Llegan a Portugal los restos de Saramago

Desde el aeropuerto hasta la sala principal de la alcaldía de Lisboa, donde se instaló la capilla ardiente, fue trasladado el  féretro del escritor, cubierto de una bandera portuguesa. Miles de personas lo despidieron. Este domingo será el entierro

Autor:

Juventud Rebelde

LISBOA.— Filas extensas de personas se  formaron hoy en la municipalidad de Lisboa para dar el último adiós a José Saramago, el escritor portugués, premio Nobel de  Literatura, quien falleció el viernes y cuya figura siguió recibiendo elogios, aunque también algunas críticas de la Iglesia católica por varias de sus novelas, reconoció la agencia ANSA.

Los restos mortales de Saramago, fallecido el viernes a los  87 años en la isla canaria de Lanzarote a causa de una leucemia, llegaron en un avión de la Fuerza Aérea portuguesa a las 14.30 locales al aeropuerto internacional de Lisboa.  El cuerpo del novelista, muy ligado a América Latina por los  millones de lectores de su obra y su interés sobre los acontecimientos políticos, será incinerado mañana en Liboa.

Sus cenizas quedarán en Portugal, por voluntad expresa del  novelista, quien también escribió poesía y teatro, según informó el administrador de la Fundación José Saramago, José Sucena.

La figura y obra del portugués, marcada por el compromiso político y la preocupación sobre la dignidad humana, continuó recibiendo ponderaciones hoy por parte de escritores como los  colombianos Laura Restrepo y Alvaro Mutis, el chileno Luis  Sepúlveda o el mexicano Carlos Fuentes.

También lo recordaron, entre otros, el presidente  salvadoreño, Mauricio Funes, el actor mexicano Gael García  Bernal y el director brasileño, Fernando Meirelles, quien llevó  al  cine una de las obras de Saramago, Ensayo sobre la ceguera.

Desde el aeropuerto hasta la sala principal de la alcaldía de Lisboa, donde se instaló la capilla ardiente, fue trasladado el  féretro del escritor, cubierto de una bandera portuguesa.

La comitiva procedente del aeropuerto, formada entre otros por la viuda de Saramago, la periodista española Pilar del Río,  la hija de su primer matrimonio, Violante, y la ministra de  Cultura portuguesa Gabriela Canavilhas, fue recibida por el  alcalde de Lisboa, Antonio Costa.

El féretro de Saramago ingresó a las 15.30 locales a la municipalidad en medio de aplausos de ciudadanos que rodeaban el edificio, en cuya fachada se colgaron dos grandes fotografías  del escritor portugués acompañadas con la frase «Gracias,  Saramago».

Además de familiares y amigos, pasaron por la capilla  ardiente, entre otros, el ministro de Interior portugués, Rui  Pereira, y los secretarios de Defensa y Cultura, Marco  Perestrello y Elísio Summaviel.

También asistieron Jerónimo de Sousa, secretario del Partido Comunista, en el que Saramago militó toda su vida, y la ministra  de Cultura de España, Angeles González-Sinde.

La capilla ardiente permanecerá abierta al público hasta la celebración de los funerales y luego una ceremonia a las 11  locales del domingo en el cementerio Alto de So Jo o de Lisboa, donde el cuerpo de Saramago será incinerado.

Mañana, además, concluirá el duelo nacional de dos días  decretado por el gobierno del primer ministro José Sócrates.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.