Público napolitano colma de elogios a Ballet Nacional de Cuba

Alicia Alonso retornaba al teatro San Carlo, tras una ausencia de casi 30 años, durante los cuales su huella se mantuvo intacta

Autor:

Juventud Rebelde

NÁPOLES, Italia, noviembre 26.— El Ballet Nacional de Cuba (BNC) y su directora, la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, se despidieron del público napolitano dejando tras sí una estela de admiración y respeto artístico, según PL.

Alonso retornaba al teatro San Carlo, tras una ausencia de casi 30 años, durante los cuales su huella se mantuvo intacta.

Su debut en esta sala, en 1953 —en pleno despegue de su carrera con el American Ballet Teatro— y su visita en 1981 cuando ya era una de la forjadoras de la escuela cubana y de la compañía de danza clásica de la isla, permanecía aquí como un recuerdo imborrable.

En 1981 vino a montar su versión de Giselle para el San Carlo, una obra que rescató del olvido en que yacía y a la que renovó impregnándole un aire moderno, devolviéndole a la par los detalles de estilo que identificaron al movimiento romántico: torso ligeramente adelantado, port de bras redondeados, leve inclinación del cuello, entre otros.

La breve temporada ofrecida ahora incluyó versiones y recreaciones coreográficas suyas como Las sílfides y Dido abandonada, que trajo a los italianos el aroma de uno de sus artistas más notables, Gaspero Angiolini, a partir de su obra homónima, cuya música y libreto son también de su autoría.

La crítica elogió las presentaciones del BNC, en las que destacó «Elegía para un joven, Fabio di Celmo in Memorian», inspirada en la vida del joven italiano víctima de uno de los actos terroristas perpretados contra la isla.

Desde su primera entrada al San Carlo, Alonso recibió el tributo unánime del público, volcado luego en el homenaje rendido a su leyenda como una de las grandes bailarinas que marcaron para siempre la historia de la danza.

Al reseñar las funciones, Elisabetta Testa, del diario Roma, subrayó:

«La ovación de pie era toda para ella, la reina de Cuba, el mito viviente: Alicia Alonso que, digna y orgullosa, con paso enérgico y gran estilo, saludó y agradeció al público del San Carlo, al concluir el espectáculo de su compañía, el Ballet Nacional de Cuba.

«Su retorno a Nápoles, tras treinta largos años ha sido un verdadero acontecimiento, agregó. No podía ser de otra manera, ella, ícono de la danza para generaciones enteras

Al aludir a «Las sílfides», resaltó la «gran homogeneidad del cuerpo de baile, precisión extrema en cada detalle y un bellísimo derroche de la técnica, en especial de Anette Delgado, Alejandro Virreyes, Yanela Piñera y Aymara Vasallo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.