Comenzará mañana la Feria en las librerías de Ciudad de La Habana - Cultura

Comenzará mañana la Feria en las librerías de Ciudad de La Habana

Desde mañana, entre las novedades a disposición de los lectores, la colección Leer la Revolución Cubana, una serie de 17 títulos editados por el Instituto Cubano del Libro Chile, País Invitado de Honor a la 18 Feria Internacional del Libro, Cuba 2009

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

Una marea de letras está por inundar la Isla. «Se acercan cientos de flotillas cargadas de libros», pareciera escucharse desde lo más alto de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña. Sin embargo, aunque este sea el recinto central de la Feria Internacional del Libro Cuba 2009 en Ciudad de La Habana ya no es, desde hace algún tiempo, el único puerto literario de la cita.

El pasado año, el evento más importante de las editoriales cubanas llegó a 42 lugares del territorio nacional, y durante sus días en la capital se sumaron otras sedes como el Pabellón Cuba, la Feria de Rancho Boyeros y las 45 librerías de la ciudad. Precisamente por estos últimos sitios irrumpirá mañana la edición 18 de la Feria en Ciudad de La Habana, con novedades como la colección Leer la Revolución Cubana, una serie de 17 títulos editados por el Instituto Cubano del Libro, que fuera presentada este martes en la UNEAC, donde se encontraba junto a sus autores o antologadores, Esteban Lazo Hernández, miembro del Buró Político del Comité Central del PCC. Entre los volúmenes que estarán desde mañana a la mano de los lectores, muy cerca de su radio de acción, se hallan La ínsula fabulante, Se cuenta que..., El juicio del Moncada, Los años 50, Con las bases llenas, Espacio en la Isla y Crónicas del mañana.

¿No cree que resulte tentativo tener la Feria casi al doblar de la esquina? Imagine: darse una vueltecita por la librería más cercana al barrio luego de un día de trabajo y disfrutar de un sugerente plan: presentaciones de libros, recitales de poesía y trova, y adquirir las mismas novedades editoriales —al menos las cubanas— expuestas al lado del Morro. Aunque siga siendo costumbre ir hasta La Cabaña con la familia, amigos o la pareja a pasar el día arropado por lecturas en esa joya arquitectónica.

Un viaje por las librerías

Resulta muy grato el entusiasmo reinante en estos espacios, inmuebles pequeños pero capaces de aglutinar a gran parte de los moradores de su comunidad. «Es chiquita pero llena de calor humano», dice Amelia Pujada, de la librería Juana Borrero, del barrio de Buena Vista, en el municipio de Playa. Allí trabaja desde hace siete años y ya se siente «cuarto bate» si de eventos literarios se trata.

«En la Feria esto es una locura. Esta vez pensamos cerrar a las 9:00 p.m., una hora más tarde que el año pasado, porque es increíble la afluencia de público. Por si fuera poco escuelas y policlínicos nos han pedido extensiones de venta. Y aunque somos un equipo reducido contamos, para suerte nuestra, con la ayuda de los trabajadores sociales, que ponen mucho empeño».

Las compañeras de esta librería aseguran estar de plácemes cuando llega febrero. Además de los jóvenes trabajadores sociales, reciben el respaldo de vecinos y del delegado del Poder Popular. Es gratificante notar cómo todos hacen suya la librería. Ya alguien se ofreció para pintar la fachada y otro, en cuanto llegue el cemento y la arena que la empresa debe facilitar, va a repellar una parte del techo. «Y todo de corazón, sin cobrar nada. Nuestro local tratamos siempre de embellecerlo, porque la librería tiene que lucir como una chica de 15 años en su fiesta», expresa Amelia.

El mismo aire respiran los que llegan a la librería El Cucalambé. María Dolores Montano, dependienta allí desde hace seis meses, confiesa tener muchas expectativas en su debut como librera en una feria. «Hasta ahora había sido espectadora, pero me encanta la idea de ser parte de un gran equipo que pretende hacer de la lectura una verdadera celebración. Ya hemos pensado en algunas iniciativas (como postales y marcadores) para regalar a quienes nos visiten durante esos días».

María Dolores dice jocosa que aunque nunca vendió ni un caramelo, sabe que el buen trato es indispensable, porque «no es vender un libro por venderlo. Tenemos la responsabilidad también de ayudar a escoger lecturas y proponer títulos».

La 18 Feria Internacional del Libro pondrá en circulación más de mil nuevos títulos y seis millones de ejemplares. Buena parte de estos podrán ser adquiridos desde este jueves en la red de librerías de la ciudad, las primeras en inaugurar tan esperada fiesta.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.