Haití, fuego sagrado

El libro de poemas Haití, fuego sagrado fue confeccionado con la propia tierra haitiana que la etnóloga Natalia Bolívar trajo consigo a Cuba en un viaje a esa nación caribeña

 

Autor:

Hugo García

MATANZAS.— Las continuas sorpresas artísticas de la Editorial Vigía la consagran en el mundo cultural. No por nuevas destierran la valía de las obras anteriores, sino que es una acumulación, un patrimonio legado al exigente mundo de la creación.

Luego de inaugurar la exposición de pinturas de Natalia Bolívar titulada Un viaje a Camerún, la etnóloga confesó que estos eran sus primeros versos, que fueron escritos en Haití en 2008.

«Yo he sentido a Haití, siempre fue una ilusión de mi vida visitarlo, fue un privilegio y parte de una enseñanza muy profunda de lo que se le puede sacar a la espiritualidad de cada persona», confesó Natalia ante cientos de personas.

Es una cofradía silenciosa que se ha repetido durante los 25 años de fundada dicha casa editora. Para esta ocasión el artista de la plástica Rolando Estévez maduró una idea que relampagueante asombró a todos por el diseño de Haití, fuego sagrado, libro de poemas escrito y con dibujos de la etnóloga Natalia Bolívar.

«Natalia Bolívar conoce bien, domina como pocos, esa categoría que fundaron dos antillanos universales como el cubano Alejo Carpentier y el haitiano Jacques Stéphen Alexis. Esa categoría no es otra que lo real-maravilloso», resalta en el prólogo la poetisa Nancy Morejón, Premio Nacional de Literatura.

En esta obra, como en la totalidad de las manufacturadas por el sello editorial matancero, aflora la complejidad en su confección, pero sobre todo, impresiona su concepción del diseño artístico.

Maricel Ruiz tuvo a su cargo la entrega del primer ejemplar a Natalia, quien tuvo palabras de elogio para el colectivo. Y la obra lo recompensa. Los enaltecimientos no son baldíos, ni de compromiso, suceden unos tras otros por la autenticidad de las piezas artísticas que nos llega con el derroche del buen arte.

Este singular libro trascenderá el tiempo como los más de 500 que a lo largo de 25 años han nacido y crecido para enriquecer la cultura nacional.

Haití, fuego sagrado fue confeccionado con la propia tierra haitiana que Natalia trajo consigo a Cuba en un viaje a esa nación caribeña.

En la celebración del aniversario 25 de la creación de la casa editora le fue obsequiado a varias instituciones y trabajadores el símbolo de Vigía, un hermoso quinqué de barro.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.