Guatemala: entre costumbres y culturas

Especial de la visita del presidente de Guatemala a Cuba

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
16 de Febrero del 2009 16:38:33 CDT
Según algunos estudios filológicos, Guatemala significa «tierra de bosques». Pero los Tzutujiles (o zutujiles), un pueblo de tradición maya, refieren que el nombre del país centroamericano se remite al nahual. En este caso son los dioses los que tienen poderes licantrópicos y se metamorfosean: ejercen una influencia en forma animal sobre los pobladores del mundo prehispánico. Nahual significa ’doble, proyectado’, y se refiere al aspecto metafísico o divino de la existencia.Hablar de cualquier país centroamericano es homenajear a las culturas nativas de la región. La cultura de Guatemala está fuertemente integrada por tradiciones de la civilización maya. Aunque el español es la lengua más hablada, la veintena de dialectos mayas se reconocen como lenguas oficiales junto a aquel. Estos se hablan en las zonas rurales y la caribeña. La mayoría de las toponimias que nombran los principales territorios del país son de origen mesoamericano, ya sea nahual o maya.La cultura de las comunidades nativas marca la identidad del país centroamericano: su arquitectura, festivales culturales, música, sabores. El principal orgullo arquitectónico del país son las ruinas mayas y los edificios coloniales, en óptimo estado de conservación. Los vestigios más antiguos se encuentran en el departamento de El Petén, al norte del país, muy cerca de la frontera con el estado mexicano de Campeche. Ese lugar es conocido hoy como «El Mirador», una ciudad del preclásico, que junto con Nakbé son las más grandes de todo el mundo maya. También en el departamento de El Petén se encuentra Tikal, otra de las ciudades mesoamericanas más grandiosas y que es patrimonio cultural de la humanidad, tanto arqueológico como natural. En cuanto a las construcciones coloniales, las Ruinas de la Catedral de Antigua Guatemala son la mejor muestra de la época.Otro aspecto cultural de interés es lo variado de la indumentaria tradicional que elabora artesanalmente la población autóctona. El diseño de las túnicas, capas y faldas se remonta a la época precolonial, y determinados detalles de las prendas y de los diseños identifican al grupo o al pueblo que los lleva, a la par que expresan múltiples significados mágicos o religiosos. Entre la música del área prevalece la garífuna, propia de algunas de las comunidades de Centroamérica. También encontramos varios estilos, muchos de ellos frutos de la fusión de la música europea con la indígena. En tanto, en el mundo literario, el escritor más renombrado es Miguel Ángel Asturias. El autor de «El Señor Presidente» (1933) recibió el Premio Nobel de literatura en 1967. El interés por las raíces del pueblo se expresa en la mayoría de sus obras con frecuentes alusiones a mitos indígenas. Augusto Monterroso es otro de los autores guatemaltecos reconocidos internacionalmente. La religión principal de la nación centroamericana es el catolicismo romano, aunque los protestantes también tienen una amplia representación. Los mayas han conseguido perpetuar aspectos de su religión tradicional en fusión con el cristianismo, al insertarlos en los ritos y la doctrina romana. Las evangelistas y de pentecostés elevan cada día su cifra de adeptos. También se reconocen la fe judía o musulmana. Todo este diapasón cultural y religioso está acompañado de una escenografía de exóticas montañas y de volcanes que recrean la vista de los espectadores. Aproximadamente, las dos terceras partes del territorio están formadas por elevaciones, muchas de ellas de origen volcánico. Las tierras altas comprenden dos cordilleras paralelas: la sierra de los Cuchumatanes y el sistema de la sierra Madre, que es continuación de la cordillera mexicana del mismo nombre que atraviesa Guatemala de oeste a este y divide a la nación en dos mesetas de extensión desigual.La cumbre más elevada del país es el volcán Tajumulco (4.220 m). Destacan también el Santa María (3.772 m), el Agua (3.766 m), el Fuego (3.763 m) y el volcán Atitlán (3.537 m), situado junto al bellísimo lago de igual nombre. Los terremotos son frecuentes en las cercanías del cinturón volcánico del sur, donde han sido destruidos numerosos poblados. De hecho, la ciudad de Guatemala se reconstruyó de acuerdo con nuevos modelos de construcción y urbanización después de una serie de terremotos que se sucedieron entre 1874 y 1918. Posteriormente, la zona norte de la ciudad fue dañada por otro gran terremoto.Si de arte culinario se trata, los guatemaltecos tienen, al igual que la mayoría de las culturas de América, un híbrido de costumbres que va más allá de lo simplemente regional. La gastronomía guatemalteca se encuentra muy influenciada por la de México. No es difícil encontrar los platos mexicanos más comunes, como las tortillas y los tacos. La carne es el alimento fundamental, se come hecha a la parrilla o frita. Las judías y el arroz son acompañantes alternativos de la carne. Abundan los restaurantes chinos en todo el país. El café es de una calidad excepcional. La cerveza, el ron y el Quetzalteca (aguardiente de caña) son las bebidas alcohólicas predilectas de los guatemaltecos.

del autor

en esta sección