En la oscuridad más cómplice

El Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) ha preparado para los cinéfilos de esta isla una propuesta de verano más atractiva desde lo numérico y lo cualitativo que la del año anterior

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Mientras en muchas partes del mundo ha disminuido considerablemente la entrada de espectadores en las salas comerciales, y se ha hablado hasta de una «caída en picada», el cine continúa siendo, para los cubanos, un espectáculo, una diversión que con frecuencia invita a descubrir el arte verdadero. Y de ello está consciente el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

Tanto que, durante buena parte del año, realiza un esfuerzo extraordinario para en julio y agosto proponerles a los cinéfilos de la Isla una fiesta que únicamente necesita la oscuridad más cómplice. Eso sí, lo que se muestre en estos dos meses «continuará siendo un referente dentro del vasto universo audiovisual que se exhibe actualmente en el mundo; un referente de lo mejor, lo más notable, incluyendo el buen cine de entretenimiento.

Para marcar la diferencia, en este 2010, como sucedió el pasado año, se ha procurado una oferta mucho más atractiva desde lo numérico y lo cualitativo. Así, simultáneamente en todo el territorio nacional, cada semana el público adulto tendrá dos títulos para escoger, los cuales verá por vez primera, suerte que sonreirá también a los más pequeños. Como si no fuera suficiente, se adicionará la presentación de dos ciclos: 50 que no se olvidan y Cien comedias —del 1ro. de julio al 1ro. de septiembre—, mientras que este verano también sobresaldrá por el estreno del filme cubano Lisanka, de Daniel Díaz Torres, que verá la luz junto al animado del maestro Juan Padrón, Nikita chama boom (15 de julio), suceso que se repetirá en agosto con otras de las películas del patio que esperan por el toque final.

Algunas nuevas llegan

De Estados Unidos provienen no pocos de los largometrajes que convocarán a los espectadores a llenar las salas, atraídos algunas veces por el elenco que las encabeza o la trama singular que narran, y otras por el género que defienden. En el primer grupo se encuentra, por ejemplo, Asesino íntimo, que dirigida por John Polson, reúne a Russell Crowe, Laura Dern y a Jon Foster. Este suspenso presenta a un policía veterano obsesionado con el caso de un joven que acaba de dejar la prisión donde estaba por asesinar a sus padres.

En ese rumbo se mueven Medidas extraordinarias (Harrison Ford, Brendan Fraser y Keri Russell), The Bounty Hunter (Gerard Butler, Jennifer Aniston, Christine Baranski) y La hija nueva (Kevin Costner, Ivana Baquero y Gattlin Griffith). Medidas... es un drama de Tom Vaughan que se acerca a los esfuerzos de un matrimonio por encontrar un investigador que los ayude con una cura para sus dos hijos aquejados de un raro desorden genético. Andy Tennant (The Bounty Hunter) se decidió por hacernos reír en esta historia de un caza recompensas a quien le asignan el encargo de sus sueños: capturar a su ex mujer, una periodista que ha violado su libertad condicional, mientras que Luis Berdejo (La hija nueva) se fue por el terror para contarnos los temores de un padre soltero que se traslada con sus dos hijos a una granja, donde su primogénita comienza a comportarse de forma extraña y siniestra.

En el segundo grupo clasifica el drama deportivo basado en una historia real, Temporada de huracanes, donde Forest Whitaker y Lee Wayne siguieron las pautas de Tim Store, quien quiso emocionarnos con los topes que debe enfrentar un equipo de jugadores de baloncesto de la universidad de Marrero para salir triunfadores en un campeonato estatal, un año después del terrible paso del huracán Katrina por la ciudad de Nueva Orleans.

Asimismo, dos grandes éxitos de la taquilla norteamericana en este 2010 ocuparán nuestras pantallas: las nuevas versiones de El hombre lobo, de Joe Johnston; y Alicia en el País de las Maravillas, de Tim Burton. En El hombre..., Lawrence Talbot (Benicio Del Toro) regresa a su pueblo donde algo brutal, salvaje, con una sed insaciable de sangre ha matado a muchos campesinos. Para acabar con la carnicería, debe destruir a la temible criatura que se esconde en los bosques cercanos. Acompañan a Del Toro en esta película de terror: Anthony Hopkins, Emily Blunt, Geraldine Chaplin y Hugo Weaving.

Por su parte, Tim Burton se hizo rodear de sus camaradas de siempre: los notables histriones Johnny Depp y Helena Bonham Carter para recrear el clásico de Lewis Carroll. Completó el reparto de este filme fantástico con Mia Wasikowska y Anne Hathaway, quienes darán vida a los personajes que habitan en un reino que deja de ser pacífico cuando la Reina Roja impone su dominio de sangre y muerte.

Como ya se ha hecho habitual, los cinéfilos podrán entrar en contacto con producciones de Gran Bretaña por medio de Cinco minutos de gloria, de Oliver Hirschbiegel, con Liam Nelson como protagonista (en plena guerra civil en Irlanda, un joven de 16 años comete un asesinato y tras cumplir su condena acepta encontrarse, ante las cámaras de televisión, con el hermano de la víctima); de Tailandia con Ong-Bak: la leyenda del Rey Elefante; de España con Seres queridos, que nos trae a la argentina Norma Aleandro acompañada de Guillermo Toledo y María Botto; y de Corea del Sur a través de Guerrero invencible (un torpe policía es acogido por un grupo de ancianos que lo reclutan para formarlo como el guerrero que puede salvar el equilibrio del mundo).

Somos del futuro, de Andrey Maliukov, representará la cinematografía rusa; Tormenta de lava a la canadiense; y de Nueva Zelanda proviene la coproducción con Gran Bretaña y Estados Unidos, Desde mi cielo, de Peter Jackson (ambas naciones igualmente participan junto a Alemania y Holanda en la comedia Un funeral de muerte, de Frank Oz). Mientras Somos del futuro y Desde mi cielo son cintas fantásticas, Tormenta de lava se adentra en el catastrofismo y en las tensiones de dos empleados de un centro de respuesta a emergencias, quienes deben hallar la manera de detener la emanación de lava que se ha desatado y amenaza con destruir todo a su paso.

Para reír y recordar

Vistas una y otras vez, estas cien comedias que propone ahora el ICAIC, tienen la virtud de atraparnos sin remedio. Porque..., ¿quién no desea volver a disfrutar clásicos cubanos como Las doce sillas y La muerte de un burócrata, de Tomás Gutiérrez Alea; Vampiros en La Habana, de Juan Padrón; o Lista de espera, de Juan Carlos Tabío? Igualmente son irresistibles: Tootsie, de Sydney Pollack, con Jessica Lange y Dustin Hoffman; y Esperando la carroza, de Alejandro Doria, con Antonio Gasalla, Julio de Grazia y China Zorrilla.

Y claro, en un ciclo de comedias que se respete no podían estar ausentes el renombrado actor y director de cine mudo Buster Keaton, ni Laurel y Hardy (El gordo y el flaco), Mario Moreno «Cantinflas» (El bolero de Raquel, Los Tres Mosqueteros, Sube y baja, El supersabio...), Louis de Funes (Fantomas, La gran juerga, El ala o la pata...), Mel Brooks (Soy o no soy, El jovencito Frankestein...), y mucho menos el gran Charles Chaplin (1889-1977), cuyo histrionismo quedará patentado nuevamente gracias a un minucioso trabajo de restauración que permitirá apreciar tesoros fílmicos rodados entre 1915 y 1916 como: Charlot en la playa, Charlot trabajando de panelista, Charlot perfecta dama, Carmen y Charlot vagabundo, entre otros.

Tampoco puede faltar un genio de estos tiempos en su doble condición de realizador y actor, Woody Allen, con películas como Todo lo que usted quiso saber sobre el sexo, pero temía preguntar y Comedia sexual de una noche de verano; o como Sueños de seductor, donde, bajo las órdenes de Herbert Ross, comparte carteles con Diane Keaton.

Aparecen también títulos aplaudidos por el público y la crítica al estilo de Un pez llamado Wanda, con John Cleese, Jaime Lee Curtis y Kevin Kline; Desde el jardín, protagonizada por Peter Sellers (quien centra, además, Tras la pista de El Zorro, de Vitorio de Sica); El profesor chiflado, de Jerry Lewis; y ¿Quién engañó a Rogger Rabbit?, de Robert Zemeckis, con Bob Hoskins y Christopher Lloyd, como principales intérpretes.

Entre las 50 que no se olvidan hay también, como es de esperar, algunas hechas en Cuba: Las aventuras de Juan Quin Quin (Julio García Espinosa), La Bella del Alhambra (Enrique Pineda Barnet), El hombre de Maisinicú (Manuel Pérez Paredes) e Historias de la Revolución y La última cena (Tomás Gutiérrez Alea). No solo el notable Titón repite como autor en este ciclo, sino que también tienen ese privilegio el italiano Sergio Leone (Por un puñado de dólares, Por unos dólares más, El bueno, el feo y el malo, y Érase una vez en América), el norteamericano Francis Ford Coppola con la primera y segunda parte de El Padrino; Constantin Costa-Gavras (Z y Estado de sitio), Roman Polanski (El cuchillo en el agua y Barrio Chino) y Martin Scorsese (Taxi Driver y La última tentación de Cristo).

Y entre las inolvidables no podían faltar: las soviéticas Cuando vuelan las cigüeñas (Mikhail Kalatozov), La balada del soldado (Grigori Tchujrai) y Solaris (Andrei Tarkovsky); la yugoslava Underground (Emir Kusturica); la china Sorgo rojo (Zhang Yimou), las italianas Ladrón de bicicletas (Vittorio de Sica), Quemada (Gillo Pontecorvo), El conformista (Bernardo Bertolucci) y Cinema Paradiso (Giuseppe Tornatore); las francesas El proceso (Orson Welles) y La Bella y la Bestia (Jean Cocteau); la alemana El huevo de la serpiente (Ingmar Bergman); la japonesa Los siete samuráis (Akira Kurosawa), la española La caza (Carlos Saura) y las norteamericanas Amadeus (Milos Forman), Lo que el viento se llevó (Victor Fleming), J.F.K.: Caso abierto (Oliver Stone), Patrulla infernal (Stanley Kubrick).

Todavía habría que referirse a las propuestas para los pequeños, pero aún nos queda tiempo para entusiasmar al resto de la familia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.