Norkristian García: lírica y artista

La joven holguinera, en conversación con JR, destaca su optimismo con el futuro del arte lírico en nuestro país

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Quienes conocen de sus magníficas dotes como intérprete tendrán, a partir de este jueves y hasta el domingo, la envidiable ocasión de ser seducidos por el arte de Norkristian García durante la Jornada de Conciertos que se desarrollará en la ciudad de los parques. A esta bella joven la descubrí cuando la Orquesta Sinfónica de Holguín estrenó, en medio de las Romerías de Mayo, la Sinfonía No. 9 en Re menor. Opus 125 «Coral» de Ludwing van Beethoven.

Aquel acontecimiento le pareció entonces a Nork —como sus allegados la llaman— una oportunidad «algo anticipada para mi carrera. Verdaderamente, al principio tenía un poco de temor, el hecho de interactuar y compartir en ese empeño con figuras tan importantes como el director de la Orquesta Sinfónica Nacional, Maestro Enrique Pérez Mesa, y la soprano María Dolores Rodríguez, excelente cantante y, además, quien fuera mi maestra en el Instituto Superior de Arte (ISA), hizo que esta convivencia fraternal tuviera un efecto mágico lleno de emociones, pues esta y otras obras son el ejemplo vivo de que la música cura el alma, nos hace absolutamente libres y nos permite comprender los sentimientos.

«Hoy, a varios meses del estreno de la Novena, recuerdo con mucho cariño y satisfacción cada ensayo, cada enseñanza, además de los elogios, consejos y apoyo ofrecidos por dos personas a quienes admiro y aprecio mucho: los maestros Frank Fernández y Alina Neyra».

—¿Por qué una licenciada en música, en el perfil de Canto Lírico, decide hacer carrera en solitario en lugar de integrarse a una compañía como el Teatro Lírico Rodrigo Prats?

—Me gusta mucho trabajar la música de cámara, que en el perfil del canto no goza del mismo esparcimiento ni privilegio que tienen la zarzuela y la opereta en nuestra provincia, por los muchos años de tradición y de seguidores que ha acumulado el Teatro Lírico en su excelente labor. Las obras escritas para voz y piano, orquesta, solista, coro, pequeños formatos, etc., me permiten hallar un modo diferente de expresión, aunque el camino sea más largo y difícil.

—¿Qué te ha aportado compartir el escenario con agrupaciones como el Cuarteto de Cuerdas Pizzicato y las Orquestas de Cámara y Sinfónica de Holguín?

—El cuarteto de cuerdas Pizzicato es una de las agrupaciones de cámara que más se empeña en llevar adelante este género en nuestra ciudad, para lo cual se mantiene en una constante búsqueda de desarrollo profesional. Ello los ha hecho tener presentaciones en eventos como el Festival de Música Contemporánea de La Habana y el Festival Nacional de Música de Cámara, por lo que trabajar con ellos y compartir sus presentaciones me ha hecho crecer, madurar y ganar confianza y seguridad. Profesionalmente reconozco el regalo, la posibilidad que me ha dado su director, Harold Ricardo Corella, de vivir momentos felices como solista, interpretando arias de Mozart y otros preclásicos y barrocos, en diversos escenarios y salas de concierto.

—¿Cómo compartes tu carrera con tus responsabilidades como profesora y como directora de la Joven Orquesta de Cámara Infantil de la EVA Raúl Gómez García?

—Es la parte más compleja de mi trabajo: conseguir que el tiempo me alcance para impartir clases, montar repertorio, estudiar y ensayar con mi pianista Julia María Barrientos, con quien formo un dúo que hace casi dos años interpreta música de cámara vocal; y, a la vez, coordinar los ensayos con esta joven orquesta de cámara infantil. Se trata de un proyecto que inicié en la Escuela Vocacional de Arte para despertar en los estudiantes, de manera orgánica, auténtica y divertida, el interés por asumir la música como parte de sus vidas; sobre todo a partir del nivel elemental, donde a los niños se les ilumina el rostro cuando se adentran en los misterios de los sonidos, los colores y encantos de la música de cámara.

—La Jornada de la Cultura Alemana en Cuba te permitió actuar en la capital. ¿Consideras necesaria esa confrontación con el público habanero? ¿Se puede desarrollar una carrera como la tuya desde provincia?

—Primero quisiera agradecer el haber trabajado con la pianista María de los Ángeles Orta en la clausura de esa importante Jornada. En cuanto a lo que me preguntas, es muy importante la confrontación con todos los públicos. Mientras, por ejemplo, el holguinero es muy exigente y difícil de entregar aplausos efusivos; el habanero es muy conocedor, pues cuenta con más espacios y eventos donde disfruta del talento nacional e internacional.

«Holguín ha demostrado que sí se puede desarrollar una carrera de Canto Lírico desde provincia, el sueño que hizo realidad el barítono Raúl Camayd, fundador y guía de la compañía Rodrigo Prats que hoy sigue su exitoso camino bajo la tutela de Concepción Casals. Con los años, esta ciudad y su compañía se han convertido en una cantera de excelentes cantantes líricos, con resultados exitosos tanto en Cuba como en el extranjero».

—¿Qué momento vive el canto lírico en Cuba?

—Yo creo que es la crítica especializada la que debe evaluar este fenómeno, pero opino que, paradójicamente, vivimos un momento de un trabajo muy notorio y serio en la enseñanza del arte lírico, así como en los concursos, pero dificultades ostensibles en las puestas en escena de las compañías opacan un poco esa labor. Lamentablemente, muchas veces no existen las condiciones necesarias para realizar montajes de elevado nivel técnico. No obstante, miro con optimismo el futuro del arte lírico en nuestro país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.