Exhibirán en Costa Rica el filme Del amor y otros demonios

El proyecto nació en Cuba en 2003 a propuesta de Gabriel García Márquez, y comenzó a rodarse en 2008

Autor:

Prensa Latina

el filme Del amor y otros demonios, de la cineasta costarricense Hilda Hidalgo, se exhibirá en San José en marzo del próximo año, una puesta en pantalla de atmósfera intimista, fiel a la novela de Gabriel García Márquez que le sirve de base, anunció PL.

El proyecto nació en Cuba, en 2003, en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV), a propuesta de Gabo, quien le sugirió a Hidalgo que adaptara al cine la novela en uno de los talleres que imparte cada año en esa institución que lo cuenta entre sus fundadores.

La realizadora aceptó el reto y comenzó a trabajar respaldada por la productora Aliciafilms, de Costa Rica, creada por ella y Laura Pacheco, a la que se unió después la colombiana CMO, experta en esas lides.

Mientras avanzaba en el guión, que define como muy visual, sobrio, cuidado, preciosista, Hidalgo soñaba todo el tiempo con la historia de Sierva María, convertida en materia de alta literatura por Gabo.

Cinco años más tarde, a principios de 2008, Del amor y otros demonios comenzó el proceso de su encarnadura fílmica en un rodaje que duró 10 semanas en la ciudad de Cartagena de Indias, costa Caribe colombiana, y otros 21 días en Santa Fe de Bogotá.

Luego vino la posproducción en México y la mezcla final de la banda sonora a cargo de Nerio Barberis, profesor asiduo de la cátedra de sonido de la EICTV, con un aval en películas como El crimen del padre Amaro, Nicotina, Perfume de violetas y Danzón.

En resumen 16 semanas de preproducción, otras 10 de rodaje en Cartagena, tres más en Bogotá y seis meses de posproducción para dar cima a un sueño, cuya materialización es obra de una alianza en la cual participaron, además de Costa Rica, Colombia, México y España.

Centro y clave de la trama, el personaje de Sierva María lo interpreta una actriz sin formación académica, Eliza Triana, hija del director colombiano Jorge Alí Triana, dueña de un talento natural y una capacidad de intuición que la induce a utilizar, de modo intuitivo, las técnicas más depuradas.

Simplemente «entra en el juego pensando en que todo lo que actúa es real, que es lo que deben hacer todos los actores», apunta Hidalgo, quien detalla, además los retos que tuvo que asumir: tocar el tambor, bailar danzas africanas y hablar palanquero, una lengua africana mezclada con español.

La cineasta también guarda elogios para el protagonista masculino, el catalán Pablo Derqui, quien interpreta al padre Cayetano Delaura, el joven español a quien se le encargan los cuidados de Sierva María.

Hidalgo estuvo asistida por un equipo en el que destacan el fotógrafo argentino Marcelo Camorino: «hubo mucha química entre el y yo», asegura, y la productora Laura Imperiale (El crimen del padre Amaro, El coronel no tiene quien le escriba).

La novel realizadora, graduada en la especialidad de dirección en la EICTV, acumula seis cortos de ficción y documentales rodados en su país, Francia, Italia, Benín, Bután y los Países Bajos.

Pero Del amor y otros demonios es su obra más preciada, sostenida a pulso tendido y sustentada por una exhaustiva investigación.

Nos propusimos, sostuvo, que los espacios reflejaran lo que les estaba pasando a los personajes, que hubiera una especie de mímesis. «También estudiamos mucho la luz, hasta decidirnos por una fotografía con muchos claroscuros, natural en la medida de lo posible».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.