Teníamos que venir, era un deber

Este martes la música del dúo boricua hará bailar a los cubanos desde las 5:00 p.m., en la Tribuna Antiimperialista José Martí

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

He escuchado una y otra vez La Perla, ese fantástico tema de Calle 13 y Rubén Blades, y veo en él la poesía urbana que gravita en los hombres de barrio.

Tienen un discurso que mira las luces y las sombras de su entorno, para captar, como en La Perla, la esencia de los que se empinan sobre las adversidades para luchar «por la sonrisa de mi madre que vale un millón,/ lucho por mi abuela meciéndose en su sillón,/ lucho por unos pinchos al carbón. Y por lo bonito que se ve La Perla desde un avión...».

Es que los integrantes de Calle 13 crecieron en ese mundo, donde las enseñanzas provienen de lo bueno y lo malo que les acontece en el día a día. De ahí también toman las historias para su música, la cual hará bailar hoy a los cubanos desde las 5:00 p.m., en la Tribuna Antiimperialista José Martí.

El aire citadino de las composiciones del grupo es un asunto que han defendido desde su llegada a La Habana, René Pérez —más conocido entre sus seguidores como Residente—, y Eduardo Cabra (Visitante).

«Calle 13 es una fusión de ritmos. La gente se ha confundido un poco porque salió Atrévete te, que tenía reguetón, pero hay muchos temas dentro de nuestros discos que no lo son», asegura Residente.

Afirman que texto y sonoridad son elementos pensados al unísono por ellos, pero que ese proceso creativo lo enriquecen con los matices que le proporcionan sus visitas a cada región de Latinoamérica.

«Nosotros nos sentamos un día y hacemos música de lo que nos rodea y va todo: lo sexual, la política, la religión, la fiesta, los hombres, las mujeres, los homosexuales... Hablamos de todo», explica a la prensa René.

Resulta interesante la postura de estos jóvenes ante quienes quieren ver en la música que enarbolan, un «maltrato» de nuestra lengua. «Estamos deformando el idioma desde que llegaron los españoles a casa, como también lo hace la Real Academia. Pero es bien chévere, así “crecen” las palabras nuevas y (surge) una forma de hablar diferente», sentencian.

Entre sus proyectos inmediatos está el de realizar un documental —el primero fue Sin mapa, presentado en el pasado Festival del Nuevo Cine Latinoamericano. «Una de las ideas es cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, pero al revés, desde territorio estadounidense hacia Latinoamérica, como regresando, y pa’ encontrarnos con la gente y decirles: “Por aquí están los guardias, por aquí no”; para ayudarlos, darles agua. Y al que nos pregunte: “¿Por qué ustedes vienen?”, le responderemos: “Allá está la cosa difícil, yo vuelvo pa’ mi casa”».

Descubro ahí, como en otras declaraciones de Residente y Visitante, que tienen muy dentro ese sentimiento latino. También percibo esa cercanía con Cuba, que les viene por el reconocimiento de nuestra «trayectoria musical» y por los sólidos lazos entre su país y el nuestro.

Lo ha confesado Eduardo Cabra desde su llegada: «Siempre hemos estado con la propuesta de tocarle a Latinoamérica y teníamos que cubrir Cuba obligatoriamente, pero más que por sumar, quizá, otro país, por la historia que existe entre Puerto Rico y la Isla».

Por lo pronto estos muchachos desean cantar esta tarde la mayoría de sus canciones, desde aquellos primeros hit como Atrévete te y Se vale to-to, hasta los pertenecientes a sus exitosos álbumes Residente o visitante (2007) y Los de atrás vienen conmigo (2008).

«De hecho practicamos algunos temas que no tocamos hace mucho tiempo, porque queremos tocar bastante», adelantaron los músicos, quienes tendrán a Kelvis Ochoa como invitado especial en el escenario.

No les preocupa las reacciones de los medios sobre su visita a Cuba. Eduardo Cabra lo ha asegurado: «nosotros le restamos importancia a ese tipo de prensa. Después de aquí vamos directo a Miami y seguro allá estarán con esa “película”. Preguntas estúpidas yo no voy a contestar. Vine a Cuba a tocarle a la gente y estoy contento porque voy hacerlo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.