Concierto nocturno de un regimiento

Fundada el 1ro. de abril de 1960, la Banda de Música del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Revolucionarias es una institución que defiende lo más genuino de la sonoridad cubana

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Una orquesta se desborda cada día en sensibilidades cuando esparce sus melodías. La música de la Isla se ha colado en todas las partituras que interpreta. Es la Banda de Música del Estado Mayor General (EMG) de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

La cincuentenaria agrupación se regocija al ser una institución que también defiende lo más genuino de nuestra sonoridad, para así enlazar en caminos armónicos boleros y elegías, oberturas y marchas, sones e himnos de diferentes países.

Fue el 1ro. de abril de 1960 cuando se unieron en una sola, las bandas de música de la Policía Militar Rebelde, la de La Cabaña y la del Estado Mayor del Ejército Rebelde. Desde esa fecha fundacional, cuatro músicos la han guiado en diferentes etapas: Roberto Valdés Arnau, Manuel Padilla, Rolando Forneiro Delgado y su director actual, el teniente coronel Ney Miguel Milanés Gálvez, quien lleva allí más de cuatro décadas.

Apasionado por el arte

El teniente coronel Ney Miguel Milanés Gálvez nació en Jiguaní (Granma). Fue su padre —todo un conocedor de la sonoridad nacional—, quien le inculcó el amor por la música.

«Estudié el cornetín primero y después violín y piano, mientras supe del saxofón y el clarinete a los 12 años. Papá quería que estudiara todos los instrumentos y mi madre le decía: “Vas a volver loco al muchacho”», explica a Juventud Rebelde.

Milanés se graduó de profesor de música en el Conservatorio de Santiago de Cuba. Su deseo de ver a la Isla libre de la tiranía batistiana lo llevó a mantener una amplia labor en la clandestinidad. Al triunfar la Revolución conjugó su pasión por la vida militar con el arte.

Algunas de sus misiones en ese tiempo fueron las de crear bandas militares de música en Mangos de Baraguá, en Holguín  y en Camagüey. Su primer impacto con la Banda de Música del EMG de las FAR fue cuando vino a La Habana procedente de tierras agramontinas, para convertirse en su segundo jefe, hasta que luego se convirtió en su director.

Al paso de tantos años, Milanés sigue dejando su huella en la Banda, no pierde la capacidad de emocionarse con las piezas que culmina y suma al amplio repertorio de la agrupación.

Mostrando nuestro universo sonoro

Al participar en ceremonias de recibimiento, la Banda de Música del EMG de las FAR ha mostrado, de primera mano, el universo sonoro cubano a numerosos jefes de Estado, Gobierno, altos jefes militares y relevantes personalidades de las diferentes naciones que nos visitan.

En estas cinco décadas, la agrupación atesora en su repertorio parte de la obra musical del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, quien dedicaba horas a trabajar en algunas sus composiciones de conjunto con el teniente coronel Ney Miguel Milanés.

Señala Milanés que «cuando Almeida le interesaba un tema, venía aquí y lo musicalizábamos juntos. Lo que no le gustaba, me lo decía. Teníamos mucha compenetración. Después yo hacía la orquestación de esas composiciones para la Banda, como las de la Elegía a José Martí —la cual se escucha en el cambio de la guardia de honor que custodia el Mausoleo de nuestro Héroe Nacional José Martí, en el Cementerio de Santa Ifigenia de Santiago de Cuba».

De esa colaboración también salieron las elegías a Antonio y José Maceo, las que se contemplan en los discos Elegía (EGREM 1998) —con textos de Almeida, orquestaciones mías y la interpretación de la banda—, e Himnos y marchas (EGREM 2009).

Ahora los músicos de la Banda ensayan Unidos en la montaña, Marcha del futuro, Revolución victoriosa y Marcha No. 1 La heroica, cuatro marchas compuestas por su director y que se interpretarán en el desfile militar del venidero 16 de abril, por el aniversario 50 de la Victoria de Playa Girón.

Música adentro

Entre las fuentes que nutren la Banda de Música del EMG de las FAR se encuentran las escuelas de arte de todo el país y los Conservatorios de Música de la capital. Son, en su mayoría, jóvenes entre 18 y 21 años de esos centros de enseñanza que cumplen con el Servicio Militar Activo.

Pero es esa labor de formación uno de los grandes logros de la agrupación. Es una orquesta escuela, porque algunos de los compañeros que llegan hasta allí no poseen conocimientos musicales y es en la Banda donde los adquieren.

No obstante, todavía es necesario formar algunos instrumentistas, como asegura Milanés, ya que tienen «déficit en los fagot, clarinetes, trompas, y oboes». Las soluciones estarán en el curso que proyecta la Banda y  que apoyará el Instituto Cubano de la Música.

Dentro de la Banda de Música del EMG de las FAR impresionan las historias de sus músicos. El percusionista y suboficial de primera, Amado Torres, inició su vida artística en 1976 en la entonces Banda de la Marina de Guerras Revolucionarias, para desde 1990 ser parte de la del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

«El primer presidente que recibí fue a Agostinho Neto.  Recuerdo que también estuve en el recibimiento del papa Juan Pablo II. La banda es una escuela para mí», dice resuelto.

Antonio Eduardo Olano, el tercer clarinete, es graduado de las escuelas de bandas creadas en las provincias. Con 19 años, este joven tunero, siente que ha sido «una suerte cumplir con su Servicio Militar aquí. Tuve dificultades al principio con el repertorio, pero a medida que fue pasando el tiempo, las fui superando y mis compañeros me ayudaron con la teoría y el solfeo. Llevo 11 meses ya y me siento encantado porque he aprendido mucho».

Titulados de nivel medio como el flautista matancero Will Armando Fernández, aprecian el grado de exigencia que también se palpa en las bandas de música. «Siento que la complejidad de las obras que se interpretan tanto la Escuela de Nivel Medio de Matanzas como aquí, tienen una alta dificultad técnica. Todas las obras exigen mucho de nosotros.

Al repasar en los nombres de músicos que han formado parte de la Banda de Música del EMG de las FAR, se aprecian los de Juan Formell, líder de los Van Van, el baterista Enrique Plá, el pianista Lázaro Valdés y el bajista Jorge Reyes, entre otros.

Es que esta es una agrupación de música muy similar a la Banda Nacional de Concierto, y realiza igualmente presentaciones para el público en general los últimos viernes de cada mes —justo antes del cañonazo— en el Parque histórico militar Morro-Cabaña, a la vez que realiza conciertos en las escuelas y unidades militares.

«Tenemos la posibilidad de trabajar en conjunto», es la premisa que recuerda siempre el teniente coronel Ney Miguel Milanés Gálvez, a los integrantes de la Banda de Música de las FAR. Ellos sienten regocijo de ser parte de tan importante proyecto. Aman la música y viven para ella.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.