Por el alba cultural de nuestros pueblos

La fiesta cubana del libro es una de las muestras más palpables de integración cultural en la región, la cual permitirá visibilizar aún más la riqueza multicultural y multiétnica que nos distingue

Autores:

José Luis Estrada Betancourt
Jaisy Izquierdo

La 20 edición de la Feria Internacional del Libro Cuba 2011 (FIL) comenzó oficialmente, en la tarde de este jueves, en una vistosa ceremonia que contó con la presencia de Esteban Lazo, miembro del Buró Político del Partido y vicepresidente del Consejo de Estado; de Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y de otros dirigentes y ministros de Cultura de los países que pertenecen a la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA).

Correspondió a Érika Silva Chavert, titular de Cultura de la República de Ecuador, hacer uso de la palabra en representación de los pueblos del ALBA, cuya cultura será reconocida de manera especial en esta fiesta del libro y la literatura, que concluirá en el oriente del país, el próximo 6 de marzo.

Para la intelectual ecuatoriana, el ALBA y el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) constituyen una iniciativa inédita, impulsada en el siglo XXI como respuesta a la globalización neoliberal y contra la dominación imperialista.

Estos ya no son los tiempos en que Cuba se enfrentaba sola al imperio y cada uno de nuestros países vivía su drama en soledad, dijo. Ahora, cuando celebramos el bicentenario de la primera independencia de América Latina y el Caribe, estamos en condiciones de hacer realidad el sueño de los hombres y mujeres que lucharon para fundar la patria grande. Integrarnos y unirnos, enfatizó, es nuestra mejor y mayor garantía.

Una de las muestras más palpables de integración, en este caso cultural, es la FIL que permitirá visibilizar aún más la riqueza multicultural y multiétnica que nos distingue, acercarnos más a las problemáticas de cada nación, a su historia, costumbres y tradiciones; compartir la cultura viva de nuestros pueblos, expresada en la danza, la música, el teatro, el cine y, por supuesto, la literatura.

Zuleika Romay Guerra, presidenta del Instituto Cubano del Libro, recordó que justamente en días como estos, hace 50 años, se libraba en la Isla una de las batallas más grande de la historia nacional cuando se tomaron por asalto los valles, las montañas, las ciudades, y con cartillas y manuales se enseñó a leer y a escribir a millones de compatriotas.

Por ello, luego de medio siglo de que se emprendiera la Campaña de Alfabetización —la primera acción cultural de carácter masivo de la Revolución triunfante—, se ponen a disposición de los lectores más de seis millones de ejemplares, entre los que destacan cerca de 600 títulos para niños, adolescentes y jóvenes.

En medio de la crisis financiera mundial, que ha conllevado a que el libro se convierta en un artículo suntuario para la minoría, la 20 FIL muestra crecimiento en la participación de expositores extranjeros y en la cantidad de amigos y amigas de cuatro continentes presentes en la cita, aseguró Zuleika. «Ello preludia que ha llegado la hora de nuestra segunda independencia. El mundo mejor ha de ser construido por nosotros mismos».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.