Asistió Raúl al concierto por el décimo aniversario de la reapertura del teatro Amadeo Roldán

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

En la velada estuvieron presentes los miembros del Buró Político del Partido, Abel Prieto, ministro de Cultura, Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento, así como personalidades de la cultura y el público

El teatro Amadeo Roldán tuvo anoche a la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), como muchas otras. La agrupación tocó para reverenciar a la institución cultural que por años ha sido su sede, y también escenario de conciertos sinfónicos y espectáculos de la música popular.

Pero la Sinfónica no quiso que su melodía sonara a habitual, sino a música de presencia eterna, esa que no se borra con el fiasco de quienes pretendieron arrebatarle el teatro el 30 de junio de 1977, tras un incendio provocado por la contrarrevolución.

El maestro Enrique Pérez Mesa guió a sus músicos en un programa cubano, en la primera parte. Los acompañó la joven soprano Milagros de los Ángeles, quien le dio voz a la Salida de Cecilia, el personaje que Gonzalo Roig creara inspirado en la novela Cecilia Valdés, de Cirilo Villaverde.

Milagros interpretó con voz de Cuba piezas que nos describen como Canto negro (Eliseo Grenet), y Romanza de María La O (Ernesto Lecuona), de la zarzuela de igual nombre.

En un segundo momento, desde el piano, Frank Fernández —quien en incontables ocasiones ha actuado en el teatro— le puso alma a aquel Concierto número 2, de Sergei Rachmaninov, en el que la OSN lo siguió.

«Para mí es muy importante que después de un año de habérmelo prometido, Raúl está aquí esta noche», dijo emocionado Fernández, mientras hizo «vibrar» su piano con La comparsa y Malagueña, de Lecuona.

Y Raúl estuvo en la velada de anoche junto a los trabajadores del Amadeo Roldán, los miembros del Buró Político del Partido, Abel Prieto, ministro de Cultura, Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento, personalidades de la cultura y el público.

El presidente cubano asistió al décimo aniversario de la reapertura del teatro, como lo hiciera Fidel el 10 de abril de 1999. El Amadeo Roldán es —recordó el director del Centro Nacional de Música de Concierto, Alfredo Muñoz— ese sagrado espacio de nuestra música en que todo ser humano que entre vive, siente, ama y crece.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.