Asiste Fito Páez a estreno de Las manos al piano

El documental de 75 minutos, que se estrena en el 31 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, penetra en la relación de Fito con el piano, un instrumento esencial en su formación como músico

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Fito Páez estaba en la fila trasera. Fernando Rubio y Gastón Pauls en la delantera a la mía. Director y productor escuchaban al cantante revivir cada secuencia reproducida en la pantalla grande del cine La Rampa. También todos los asistentes.

Las risas en las escenas más íntimas o los comentarios de regocijo cuando algún familiar aparecía en las imágenes, se escuchaban detrás de mi asiento. Es que se creó un feliz estancamiento del tiempo el martes último, con el documental que rememora un singular momento en la vida creativa de Fito Páez.

Y es así como se devela Las manos al piano, un material que captó al artista justo cuando concebía canciones y las hacía acompañar de los acordes de un piano, para que todas ellas formaran parte de un disco titulado Rodolfo.

El documental, que se estrena en el 31 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, penetra, en sus 75 minutos de duración, en la relación de Fito con el piano, un instrumento esencial en su formación como músico.

«Fue mi primer amigo», dijo frente a la cámara Páez sobre el Foster que había en su casa, y nos deja con esa sensación de que quizá sea este filme una reverencia a tantos años juntos.

Pero el propósito fue aún mayor para el director y el staff. Se trató de ilustrar cuánto ha marcado la música en la vida del autor de 11 y 6 y Yo vengo a ofrecer mi corazón. Las imágenes muestran las influencias que encontró el artista en los discos de acetato que coleccionaba su padre, la siempre presente historia de su madre en la música, y las clases de su maestro y vecino.

«La verdad es que las canciones crearon una gran intimidad y Fernando se integró cuando todavía no las había terminado. Hay una cosa muy curiosa que pasó (con el rodaje): las luces prendidas. Parecía un hospital más que una sala de grabación. Pero fue la convención que establecimos desde el comienzo, y nunca nos molestó», relató Páez.

Fito no había llegado tan lejos en el cine. Al menos no para protagonizar su propia historia. Para ello Fernando Rubio logró sumar en ese relato a la familia del cantante, y sorprende cómo esos «actores» que toman parte en la vida del intérprete, reproducen detalles personales del artista a través de fotografías y del ejercicio de la memoria.

Fernando define esta película como «el ensayo de un hombre sobre otro». Y deja claro en las secuencias, su admiración por la obra del conocido cantante argentino, porque para él ha sido la música, a través de las imágenes, las que han condensado al hombre.

Y en ello el actor Gastón Pauls coincide. Está muy orgulloso de que el documental haya pasado «por sus ojos» y de haberlo producido. Espera que la cinta tenga un largo recorrido. Mientras, le emociona que sea disfrutado en La Habana, el lugar adonde Páez siempre ha acudido para exhibir sus películas anteriores.

Me resisto a ver a Las manos... solo como la filmación del proceso creativo de un fonograma, que le ocupó a su protagonista alrededor de diez meses —entre junio de 2007 y marzo de 2008.

Aunque Fito siempre diga que su arte continúa y que se le verá musicalmente en el CD Confiá —que ya edita—, o en la gira que iniciará en marzo venidero por toda América y parte de Europa; Las manos al piano es un documental que dibuja al músico en un período de tiempo tan importante, que se nos hace una imagen eterna.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.