Arte polaco en La Habana Vieja

La segunda Semana de la Cultura de Polonia ocurre desde el lunes en diversos emplazamientos del Centro Histórico capitalino

Autor:

Joel del Río

A la compañía polaca de teatro El Canto del Macho Cabrío la podremos ver con la obra Lacrimosa. Foto: Krzysztof Bielinski

Como muestra de los seculares vínculos entre Cuba y Polonia, la presente Semana de la Cultura se inició, en la calle Obispo, de La Habana Vieja, con un acto de homenaje al Mayor General del Ejército Libertador Carlos Roloff, ante la tarja que honra su memoria. Muy cerca de ese lugar, en la biblioteca Rubén Martínez Villena, hoy, a las 2:30, tiene lugar la conferencia del representante de la Universidad de Varsovia, Doctor Krzysztof Smolana, a propósito de cómo se reconstruyó Varsovia, y en la Plaza Vieja, a las 4:00 de la tarde, se inaugura la exposición Cómo fénix de las cenizas...

La muestra exhibe los destinos de la capital polaca durante la Segunda Guerra Mundial, la destrucción, y luego en la postguerra, la restauración, verificada a partir de los planos originales de algunos distritos y edificaciones de gran valor arquitectónico e histórico, como la plaza medieval del mercado, rodeada por casas de estilo renacentista y barroco. La ciudad entera fue convertida en un gigantesco montón de escombros —como aparece en una escena estremecedora de la película El pianista, del cineasta polaco Roman Polanski. En la exposición, se aprecia «el milagro» de la reconstrucción a través de 30 paneles que contienen fotografías de algunos sitios totalmente destruidos, y cómo fueron levantados otra vez, desde los mismos cimientos. En cada panel se observa también el fotomontaje de la vida cotidiana actual de la ciudad, y como fondo, las ruinas que dejó la guerra, 65 años atrás.

Una de las joyas más valiosas de esta semana cultural polaca brillará en el recital de piano de Marian Sobula, quien interpretará obras de Federico Chopin, el 7 de mayo, a las 6:00 p.m., en la Basílica Menor del convento de San Francisco de Asís. Catalogado como la promesa de la pianística polaca, Sobula posee, según la crítica especializada, las más altas predisposiciones musicales, sensibilidad refinada, fuerte temperamento, repertorio muy difícil y cuidadosamente elegido, además de un abanico muy variable en sus medios de expresión y en los colores de su interpretación. Entre 2004 y 2007 ha ganado concursos internacionales en Polonia (premio mayor de la Yamaha Music Foundation of Europe), Alemania, España (Valladolid), Italia (Treviso) y Chile (Viña del Mar). Eventos de renombre han sido sus conciertos en prestigiosas salas de Estados Unidos, Japón, Australia y Brasil. En 2008, tocó con la prestigiosa Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar.

A la relevancia de la música de concierto, culta o clásica, que representa el pianista Marian Sobula, se une la presencia de uno de los fenómenos más conspicuos de la plástica contemporánea europea: el diseño polaco. A partir de la evolución estilística de una escuela nacional cuyas bases se asentaron en los años 50 y 60, el diseño polaco se muestra en Cuba exaltando características típicas como la funcionalidad y universalidad de una disciplina artística que ha logrado mantener la mayor distinción. A la esencia del diseño polaco se consagra la exposición que abre sus puertas el 8 de mayo en la Galería Villena, de la Plaza de Armas, también en La Habana Vieja.

Para concluir la jornada, el sábado y el domingo, 8 y 9, la compañía de teatro El Canto del Macho Cabrío, una de las más interesantes y significativas de la nueva vanguardia teatral polaca, nos propone la obra Lacrimosa en la sede de la compañía de danza y teatro Retazos, en la calle Amargura, entre San Ignacio y Mercaderes. El llamativo nombre del grupo se remite a los orígenes del teatro occidental, localizados al parecer en ritos de fertilidad, celebración de las cosechas y los partos de los animales, y prácticas religiosas de la antigüedad cargadas de elementos teatrales. En Lacrimosa, el movimiento escénico de los actores y el canto sobrepasan las técnicas de actuación convencionales para generar una emotividad, y una reacción estética visceral, que apenas se ve interrumpida por la palabra. Así, a través de la música y el movimiento, el espectador redescubre el lenguaje universal del teatro, capaz de atravesar cualquier barrera idiomática o cultural.

Profundo y denso, resonante y con un registro de sugerencias amplísimo, el prestigioso grupo y su obra Lacrimosa alcanzaron reconocimientos en numerosos eventos consagrados al «pequeño formato» como uno de los principales premios en el Festival Fringe de Edimburgo, en 2004, así como la concesión del Grand Prix de los Encuentros Teatrales de Kalisz al conjunto de actores del grupo, «por el hermoso y serio trabajo de conjunto... un desempeño marcado por la extraordinaria fuerza expresiva, la precisión y la energía». En particular, Lacrimosa, fue descrita por casi toda la crítica como un espectáculo soberbio en términos visuales, que devuelve la fe en el teatro y descubre un nuevo reino artístico.

El Canto del Macho Cabrío es un grupo internacional, creado en Polonia en 1996, que integran actores de Suecia, Noruega, Gran Bretaña, Francia y Polonia. Su trabajo pedagógico, los talleres que organiza anualmente, atraen a actores y directores del mundo entero. Ellos continúan la larga trayectoria del teatro laboratorio polaco, y dirigen sus búsquedas hacia el redescubrimiento de las posibilidades histriónicas —las técnicas vocales y del movimiento. Así, han conseguido elaborar una técnica de trabajo muy peculiar, quizás parecido en Cuba al camino recorrido por Nelda Castillo y su grupo El Siervo Encantado. Las principales puestas de El Canto del Macho Cabrío han sido Crónicas, la costumbre de las lamentaciones (2001), Lacrimosa (2005), que ha estado en constante mejoramiento y transformación desde su estreno, y Macbeth (2008).

La Habana Vieja se ve engalanada esta semana con la presencia de insignes artistas polacos. Una oportunidad para no perder, especialmente recomendable para gente de teatro, músicos, diseñadores, fotógrafos, actores y actrices, y por supuesto, muy atractiva para todos los interesados en disfrutar algo de lo más selecto y progresivo de todas esas manifestaciones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.