Amanecer feliz

Desde su fundación hace 11 años, el pabellón infantil Tesoro de Papel se convirtió en un espacio donde el niño se acerca a la creación artística a través de la literatura

Autores:

José Luis Estrada Betancourt
Lourdes M. Benítez Cereijo

Como la popular canción de Rosa Campo, desde que se inauguró la 20 Feria Internacional del Libro (FIL) en  La Cabaña, son numerosos los pequeños que cada día se llegan al pabellón infantil Tesoro de Papel porque saben que en ese sitio podrán sonreírle a la vida con muchas ganas.

Y es que desde que fuera creado hace 11 años por Albertico Yáñez, Tesoro de Papel se convirtió en el espacio donde a través de la literatura el niño se acerca a la creación artística y encuentra una manera placentera de emplear su tiempo libre. Ese ha sido el signo que ha caracterizado el siempre visitado pabellón infantil, donde no falta nunca un programa artístico atractivo, novedoso y diverso.

Por ello, en este 2011 en que Tesoro de Papel reconoce las culturas de los pueblos del ALBA y recuerda el Bicentenario de la primera independencia de América Latina y el Caribe, no podía dejar de convocar aquellos talleres que atrapan inmediatamente a los infantes: origami, papalote, papier maché, muñequería, pintura..., y a proyectos como Coloreando mi barrio, Tocorito del monte y Pinta carita, conducido por la escritora costarricense Evelyn Ugalde.

Como el resto del colectivo de Gente Nueva, Flor Nodalse, la subdirectora Comercial y de Promoción, sabe que para que la felicidad de los niños sea completa no es suficiente con propiciar que aprendan las más diversas técnicas, sino que «es importante que luego tengan a mano diferentes títulos que los puedan auxiliar cuando les llegue la inspiración. Si el pasado año editamos Papalotes y cometas, de Policarpo López, este hemos venido con Doblar el papel. El arte del origami, de Emilio L. Arias Borrego, y La Cucarachita Martina según La Colmenita, inspirada en la conocida obra teatral que representa la compañía infantil que dirige Carlos Alberto Cremata».

Quienes son visitantes asiduos del pabellón infantil, también conocen que en él adquiere notable protagonismo el Movimiento de Pioneros Exploradores (MPE), esta vez representado por 70 niños y ocho guías, encabezados por Adonis Alfonso Hernández, miembro del Consejo Asesor Nacional del Movimiento. «Constantemente programamos variadas actividades participativas en función del cuidado de la naturaleza y sus recursos», explica Adonis. Buscamos con ellas potenciar las ciencias básicas, y ampliar la formación vocacional y la orientación profesional, sin perder la oportunidad de desarrollar valores como el compañerismo y la colectividad».

El también jefe del MPE en Arroyo Naranjo está convencido de que tanto sus muchachos como los visitantes disfrutan aprendiendo más sobre malacología, herpetología, colombofilia, ornitología, astronomía... Tanto es así que Arlett Rubio Suárez, de 14 años, se halla entre los exploradores que repite por segunda vez, y asegura sentirse encantada.

Convertida en toda una experta en las técnicas de campismo y en las especialidades del movimiento, Arlett confiesa estar más a gusto cuando se ve rodeada por quienes se interesan por los temas medioambientales. Claro, jamás deja de estar al tanto de aquellos que desean subir por la empinada soga, «porque yo puedo enseñarles la manera de que lo consigan con más facilidad y sin daños “colaterales”», y sonríe con picardía quizá recordando a alguien que se aventuró a no escuchar sus consejos.

Otro de los talleres que asombran es el que dirige Nieves M. Arias Iglesias, perteneciente al proyecto comunitario Despertar la vida. Se trata de 16 adolescentes: ocho que cursan estudios en la escuela especial Solidaridad con los Pueblos, ubicada en La Corea, San Miguel del Padrón; y ocho que radican en los repartos California y Juanelo.

La mayor satisfacción de la licenciada en artes plásticas y Máster en Defectología es conseguir la realización de sus niños, «que aquí pueden interactuar con muchas personas, mientras demuestran sus destrezas con el papier maché, la artesanía, la pintura, la talla en madera...». Ella, que sueña con lograr un taller donde sus muchachos puedan llevar adelante una vida útil e independiente, admite su felicidad «porque aquí no se ven discriminados».

Luz de aurora

En esta edición, Tesoro de Papel inicia una nueva década en la que sus organizadores se han propuesto que en lo adelante este se reafirme como un lugar donde siempre se irradie luz de aurora, como los hombres eternos e imprescindibles de los cuales hablaba el Apóstol. Y como buenos martianos también continúan honrando a las personalidades e instituciones que han posibilitado que cada jornada tenga un amanecer feliz.

Por eso han elegido varias figuras renombradas, nacionales y extranjeras —incluso aunque ya no estén físicamente—, que posean una obra sólida y perdurable dedicada a los niños, y que por años no hayan perdido uno de los principales valores que se cultiva desde la niñez: la humildad, para entregarles la Distinción a la Humildad Dora Alonso.

Explica Flor que el reconocimiento, que surgió para el décimo aniversario de Tesoro de Papel, distingue en este 2011 a Teresita Fernández, Nersys Felipe, Carlos Alberto, «Tin», Cremata, Humberto Rodríguez, Carlo Frabetti, Rolando Mosquera, Alga Marina Elizagaray y a Enrique Vian (pos mórtem), entre otros, así como a la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), la Unión de Jóvenes Comunistas, la Brigada José Martí, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la empresa Los Portales...

«De ninguna manera podíamos pasar por alto que Teresita Fernández celebra su cumpleaños 80, razón por la cual presentaremos este domingo, a las 11:00 a.m., en la sala Nicolás Guillén, Amiguitos vamos todos a cantar, de Alicia Elizundia.

Entre las novedades están, además, los espectáculos artísticos con magos y payasos. Como era de esperar, Abdiel Rodríguez (payaso Lapicero) y Darwins Valenzuela (Pito Pito Colorito), integrantes del grupo humorístico Espátula, también se sumaron al homenaje a Teresita Fernández, con un programa que combina el tributo a la juglar con el interés por los libros.

«Son muchas las generaciones de cubanos que crecieron escuchando sus canciones, por eso utilizamos su obra en nuestro espectáculo, donde a través de juegos y actividades de participación, estimulamos el gusto por la lectura, lo cual es vital lograr desde edades tempranas».

Los espectáculos de Espátula se realizan todos los días a partir de las 2:00 p.m., e incluyen pasacalles y la entrega de presentes. También están los fines de semana en horas de la mañana, el mediodía y la tarde.

Del pasado año, Darwins recuerda: «los niños recibieron con regocijo los espectáculos que realizamos con el Zoológico Nacional de Cuba. La experiencia fue increíble pues los infantes aprendían e interactuaban con los animales. Ahora disfrutan mucho con nuestras payasadas, lo que significa que para ellos es siempre una fiesta total».

Y si se habla de onomásticos, Flor aclara que «no nos hemos olvidado de los 75 de nuestra Nersys Felipe, quien hoy (9:00 a.m.) será el centro de un conversatorio en la Sociedad Cultural José Martí, donde tiene lugar «Niños, autores y libros. Una merienda de locos», evento que ha invitado especialmente a las representantes por Ecuador (Edna Iturralde), Panamá (Irene Delgado) y Bolivia (Liliana de la Quintana), de la Academia Latinoamericana de la Literatura Infantil».

De fiesta está también la OPJM por su aniversario 50, edad a la que arriba igualmente el movimiento de instructores de arte. «Este acontecimiento lo festejaremos el día 18, a las 7:00 p.m., en la Casa de Cultura de Plaza, donde el grupo Olga Alonso representará Calvina, de Frabetti, quien además de proponer ahora Las islas desventuradas, aprovechó para llegarse a la Facultad de Matemática de la Universidad de La Habana y presentar Malditas matemáticas. Alicia en el País de los Números.

En Tesoro de Papel se espera también con ansiedad la visita de la premio nobel de la Paz Rigoberta Menchú, de quien Gente Nueva publicó El legado secreto. En ese instante, la colección ALBA Bicentenario brillará de modo especial, pues verán la luz otros cuatro títulos: Simón era su nombre, de la Iturralde; Cuentos para soñar un país (varios autores); Manuelita Sáenz, una mujer toda mujer, de Víctor Joaquín Ortega y Maikel Luis García; y La montaña que truena y otras leyendas de América, antología preparada por Enrique Pérez Díaz, director de esa casa editorial.

Y antes de que los seguidores de Tesoro de Papel se pongan tristes pensando que ya le va quedando poco, Flor se apresura a informar que el Parque Almendares se transformará otra vez en pintoresco escenario:

«Sí, porque estaremos allí el 26 y el 27, con espectáculos donde participarán la orquesta de guitarra Clave de Sol, los proyectos Proposiciones y Logros de mi Barrio..., que junto a los instructores deportivos de La Habana Vieja y Centro Habana, regalarán otra oportunidad para seguir en busca del mágico tesoro».

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.