Inauguran hoy exposición sobre ciudades iberoamericanas contemporáneas

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Esta tarde, a las 3:00 p.m., será inaugurada en la Biblioteca Nacional José Martí, la exposición Cartografías disidentes que, curada por el profesor español José Miguel G. Cortés, presenta a través de videos la ciudad iberoamericana contemporánea del siglo XXI

Reconocido profesor universitario, el español José Miguel G. Cortés está convencido de que dos personas pueden andar juntas por diversos sitios de una ciudad, y si les preguntas sobre su parecer, ambas tendrán, seguramente, visiones diferentes. Incluso aunque hayan coincidido en el mismo restaurante, museo o parque. Y es que en el camino una se fijará en aspectos que quizá para la otra no tenga igual significación: una ventana, alguien que cruza, un árbol, un arroyuelo... Esas «pequeñas» cosas que a veces no les damos importancia, pero que indiscutiblemente también conforman las ciudades.

«Si tomamos un mapa de La Habana podemos reconocer en él la ubicación del Morro; o encontrar al Museo del Prado o de la Puerta del Sol, si se trata del de Madrid. Sin embargo, entre un punto visible y otro existe un sinfín de elementos que casi nunca aparecen en una cartografía», explica el Doctor en Filosofía y destacado profesor de Teoría del Arte.

«Esos aspectos que diferencian a una ciudad de otra, nos motivaron a realizar Cartografías disidentes, proyecto integrado por nueve videos sobre igual cantidad de urbes iberoamericanas, donde convocamos a afamados artistas como Alexander Apóstol; Antoni Abad y Gloria Martí; Hannah Collins, Minerva Cuevas, Carlos Garaicoa, Carmela García, Mario Navarro, Itziar Okariz y al Grupo de Arte Callejero para que conformaran “nuevos mapas” de Caracas, Sao Paulo, Barcelona, México DF, La Habana, Madrid, Santiago de Chile, Bilbao y Buenos Aires, respectivamente».

Organizada por la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior de España (CEASEX), junto a la Dirección de Relaciones Culturales y Científicas del Ministerio de Asuntos Exteriores y la Biblioteca Nacional José Martí, Cartografías disidentes será inaugurada esta tarde (3:00 p.m.), en la sala El reino de este mundo de dicha institución habanera, tras haber recorrido con éxito las otras ocho ciudades escogidas. Una hora antes tendrá lugar un seminario teórico encabezado por el propio José Miguel.

El comisario de exposiciones temáticas como Ciudades invisibles y Lugares de la memoria, asegura que estos nueve DVD o historias ayudarán a descubrir partes importantes de estas ciudades. «Lo que queremos es que esta exposición sea una invitación a que el espectador “construya” su propia ciudad.

«Las metrópolis son diferentes no solo por sus dimensiones o por la cantidad de personas que habitan en ellas, sino también por cuestiones históricas, culturales, sociales, étnicas, sexuales... Con Cartografías... queríamos dar visibilidad a zonas ocultas que normalmente no salen en las guías turísticas; mostrar otra forma de ver la ciudad iberoamericana en el inicio del siglo XXI, pero no desde afuera o superficialmente.

«Por ello escogimos a artistas que las conocieran profundamente, que hubieran nacido, vivieran y hubiesen trabajado en y sobre ellas. En La Habana, por ejemplo, para mí esa persona era Carlos Garaicoa, un creador mundialmente conocido, que ha participado en múltiples exposiciones nacionales e internacionales, en Bienales..., y cuya propuesta tiene una notable calidad.

«Y no solamente por estas razones, sino porque su obra se ha acercado, en repetidas ocasiones, a la capital cubana, a través de la arquitectura, los lugares, la gente....

«Artistas como él no “hablarían” sobre aspectos hartos conocidos, sino que presentarían visiones diferentes; nos descubrirían rincones, relaciones, personas, situaciones, que, generalmente, no percibimos».

—¿Cree que al final estos creadores consiguieron el objetivo que perseguían?

—Pienso que sí. He conversado, por ejemplo, con mucha gente que ha estado en La Habana, y si bien sabían de la existencia del Barrio Chino, desconocían de su significación. El DVD de Carlos Garaicoa, como los otros realizados especialmente para esta expo, no se refiere a restaurantes donde se vende comida típica, sino que cuenta la historia de hombres y mujeres que llegaron a La Habana y se fueron configurando un espacio sin perder su cultura milenaria ni sus vínculos con su tierra. Eso no les impidió, al mismo tiempo, convertirse en auténticos cubanos.

«Con El año de la Rata, Carlos se decidió por el Barrio Chino, mientras que Antoni Abad y Gloria Martí escogieron a los motoboys de Sao Paulo: muchachos que se dedican a transportar todo tipo de información, cartas, mercancías... en la superpoblada urbe. Resulta que esas personas están ahí, y hasta quizá nos hemos cruzado con ellas, pero a veces no somos conscientes de que representan miles de personas que se dedican a ese trabajo.

«En Santiago de Chile, Mario Navarro, a partir de la experiencia personal de una muchacha, reconstruye la memoria. Ella se acerca a los bares donde la gente, más que ir a escuchar una música diferente, se encontraba, en tiempos de la dictadura de Pinochet, para buscar la libertad, para huir y respirar en un Chile realmente opresivo.

«En el caso de Barcelona, que se distingue por su diseño, sus edificaciones, su urbanismo, entramos en el barrio La Mina, donde los gitanos viven muy marginados. Ellos, a pesar de habitar la ciudad no son considerados ciudadanos.

«Así ha sucedido con las demás ciudades, donde los artistas nos han presentado una “nueva” ciudad, que “no conocíamos”. Este tipo de relaciones, de historias, de motivaciones personales, económicas, de sueños, de creencias, me importa mucho... Y es que las ciudades son eso y mucho más: son las relaciones interpersonales, los jardines, los autobuses..., miles de cosas.

«En total son nueve proyectos. Faltaría uno, que es el que cada quien hará después que asista a la exposición y de haber hallado otros sentidos, lecturas, experiencias. Quisimos salir de los caminos trillados —que no por ello dejan de ser auténticos—, para andar por otros caminos».

 

José Miguel G. Cortés, curador de la exposición. Foto: Raúl Pupo —¿Por qué el video y no la fotografía, por ejemplo, para esta exposición?

 

—Es que la fotografía, de alguna manera, tiene que ver con la muerte, porque congela el tiempo. El video es algo más vivo. Por esa razón ofrece más posibilidades para establecer una conversación de tú a tú entre la obra y el espectador.

—¿Con cuánta libertad trabajaron los creadores?

—Absoluta. La única condición que se les planteó fue que no brindaran una mirada tópica ni típica de la ciudad. Buscamos que los artistas fueran distintos, que se expresaran de forma distinta. De ese modo obtendríamos algo así como un puzle formado por diferentes piezas que, no obstante, encajan. Ellos trabajaron casi durante un año para realizar este proyecto. Son cortos que podrán ser disfrutados por el público hasta el 27 de agosto, que si los unimos tendremos la oportunidad de ver una película, de un poco más de dos horas de duración, sobre la ciudad iberoamericana contemporánea del siglo XXI.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.