Steel Band de El Cobre quiere conquistar la capital

Autor:

Amado de la Rosa Labrada

La peculiar banda de acero surgida en la década de los 80 en ese poblado santiaguero, ya tiene en su aval un importante éxito internacional

Tras concluir la Steel Band de El Cobre su más reciente presentación en el Teatro de Manzanillo, el maestro Frank Fernández, gratamente impresionado por las excelentes interpretaciones de esta agrupación santiaguera, subió al escenario para felicitar personalmente a sus músicos, a quienes de inmediato comentó con asombro: «¡¿pero a ustedes todavía no los conoce La Habana?!».

Su director, Hermes Ramírez, le explicó que solo habían llegado hasta la ciudad de Cienfuegos, «pero nos gustaría hacerlo en algún escenario de la capital para que los habaneros y todos los cubanos que residen allí puedan valorar nuestro trabajo».

No obstante, esta peculiar banda de acero surgida en la década de los 80 en ese poblado oriental, otrora sitio de los yacimientos de cobre más antiguos de América —hoy Santuario de la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba—, alcanzaron su más importante triunfo el pasado año en la ciudad de Recife, en el estado brasileño de Pernambuco, adonde llevaron su música como parte de un intercambio cultural de la Casa del Caribe de Santiago de Cuba con instituciones culturales del gigante sudamericano.

Durante 15 días esta agrupación percusionista probó su talento en plazas cariocas, como parte de una delegación cultural de 65 artistas que abarcó otros colectivos musicales y una representación de la agrupación folclórica Cabildo, todos de la Ciudad Héroe.

Ramírez, graduado de guitarra del Centro de Superación de su provincia, quien dirige esta agrupación desde hace unos cinco años, recordó que la fundación de la misma fue idea de Yoel James Figarola, inolvidable investigador de la Casa del Caribe, con la colaboración de especialistas de Trinidad y Tobago, país caribeño donde existen más de 200 bandas de ese tipo.

Destacó que El Cobre fue el sitio escogido para su creación por la presencia de las minas, ya que en los países caribeños los primeros tocadores de steel fueron trabajadores de la minería. «Aquí, precisó, sus fundadores —en su mayoría trabajadores de la empresa minera de la localidad— tuvieron que construir ellos mismos los instrumentos, afinarlos y echar a andar la banda con recursos propios.

«Desde ese momento se ha mantenido esa tradición, que hemos ido perfeccionando y enriqueciendo con la incorporación de jóvenes —siempre del poblado de El Cobre—, con conocimientos musicales elementales y vocación, lo que unido a una preparación más intensa en el dominio de la instrumentación de este formato musical, nos ha permitido lograr lo que hoy mostramos a nuestro pueblo».

Cuentan que al principio fueron solamente latones originales, barriles que cortaron, perfilaron sus notas musicales y afinaron, con los cuales sustituyeron los instrumentos y voces de una auténtica orquesta. Posteriormente han cambiado por instrumentos donados por amigos caribeños, formato que han fusionado con la más inconfundible percusión cubana: conga, campana, batería, doble segundo y bajo, entre otros.

Actualmente, este grupo de sonido amarimbado, en plena madurez artística, interpreta todos los géneros de la música cubana con un estilo muy propio, a partir del empleo de ese típico formato y timbre caribeño que ya dominan con extraordinaria maestría, a lo cual han sumado conocidas obras del cancionero popular y clásico internacional.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.