Proyecto cultural LASA estrena Ensayo #5

El Laboratorio Artístico de San Agustín (LASA), de la capital cubana, propone performances y proyecciones que se esparcirán a lo largo de la comunidad en la noche del 29 abril próximo

Autor:

Jaisy Izquierdo

San Agustín dejará de ser por una vez un barrio dormitorio. Cuando caiga la noche, sus habitantes podrán descubrir con asombro cómo tinieblas serán emblanquecidas, y el día se prolongará hasta completar las 24 horas. Un evento sin precedentes que no es consecuencia de un desequilibrio astral, sino que será provocado desde las entrañas de un laboratorio.

Es el Laboratorio Artístico de San Agustín, mejor conocido por sus siglas (LASA), el artífice de semejante artilugio. El mismo que desde 2008 apuesta por el arte contextual, contemporáneo y cubano, de la mano de su creador Candelario, quien prefiere mirar junto a su compañera, la curadora Aurélie Sampeur, la ciudad donde viven como un organismo vivo, al cual se pueden acercar inquisitoriamente desde el universo de los sentidos.

Ya LASA ha hecho historia con sus Ensayos Públicos. Queda en la memoria el gigantesco colador de café, del Ensayo #1: El gusto, que invitaba a los presentes a tomar un buchito. Luego vino la Bienal de La Habana, donde se experimentó con los Ensayos #2 y #3: El oído y la vista, en el que participaron más de 50 creadores. Su Ensayo #4: El tacto ya se estará concretando a lo largo de 2010 y 2011, con acciones que en esta ocasión serán más duraderas (paradas, vallas, marcadores de calle, bancos, cestos de basura, etc.), que se harán notar en la geografía citadina como piercings o tatuajes que adornen su piel.

Pero al llegar a su Ensayo #5: La propia-percepción LASA convida a una gran fiesta. Es por ello que la famosa Nuit Blanche, que tiene lugar en París cada otoño para transformar el entorno moderno en una sala de arte contemporáneo, tendrá su versión agustiniense desde las 8:30 p.m. del jueves 29 de abril hasta las 6 de la mañana del siguiente día. Intervenciones, acciones, performances y proyecciones se esparcirán a lo largo de la comunidad con la participación de artistas cubanos y de diversas partes del mundo.

La idea consiste en no dejarse vencer por la monotonía de acostarse a dormir ante la ausencia de una opción mejor. A comulgar con el insomnio, y sobre todo a mantener los ojos bien abiertos invita LASA, para que sea el arte el sustituto perfecto de los sueños que, esta vez, no rondarán la cama en la noche del jueves 29 de abril.

La noche será joven

Los trasnochadores que asistan a la Noche Blanca podrán Dejar huellas junto al colombiano Fernando Rubio, quien hará una instalación de flores de cera, cuyos pétalos no serán más que el molde de los dedos de los transeúntes. Se escuchará el corazón de la comunidad, marcando los latidos de su gente al caminar por las calles, las voces de los pregoneros ambulantes, el bullicio de una parada o la algarabía de un agromercado: sonidos todos mezclados por la argentina María Victoria Robles y el cubano Onel Hernández Corral para invitar, como un souvenir, a recordar las costumbres de ese lugar de La Habana. Un panorama sonoro que también será tratado por la alemana Nora Schlecht, quien llamará la atención sobre la diferencia de los ruidos diurnos y nocturnos.

Si alguien tropieza con un mensaje escondido en un globo que vuela, hallará su recompensa. Este es un performance ideado por el cubano Adonys Moreno que busca hacer meditar en torno a cuán lejos puede llegar un pensamiento y los diferentes atajos que pueden tomar las ideas.

A la Noche blanca de San Agustín tampoco le faltará una pirámide parisina como la que da acceso al Museo del Louvre. En realidad tendrá cuatro. Ubicándolas en los puntos cardinales de la plazoleta de 250 y 39, Raymel Gil Vega evocará la energía de las tumbas faraónicas para alcanzar la Transformación modular del espacio urbano de San Agustín con la ayuda de sus mismos habitantes.

Jepoy, el francés que en el Ensayo#1: El gusto realizó con dulces una maqueta de San Agustín, esta vez también presentará un proyecto que incluye el paladar: un boletín informativo sobre el estado gustativo del territorio, que durante 15 días responderá a la pregunta ¿Qué sabor tiene este día para los vecinos del barrio?

Pero al llegar la medianoche el Centro LASA quedará transformado en la recámara propicia para la Atmósfera, el proyecto de Andrés D. Abréu, que en esta, su Sesión Pulcra, alude a la antigua condición del local como sala de las calderas de la lavandería de la ciudad.

Desde julio del pasado año viene sonando la Atmósfera, una alternativa artística que funde la exposición y la fiesta electro, y que ha dejado su huella en la sala teatro Bertolt Brecht, la Casa de las Américas, el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y el Festival de video-danza.

En esta ocasión intervendrán los artistas Rodolfo Peraza, Manolo Castro, Analia Amaya, Hanoi Pérez, Yaniezki Bernal y MP Application, quienes se harán acompañar hasta que amanezca del trabajo de mezcladores de sonido y de video como Ia y MM VJ, Kike Wolf, Del Valle DJ y Abad VJ. Todos juntos regalarán a los insomnes una noche especial para crear y sentir, bien despiertos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.