Lezama de página en página

Su anecdotario resulta tan voluminoso como su obra. Su creación literaria manifiesta una cubanía sin reducciones, compleja y omniabarcadora, no siempre bien entendida

Autor:

Yuniel Labacena Romero

José Lezama Lima es más que una de las grandes figuras de la literatura cubana en todos los tiempos: Lezama es un mito. Su anecdotario resulta tan voluminoso como su obra. Su creación literaria manifiesta una cubanía sin reducciones, compleja y omniabarcadora, no siempre bien entendida. Celebrar su centenario es también «una fiesta innombrable» porque nació en esta Isla y estaba orgulloso de ello, porque entregó lo mejor de sí y nunca se conformó con menos, porque incluso quienes lo invocan sin leerlo saben que su nombre es una noción de grandeza, y nos pertenece. El número 45 de la revista literaria y cultural SiC, que ya circula por las librerías, se suma al jolgorio del autor de Paradiso, Tratados en La Habana, Dador y Confluencias.

Dos textos se acercan al tratamiento de las comidas en Lezama: Ismael Fuentes Elías en Un cubano en la casa de Lúculo, fragmento de un libro inédito acerca del sistema poético de Lezama Lima; y Almuerzo de Oppiano, de Alejandro Montesinos y Madelaine Vázquez, adelanto del libro Comer con Lezama, en proceso de edición por la Editorial Oriente. Este volumen se convertirá en una de las novedades más interesantes de la casa editora. En él se incluyen fragmentos de obras junto a recetas de cocina.

Correspondencia de José Lezama Lima, del crítico e investigador Amauri Gutiérrez, atrapa al lector desde el primer momento. La correspondencia intercambiada entre Lezama y la familia Vitier ha tenido cuatro hitos en su divulgación, sostiene Amauri, y nos presenta cuatro cartas que nos sumergen de un golpe en esta relación amistosa. Dice Lezama: «En nuestros tiempos desorbitados hay tantos poetas que no gustan de la poesía, pero Uds. por el contrario, están en la poesía misma de los demás, la que cuidan como horticultores». La página poética presenta poemas del escritor mexicano Javier España. Poemas escritos a partir de motivaciones lezamianas.

Las reseñas se acercan a los libros Cine cubano, ese ojo que nos ve, de Reynaldo González; Un lugar en el mundo, de Geovanys Manso (Premio Herminio Almendros, 2008); y Tulio y los elefantes verdes, de Félix Sánchez, todos publicados por la Editorial Oriente. Reseñan: Luciano Castillo, Geovanys García Vistorte y Osmar Álvarez, por ese orden.

Carlos Barba continúa presentando actrices cubanas. Entrevistas largas. Mujeres de puro nervio. En esta oportunidad Ivonne López Arenal, actriz desconocida para muchos, revela parte de su vida y obra. Algunos podemos redescubrirla. Recordarla. Conocerla por vez primera.

SiC llena sus páginas con los trabajos El mapa, el cine y el hombre viejo, de Carlos Lloga, y comentarios sobre el Festival de Teatro Máscara de Caoba, el XVII Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica y el Festival de la trova Pepe Sánchez. Por estos artículos se podrá conocer algún día parte de nuestra historia cultural.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.