Actor Aramís Delgado visita la Isla de la Juventud - Cultura

Actor Aramís Delgado visita la Isla de la Juventud

En su medio siglo de vida artística, Delgado comparte con los pineros una muestra de la obra fílmica en la que ha trabajado

Autor:

Juventud Rebelde

NUEVA GERONA.— «Don Mariano, Don Mariano, ríase como usted se ríe en la novela», dice tímidamente un niño rubio, mientras tira de manera suave de la camisa del destacado actor cubano Aramís Delgado, invitado a la Isla de la Juventud por el Centro Municipal del Cine. La demanda tiene una inmediata respuesta: no la esperada, sino una sonrisa afectiva al sentirse reconocido por el pequeño.

Delgado, quien este año cumple medio siglo de vida artística, trajo, para compartir con los pineros, una muestra de la obra fílmica en la que el actor hace gala de su histrionismo en títulos como El abrazo y Remedio para melancólicos, además de otros cuentos y teleplays.

«Hacía unos 20 años que no venía a este territorio; la primera vez fue como bazuquero (soldado que opera la bazuka) cuando la invasión mercenaria a Playa Girón, porque había movimientos de personas hacia esta parte de Cuba. Yo tenía entonces 16 años», comentó.

A esa edad y con el olor a monte impregnado en la piel por su origen campesino, Aramís sintió el llamado del arte. Su padre, compositor y guitarrista, lo acompañaba en sus acercamientos a la cantata, en tiempos que la pintura y la actuación figuraban entre sus preferencias para el futuro.

«La decisión la tomé al ver la película Sed de vivir sobre la vida de Vincent Van Ghogh, interpretada por Kirk Douglas. Esta, de alguna manera, tocaba mis sueños, yo quería ser pintor, mas la actuación de Douglas me llegó muy adentro; ver toda esa pasión que le provoca cortarse una oreja en momentos de desesperación, me impactó.

«Ahí decidí ser actor y desde entonces me gustan los personajes que tengan algo que decir, con un mundo interior complejo, no importa que sean negativos o positivos, sino que inspiren a decir cosas», comentó.

Tras sus primeros pasos en el difícil arte de actuar, recibió el premio en el I Festival de Aficionados. Un tiempo después, y ya desmovilizado del ejército, Aramís entraba por la puerta ancha del teatro Rita Montaner.

«En mi familia somos nueve hermanos y recuerdo que se mofaban de mí y decían: “¡Mira eso, un guajirito sin zapatos y quiere ser actor!”. Sin embargo, la perseverancia y el deseo de hacer realidad mis sueños prevaleció. Este año cumplo 50 de vida artística y confieso que me siento plenamente satisfecho conmigo mismo, porque tengo el privilegio de hacer lo que verdaderamente me gusta», dijo.

«El teatro me fascina. Fue sobre las tablas donde me formé como actor profesional. Es un trabajo que lleva tiempo y preparación, pero que te dice si tienes o no madera para actor, porque hay cosas que uno no sabe bien hasta que lo prueba. El teatro exprime al hombre para sacarle el máximo y por eso le agradezco mucho.

Delgado, en su extenso quehacer, ha interpretado personajes del teatro clásico universal, como Otelo y Hamlet de William Shakespeare, al tiempo que compartió la escena con promitentes actores como los hermanos Raquel y Vicente Revuelta.

«Mi último desempeño en el teatro fue en Puerto Rico, donde formé parte del elenco de Coribante para representar la obra La última tentación de Cristo, experiencia que me aportó muchísimo. Ahora me preparo para interpretar al Rey Lear, el viejito ciego de Shakespeare. Es un personaje muy fuerte y es el reto que quiero enfrentar ahora en las tablas».

Entusiasmado habla de su paso por el cine con títulos como Tulipa, Vuelo 134, La vida de Gonzalo Roig y Lucía, donde encarnó el papel del primer brigadista del cine cubano. Su trabajo más reciente lo realizó bajo la égida de Fernando Pérez, en la filmación de la cinta sobre José Martí titulada El ojo del canario.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.