea a la manera de nuestro tiempo.

«Este disco fue hecho con temas antológicos, títulos que escucho desde niño. Por eso un país con tanta tradición musical como el nuestro hay que cuidarlo como un tesoro, porque la cultura es la fortuna más grande que puede tener una nación», indica López.

Un artista de lll millenio

Cubadisco 2008 también distinguió otras formas de mostrar la música. Desde los formatos digitales y los audiovisuales hasta las especialidades técnicas de grabación de un fonograma llegó la impronta de los jóvenes creadores.

Para el director de video clips y documentales, Lester Hamlet, recibir un reconocimiento en el certamen potencia las obras de los participantes en materia de divulgación y constituye un soporte informativo para el público.

Hamlet, nominado también en la categoría de DVD multimedia con El color de mi rumba (junto a Abel Machado), se llevó uno de los premios especiales de esta edición por la serie Persona y pensamiento, hecha de conjunto con Alfredo Guevara, René Arencibia y Pavel Giroud.

El talentoso realizador afirma que Persona... intenta rescatar la memoria viva y la colecciona para las generaciones futuras. «Creo que es una obra de una valía incuestionable para la juventud cubana y mundial, porque aprenderá aspectos importantes de la historiografía de la cultura cubana en las voces de los más relevantes literatos, músicos, teatristas e historiadores».

En esa cuerda se mueve el virtuoso X Alfonso, cuyas propuestas se nutren de temas citadinos en una mezcla muy a lo nacional y en las que él mismo experimenta con materiales audiovisuales. La Feria del Disco Cubano no ha dejado de tomar en cuenta los video clips de Alfonso: El limpiador de bujías, Santa, Interrogante y Dominó, y los distinguió con un palmarés en ese escalón.

X Alfonso es un músico de este tiempo. Estos premios, afirma X Alfonso, son súper importantes pues compites con toda la discografía cubana. Me parece significativo, en mi caso, el trabajo que hemos hecho en equipo, que es lo que va quedando. Revoluxion es resultado del colectivo, del grabador Adolfo Martínez Fito, de mi familia, el grupo Síntesis y de ADN Film.

X Alfonso asegura que ponerle empeño a lo que hace, se traduce en ser un joven de este tiempo. El músico fue congratulado además con el lauro en la categoría de fusión por Revoluxion (EGREM), «un álbum donde expongo «mis raíces. La fusión siempre la tengo en mente y cualquier cosa que haga siempre va a estar mezclada con la música cubana», apunta.

Pero sucede que para que proyectos como el de X Alfonso estén «captados» exactamente como lo desea su intérprete hacen falta personas con especial ejercicio en la grabación.

En el giro discográfico ninguna idea es completa sin estos conceptos, subraya Maykel Bárzaga Remón, premio en la especialidad con el CD Canciones (Colibrí), de Harold López Nussa. El joven de 24 años grabó esas interpretaciones frescas y novedosas del disco de Harold, y asegura que «constituyó una suerte trabajar con él, con quien estudié música y nos conocemos desde los cinco años».

La experiencia de Bárzaga como grabador es considerable y entre los discos en que ha participado están el del grupo español Ojos de Brujo, ganador del Grammy Latino como mejor álbum flamenco con Techarí, el de los raperos de Ogguere (Llena de amor el mambo), y el de Interactivo.

Cómo los mira el disco

La idea de conservar lo que actualmente gesta este grupo de creadores no escapa a las estrategias de productores y musicólogos. Los premios Cubadisco señalan que las discográficas no desconocen tal perspectiva, lo cual para nada constituye un indicador que mida el acceso de estos artistas a las empresas fonográficas.

Raciel Ruiz, director general de la EGREM, ve un gran potencial en estos músicos. «Estamos nutriéndonos de todo el acontecer musical cubano y ahí están los jóvenes, y nosotros los tenemos en el personal técnico, comercial y en el talento artístico».

Consideramos, afirma, que contamos con magníficos proyectos. Al de Leoni Torres le guardamos mucha fe y sabemos que va a ser un exitazo porque lo conocemos de su trayectoria anterior con la Charanga Habanera. Ahora vemos que está sonando muy bien. Y dentro de poco estará haciendo giras nacionales.

El directivo también baraja otras cartas bajo la manga que al público le resultarán muy familiares: «Los chicos de Warapo; Nassiry Lugo con su Moneda Dura que está haciendo cosas rejuvenecidas; los muchachos de Buena Fe tienen un momento buenísimo y están a punto de entrar a los estudios con un nuevo disco... En fin, trabajamos mucho con ellos y con otras figuras jóvenes menos conocidas», concluye.

Pero «encontrar» a los jóvenes músicos y promocionarlos desde el fonograma también debe figurar dentro de los objetivos de los sellos discográficos. Gloria Ochoa, directora de Colibrí, perteneciente al Instituto Cubano de la Música, subraya que se trata de darle un espacio al talento joven que tiene realmente el nivel y la calidad en su propuesta estética, «no solo de interpretación sino de composición, porque muchos de los jóvenes de nuestro catálogo son compositores».

La también musicóloga y productora indica que establecer este puente con ellos significa «abrirles las puertas de la discografía cubana para que puedan desarrollar su trabajo y que de alguna manera quede el presupuesto de esta generación en la historia».

Destaca Gloria que Colibrí asume estos retos en otros géneros además del jazz —aunque pudieron verse varios nominados en esa categoría como Harold López Nussa, Dayramir González y Alejandro Vargas, quien resultó ser el premiado con Trapiche.

«Han salido buenos proyectos como el trovador Eduardo Sosa, o el de los muchachos que participaron en el CD Concierto a ocho manos: Aldo López Gavilán, Marcos Madrigal y Patricio Malcolm junto a Teté Junco».

Gloria adelanta que esta idea tiene ecos en el futuro y ya vislumbran algunas propuestas, aún no terminadas, como el Concierto para violín y orquesta, realizado con la orquesta de Iván Valiente, en el que intervino la violinista fallecida Niuris Naranjo.

Perspectivas hay muchas, puntualiza Gloria, porque pensamos que lo que vale y brilla de las nuevas generaciones debe quedar plasmado en la discografía contemporánea. Por eso el año próximo esperamos tener un trabajo todavía más amplio en el que contemplamos la música de concierto.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.