Magnífico cine también en las muestras

De las propuestas de países no latinoamericanos ofrecemos esta guía que intenta relacionar otros títulos destacados que merecen atención

Autor:

Joel del Río

Tal vez todavía sea útil ofrecer esta guía que intenta relacionar otros títulos destacados, ciclos o muestras que merecen atención; el dato que esclarezca, los términos que ayuden a discriminar pantallas y establecer itinerarios.

De las muestras de países no latinoamericanos, es preciso aludir a las cuatro películas británicas incluidas, porque pueden incitar a los públicos más variados. Sexo, drogas y rock and roll es una biografía aproximada de Ian Dury, el fundador de la escena punk en los años 70, mientras que Tamara Drewe se llama la película y la mujer bella, segura de sí misma y exitosa que regresa al pequeño pueblo rural donde vivió su madre, en una historia narrada eficazmente por Stephen Frears (Amistades peligrosas).

En coproducción con Francia, Rachid Bouchareb dirigió London River, sobre el efecto en dos personas de los atentados con bomba de 2005; en tanto la célebre Jane Campion nos trae Bright Star, lujosa recreación del Londres de 1818 y de los amores entre el poeta romántico John Keats y su joven vecina.

Fernando Trueba será presencia ubicua en la muestra de cine español con sendas películas ambientadas en Latinoamérica: El baile de la victoria, que transcurre en el Chile de los primeros años de la democracia, y el deslumbrante animado Chico y Rita, una historia de amor que rinde homenaje a la música cubana y al jazz. Estarán además Ventura Pons, con el drama femenino A la deriva, y Carlos Saura, con su estupendo musical Flamenco, flamenco, junto a El corredor nocturno, un thriller protagonizado por los actores argentinos Leonardo Sbaraglia y Miguel Ángel Solá. Imposible soslayar la superproducción biográfico-histórica Lope, que ilustra la vida del célebre autor de Fuenteovejuna.

En la muestra de cine italiano destacan tres autores que alcanzaron el apoyo de la crítica en los últimos 20 años. Gabriele Salvatores se acerca a un guionista cuarentón y a sus personajes en busca de autor en Happy Family; Danielle Luchetti afronta los rigores de la mala suerte en el melodrama filial La nostra vita; y Paolo Virzi nos cuenta el retorno de un hombre con un pasado tumultuoso, y el reencuentro con su madre enferma pero todavía retadora, en La prima cosa bella.

Problemas amorosos, románticos y de pareja predominan en la mayor parte de las películas de la muestra alemana, entre las cuales destacan Entre nosotros, de Marien Ade; Cerca de ti, de Almut Getto; Nunca había sido tan feliz, de Alexander Adolph; y Lila, Lila, de Alain Gsponer. Sobresale el documental Cosmonautas del aire, un acercamiento al programa Intercosmos verificado en los años 80 por la URSS y otros países socialistas.

La relectura del pasado predomina en algunas propuestas polacas. La casa del mal se ambienta en plena ley marcial, cuando se intenta descubrir a un asesino múltiple. Una mujer logra recuperar su juventud transcurrida en la República Popular de Polonia, en el filme ¿Cuánto pesa el caballo de Troya?, comedia cuyo argumento suena parecido al de Good Bye Lenin. También retrocede a la época socialista El mal menor, de Janusz Morgenstern.

En un Festival que vuelve a poner en evidencia su regusto vanguardista, está plenamente justificado el homenaje al National Film Board of Canada, una institución que apoyó buena parte de las mejores películas experimentales dirigidas por Norman McLaren, de quien se programan los muy notables cortometrajes Vecinos y Narciso. Además, hay otros cineastas y obras de primera clase dentro de un ciclo pensado también para quienes aprecien el cine desde las sensaciones y el instinto más que a partir de las historias más o menos entretenidas: Guy Maddin (Científico de la noche), Al Razutis (Egipto) y Alanis Obomsawin (Un lugar para sanar), entre otros.

Las cinematografías de Francia y los países nórdicos, el Oriente Medio y China vencen en el panorama contemporáneo internacional. El excelente Thomas Vinterberg regresa a Dinamarca con Submarino, luego de su mediocre andadura por el cine norteamericano. Mujeres del Cairo llega de la casi desconocida cinematografía de Egipto; Welcome y Partir representan dignamente el cine francés más serio, mientras que Ella, una mujer china y Las estrellas en la tierra hacen lo propio por China e India.

Mucho de qué hablar darán las noruegas Un hombre bastante bueno y A casa por Navidad. Otra historia de regreso al país de origen se cuenta en la iraní A propósito de Elly, porque tal parece que el regreso es un recorrido dramático muy reiterado en varias importantes películas del Festival. Así también ha regresado el Festival para adornar y enriquecer nuestras vidas. Y no estoy exagerando.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.