Pintura haitiana se levanta tras el sismo

El sismo destruyó el Museo-Galería Nader, considerado un santuario del arte naif en el mundo, el cual atesoraba 12 mil de las más importantes obras de los creadores del país

Autor:

Prensa Latina

PUERTO PRÍNCIPE, abril 27._ El movimiento pictórico haitiano sufrió un golpe demoledor con el terremoto del 12 de enero pasado, pero hoy intenta levantarse nuevamente, consciente de que cuenta con una cantera fenomenal de creadores y academias.

El sismo destruyó el Museo-Galería Nader, considerado un santuario del arte naif en el mundo, el cual atesoraba 12 mil de las más importantes obras de los creadores del país.

De las 35 habitaciones de la Casa Nader, sólo dos quedaron en pie, mientras el resto hundía entre los escombros lienzos del genial Philomé Obin, considerado el más grande de los pintores haitianos, y de otro grupo de profusos creadores, entre ellos Héctor Hyppolite, Bernard Séjourné y Wilson Bigaud.

Nader, hijo, quien sufrió lesiones en una pierna y milagrosamente salvó la vida, lamentó haber perdido un patrimonio valorado entre los 30 y los 100 millones de dólares, aunque advirtió que Haití perdió más.

Sólo unas 400 piezas se pudieron rescatar de las ruinas, en tanto otras tres mil sobrevivieron porque se encontraban en otra galería en un suburbio de la urbe, menos golpeado por el seísmo.

Todo eso en tiempos en los cuales muchos pintores o dueños de academias tomaban camino al exterior, como consecuencia de la severa crisis que vivía el país antes del sismo.

Parecía el fin, pero apenas unas semanas después del movimiento telúrico las calles de la capital volvieron a llenarse de pinturas y algunas academias reiniciaron su actividad, aunque algunos maestros murieron y otros continúan desaparecidos.

Para Neat Achille, un arquitecto que se dedica a la restauración de patrimonios, entre ellos La Citadelle, el sismo dejó huellas imborrables para la pintura del país, porque se perdieron muchas de las obras más famosas, pero cree que poco a poco el país volverá a levantarse.

«En una cuestión de historia, de tradición. La pintura naif es parte de la vida de los haitianos. Basta con que unos cuantos maestros vuelvan a abrir sus academias y el movimiento volverá a tomar fuerza», advirtió.

Para Kevens Michel, quien vende obras de un amigo pintor en la zona de Petionville, no todo es tan fácil, pero también se muestra esperanzado de que el movimiento pictórico se recupere.

«Hay piezas que no las tendremos nunca más. Los Obin, Hippolite y Séjourné que se perdieron, no se podrán recuperar, pero este país es una gran cantera de creadores, muchos de ellos salidos de la miseria la mayoría de las veces, y soy optimista», manifestó.

La pintura haitiana, considerada naif -o primitiva- por el modo en que se trabajan los elementos: desproporción de los tamaños y planimetría de las figuras, hace prevalecer una cultura con mucha tradición y también bastante desconocida.

La recreación de la imagen, como símbolo mítico, propicia un sistema de relaciones entre la fuerza, la magia y la devoción, elementos que arrastra de la muy acendrada cultura vudú.

Al repasar las cifras de las pérdidas del sismo, cualquiera puede mostrarse pesimista, pero si recorre el país se dará cuenta de que aparecerán otros grandes, porque creadores abundan en muchos lugares, a veces con exquisito talento.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.