Con noche perfecta cerró este domingo el Festival de Ballet de La Habana

La función en el Gran Teatro de La Habana se distinguió por la variedad y excelencia de las 12 coreografías presentadas y por la suprema calidad de los intérpretes cubanos y extranjeros

Autor:

ACN

Con la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso escoltada por los cubanos de rango internacional Carlos Acosta y José Manuel Carreño, concluyó este domingo el XXII Festival Internacional de Ballet de La Habana.

Al concluir la gala de clausura, la directora del Ballet Nacional de Cuba (BNC) se adelantó para agradecer una larga ovación que rindió honor a sus 90 años de vida dedicada a su patria, y a lo histórica que resultó esta edición de uno de los festivales más prestigiosos y con mayor poder de convocatoria del mundo.

La función en el Gran Teatro de La Habana se distinguió por la variedad y excelencia de las 12 coreografías presentadas y por la suprema calidad de los intérpretes cubanos y extranjeros, quienes trajeron a esta fiesta su arte desde sitios como Londres, Nueva York, Buenos Aires, Berlín y Madrid.

Entre las personalidades que acudieron a este cierre de gran lujo figuraron Abel Prieto, ministro de Cultura; Alfredo Guevara, presidente del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, el poeta Pablo Armando Fernández, y esa gloria de la cultura cubana que es Luis Carbonell.

Uno de los momentos estelares de la velada fue el solo Two, a cargo de Acosta, primer bailarín invitado del Royal Ballet de Londres, quien se distinguió por una viril y poética plasticidad, acentuada por luces cenitales que modelaron su torso desnudo como una viva estatua clásica que en escena derrochó una singular imagen de sus hombros, omóplatos y brazos.

Carreño también hizo disfrutar a un público enardecido con otro solo, Sinatra Suite, una elegante coreografía realzada por la voz del divo de la canción estadounidense.

Otro solo, esta vez por Javier Torres, primer bailarín del BNC, puso otra nota de vibrante poesía a la noche con imágenes puras y de gran fuerza que hicieron de la miniatura coreográfica que presentó, una interpretación de excepción.

También hay que agradecer las reposiciones de dos clásicos del repertorio del BNC: el Grand Pas de Quatre, coreografía de Alicia, y que las Cuatro Joyas del BNC bailaron en su época de forma inigualable, pero, esta vez, asumido por otra prometedora generación de jóvenes bailarinas; y Canto vital, de Azari Plisetski, por un elenco masculino bisoño pero efectivo.

Entre las visitantes descolló la española Tamara Rojo, del Royal Ballet de Londres, quien en Cinco valses de Brahms a la manera de Isadora Duncan, trajo a la escena habanera el espíritu de esa mítica bailarina de principios del siglo XX, con un tan personal lirismo que a todos deslumbró.

Por su bravura y gracilidad, se ganaron el favor del público Roberta Márquez y Steven McRae, del Royal Ballet de Londres, quienes desplegaron una difícil e impecable técnica como si se tratara de lo más natural del mundo, en el pas de deux de La bella durmiente del bosque.

Las estrellas del Ballet Estable del Teatro Colón, de Argentina, Nadia Muzyca y Juan Pablo Ledo, pusieron en alto el prestigio de esa institución con Encuentro, una coreografía de Lidia Segni con música del inmortal Astor Piazzola, cuyas fintas y sensualidad, elevaron a gran arte.

Otro punto clímax resultó Doble sentir, coreografía de Antonio El Pipa, bailada por él mismo, quien con maestría nos recordó lo mucho que la cultura cubana debe a España y especialmente al ancestral y desgarrado flamenco.

La gala cerró con una verdadera joya, el estreno en Cuba de fragmentos de Samsara, pieza del bailarín y coreógrafo español Víctor Ullate con músicas étnicas de Egipto, Irán, India, Nepal, China y Japón, que con la vitalidad de la percusión y la acertada interpretación del BNC, dejó el ánimo dispuesto para la próxima cita, dentro de dos años, de esta fiesta universal del ballet.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.