La Habana de todos

En la mañana de ayer, Benicio del Toro terminaba de filmar las últimas escenas de su corto El yuma. El argentino Pablo Trapero comienza a rodar este viernes los avatares que acontecen un Martes. Hasta mayo les seguirán cinco realizadores más

 

Autor:

Jaisy Izquierdo

Bien temprano en la mañana de ayer, Benicio del Toro terminaba de filmar las últimas escenas de su corto El yuma, el mismo con el que el actor que encarnó al Che, debutará como director cinematográfico, y para el cual escogió como escenario a esta Habana nuestra de todos los días.

No será el único. Justamente hoy el argentino Pablo Trapero, reconocido por sus películas Carancho y Leonera presentadas durante los festivales del Nuevo Cine Latinoamericano, comienza a rodar los avatares que acontecen un Martes, protagonizado por el actor Emir Kusturica.

A Benicio y a Trapero le seguirán hasta mayo cinco realizadores más, el francés Laurent Cantet, el argentino Gaspar Noe, el palestino Elia Suleiman, el español Julio Medem y el cubano Juan Carlos Tabío. Les une a todos esta ciudad, que aseguran no tiene nada que ver con otras partes del mundo, y que terminará convirtiéndose a través de cada uno de sus cortos en la protagonista mayor del filme Siete días en La Habana.

Aun cuando se trata de siete miradas diferentes, que recorren en 24 horas una historia, la cinta pretende lograr una unidad a partir de «personajes que reaparecen a través de los cuentos y situaciones que se desarrollan en unos, y terminan resolviéndose en otros», explicó en conferencia de prensa el escritor cubano Leonardo Padura, quien labora como coordinador general de los guiones, y quien asegura que su desempeño no impide que «por encima de la escritura del guión se imponga la perspectiva de los directores, con sus peculiares modos de ver y entender el cine, o de acuerdo con sus preferencias estéticas o profesionales.»

Padura añadió además que «intentamos evadir los tópicos más presentados y optamos por personajes de ficción que se pudieran encontrar en la vida real, junto a los cuales el espectador podrá disfrutar desde la comedia más hilarante hasta las más dramáticas de las situaciones».

Para Benicio del Toro es un sueño hecho realidad el hecho de filmar su primera película en la ciudad donde presentó la cinta de Steven Soderbergh, y en la cual viven muchos de los actores que le acompañaron en el elenco de la misma y que también repiten en esta ocasión. Tal es el caso de Vladimir Cruz, quien se convierte en el guía de una «aventura poco turística» que ha de experimentar «el yuma», encarnado por el actor norteamericano Josh Hutcherson. Josh se parece mucho a su personaje, no conoce el país, ni el idioma, y sonríe divertido al decir que le fue muy fácil, a pesar de ser tan joven, interpretar a un actor extranjero que viene para visitar la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños. En el corto de Benicio también interviene la actriz Deisy Granados, quien augura para el actor de Traffic, con esa suerte de Amanda que le conocimos, que Del Toro promete ser un gran director.

Filmada completamente en La Habana, Siete días... desea ser —según uno de sus productores, Álvaro Longoria— «una imagen costumbrista de esta realidad tan ecléctica, así como el reflejo de una ciudad donde, de alguna manera, todos terminan conociéndose y encontrándose». La producción franco-española, que cuenta además con la participación del ICAIC y será estrenada para fines de año, tuvo sus inicios en una convocatoria de sus productores, quienes para atraer a connotados directores presentaron en un inicio 21 guiones  de cortos, con la ayuda de Eliseo Altunaga, Arturo Infante y Leonardo Padura.

Juan Carlos Tabío sí trabajó sobre una de las historias concebidas por Padura y su esposa Lucía López, para la cual trae como pareja protagónica nuevamente a Mirta Ibarra y a Jorge Perugorría, quienes ya habían trabajado con el director en Fresa y Chocolate y en Guantanamera. Mientras que Perugorría es un oficial retirado, su esposa será una psicóloga que para incrementar su economía se dedica a vender dulces.

Pero algunos como Pablo Trapero terminaron acomodando sus propias historias. Con la actuación protagónica de Emir Kusturika, Martes cuenta la llegada de un prestigioso director que va a ser homenajeado en el Festival de La Habana, en el momento en que en el plano personal atraviesa por una crisis. Él busca la soledad en una ciudad donde los fanes y la prensa lo asedian y solo logra la intimidad con un chofer, interpretado por el trompetista cubano Alexander Abreu, con el que establece una amistad a la fuerza. «Será una visión de La Habana nocturna a través de su música», confiesa a JR Pablo Trapero, quien asegura que no faltará la buena descarga del reconocido músico.

Por su parte, Kusturica expresó que volver a la actuación lo hacía experimentar un sentimiento raro, después de tantos años dedicado a la dirección, y aprovechó para agradecer el honor de filmar en La Habana, donde Mijail Kalatózov rodó Soy Cuba, la cual considera una pieza de arte de todos los tiempos.

Así, mientras algunos como Elia Suleiman todavía trabajan en el guión, y otros como Trapero ya emplazan la cámara en lugares claves; esta Habana querida respira sus historias y con ellas, sus barrios, su cultura y su gente, transpira el alma que esperamos en Siete días… se pueda atrapar.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.